Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por Eugenia de Chitzoff (*)
Hola. Hola. Hola. Muy buenas noches mí querido alumnado. Ya pasaron las vacaciones de invierno, las cuales espero que para su beneplácito las hayan disfrutado. Pero bien, la holganza termina y ya estamos de vuelta en clases. Espero que durante este receso haya podido practicar algunas de estas enseñanzas. Bien, manso a la obra. Hoy vamos a hacer un pequeño ejercicio, vamos a ver las diferencias entre distintos aspectos del juego aplicados a los fallos arbitrales…

DIFERENCIAS ENTRE LO COBRADO EN CONTRA Y A FAVOR.

La clase del día de la fecha, nos aboca a tratar un tema álgido. Porque más allá de que el colegiado cobre algo completamente legal y fehaciente, usted jamás le dará la razón. Así es mi querido alumno. Si un defensor suyo lo agarra a tiros en el corazón del área al delantero rival a la vista de todos, es un claro penal. Ya lo sabemos. Pero si usted dice en plena tribuna que dicha pena fue bien cobrada, correrá el serio peligro de ser empalado por el paravalanchas por todos esos talibanes que dicen ser hinchas de su equipo pero que van a descargar su frustración mundana. Bien, el objeto de esto es negar todo lo cobrado por el árbitro, a menos claro que dicho colegiado nos cobre a favor. Es decir, si el referí nos cobra un penal que no fue tal, porque nuestro delantero se cayó dos metros antes de entrar al área o por “X” motivo. El árbitro será ecuánime, objetivo, equitativo e imparcial. JAMÁS pero JAMÁS diga que dicho árbitro los está beneficiando, porque también terminaran por tirar todos los papelitos de la cancha dentro de su recto. A fin de un mejor desarrollo y compresión, le pido que lo vea antes de concurrir al estadio.



Bien, esas tan solo son algunas de las diferencias que existe. Hay de todo, son infinitas. Pero estas le sirven a modo de guía. Tenga en cuenta que esto funciona en lo que comúnmente se denomina “popular”, en la platea usted puede hacer lo que se le plazca, ya que en dicho lugar se putea si hay penal a favor, en contra o el árbitro se ata los cordones.  Igualmente trate de ver usted cómo comportarse, no se comporte como un pelotudo, tal como dicen ahora los jóvenes. Bueno, nos vemos en la próxima clase. 

(*) No confundir con Eugenia de Chikoff, esta es Eugenia de Chitzoff. Y no sea botarate, esto no es en serio. 

Lecciones anteriores (click sobre el titulo):

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top