Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Deportivo Riestra (Club invasor en finales, club gerenciado polémicamente); Asociación del Fútbol Argentino (Ente donde se desarrolla un grondonismo furioso y ancestral);  Periodismo (Manga de veletas).

Abajo: Neymar (Jugador brasilero, indeciso, nuevo jugador del PSG); Leandro Freyre (Jugador de Riestra, invasivo, festejador precoz); Barras (Termos violentos).

Selección.
Y la nueva AFA falla igual que la vieja AFA, bueno en realidad su Tribunal de Disciplina es el mismo.  Se enfrentaban dos “modelos”: el del club recuperado por sus socios que se rompieron el alma luego de una larga lucha en contra de presiones políticas y sindicales; y en frente al equipo donde Stinfale lav… pone plata y lo gerencia desde el 2013, aunque la palabra “gerencia” no sabemos si es acorde, puesto que según el presidente del Leipzig argento, no se firmó ningún contrato y todo es de palabra. Resultado de 2-0 a favor de Deportivo Riestra, faltaban cinco minutos y el local quiso hacer lo mismo que hizo cuando paso de la D a la C y de esta a la Primera B, pero le salió mal porque hasta Magoo se dio cuenta esta vez. A estas alturas ya todos vieron lo que sucedió: invasión que encabezó  Leandro Freyre (que tiro excusas boludisimas) y que otros siguieron. Partido suspendido y la definición se pasaba a un escritorio. Una pena realmente, Más allá que en los minutos finales Comunicaciones iba al frente a lo loco, fue un partido donde el equipo vecino de San Lorenzo tuvo las más claras y jugó mejor.  A eso se le sumó que Riestra tenía un área más grande… ni en el viejo programa ZAP! de Polino pasaban estas cosas. La pelota pasó al Tribunal que la grondoneó toda. A jugar los cinco minutos faltantes, dividido en dos ridículos tiempos, quita de 20 puntos para Riestra, multa de más de un millón de pesos y chau localia por un año. Si, le rompieron el orto. Si le daban el partido perdido, ganaba más. Un fallo que dejo descontentos a todos, a los de Comunicaciones, a los de Riestra y al hincha en general. Ascendió Riestra, sí, pero con -20 puntos, más o menos tiene que salir hacer tantos puntos como para ascender, clasificar a la Libertadores y meterse en Champions. Ahora nos preguntamos otra cosa: ¿Qué pasa si Stinfale apela la quita de puntos y logra que le reduzcan  la sanción? Todo puede pasar. Bienvenidos al fútbol argentino, un lugar tan extraño que ni los agentes Mulder y Scully se le animan.

Con todo este quilombo el periodismo descubrió que Riestra era malo, muy malo, el cuco, el hombre de la bolsa y santificaron a Comunicaciones. Antes de seguir separemos: tal como dijimos en el párrafo precedente, Comunicaciones estuvo al borde del abismo. Quiebra, una deuda ilevantable, Moyano que pagaba la deuda y se hacía del club, luego aparecería Daniel Hadad (decian que detrás suyo estaba el kirchnerismo para evitar a toda costa que caiga en manos del líder camionero), y en el medio la Legislatura porteña hizo una ley para pagar la deuda y que Comunicaciones le cediera una gran extensión del predio, la ley fue vetada por Macri y todo indicaba que Moyano pondría la plata… pero se apeló, el juez le dio la pelota a los socios y el club de a poco fue levantando. El periodismo lo acaba de descubrir parece. En frente estaba Deportivo Riestra, con la gerencia “de palabra” según el mismo presidente de la institución, si uno se tira a “la internet” en un clavado a lo Robben contra México, puede encontrar que el 95% de los grandes medios periodísticos hacían nota de “color” con Riestra del tipo “la arenga de Maradona a los jugadores de Riestra” o “La insólita pretemporada de Riestra”. Bien, con lo sucedido en esta final, el siempre benemérito periodismo se paró del lado de Comunicaciones  y empezó a darle duro y parejo a Riestra. Está bien, el hecho que provoco la suspensión del partido fue bochornos, asqueroso, repudiable, repugnante y deleznable. Pero la mayoría, la gran parte, se puso en contra de Riestra por una moralina barata. Los mismos que se rasgan las vestiduras diciendo que el futbol es para “vivos” lloraban y pedían sanciones durísimas contra Riestra. El gerenciador del club pasó de ser el pintoresco y excéntrico gerenciador  a ser un siniestro y malvado abogado, pero ya lo era. Comunicaciones paso de ser el ignoto y desconocido equipo de barrio a ser el equipo luchador y querible, pero también ya lo era. Deportivo Riestra es un equipo como tantos otros, con hinchas a favor de Stinfale, en contra. Claro, en esta la tuvo fácil el periodismo, difícil errarle, bueno sería que siempre sean así y no solo para tribunearla fuerte.

Neymar fue el centro de atención de esta semana. Que se va. Que se queda. Que se va. Que se queda con Piqué. Que se va al Parsi SG a ganar campeonatos caminando y pechearla en Champions. Que se caga a trompadas con un compañero. Que ahora si se va. Que ya está. Que se va por 222 millones de euros. Que la liga española no acepta la cláusula de rescisión.  Que los hinchas del Barcelona se enojan y lo tildan de pesetero. Que ya  borraron su imagen de las gigantografías del club. Y qué al final ya lo presentaron en el PSG y se le cayó la pelota... Neymar, el Barcelona y el PSG podrán hacer todo lo que quiera, pero jamas va a igualar la novela “Angelici-Centurión” de este mercado de pases.

Y para cerrar la semana, tenemos a los barras de San Telmo, quienes en la asamblea del club, en lugar de levantar la mano, levantaron amenazas, gritos en contra del ya ex presidente del candombero, Fernando Leiro. ¿Qué paso? Al parecer Leiro estaba enfrentado al dirigente Fabián Lovato, allegado al Chiqui Tapia y vinculado con dicho accionar de la barra brava. Por este hecho, el presidente renunció y agregamos un caso más a los hechos termodinámicos de los “inadaptados de siempre”, del cual seguramente nos habremos olvidado en un rato.  Fútbol, que me hiciste mal y que, sin embargo, te quiero. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top