Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por Eugenia de Chitzoff (*)¿Cómo están mis queridos alumnos virtuales? Espero que bien, y que estén repasando estas lecciones para ser un mejor pupilo en las gradas mientras se lleva a cabo el  espectáculo de balompié llevado adelante por esa sarta de rústicos a los que su entrenador llama “jugadores”. Usted sabrá mi benemérito alumno que estamos en épocas de vacaciones de invierno, que no hay futbol porque hay receso y que usted extraña el rodar del balón por el verde césped mientras llena de improperios al 9 rival. Tiene el síndrome de abstinencia por no poder descargar su frustración sobre ese rectángulo verde donde 11 troncos con artrosis deformante cuyos ataques de deformación les da justo mientras van tras esa esfera de poliuretano, que encima no pueden agarrarla. Sé que usted está deseoso de poder reventar su garganta en una puteada  a ese 3  hijo de puta que subió y no bajo porque es más lento que viajar en el 37 a las 7 de la mañana.

Pero bien mi querido pupilo, usted podrá seguir dándole a esa droga social llamada “fútbol”, yo he de ayudarle hasta que vuelva el torneo y nuevamente podamos enfocarnos en su comportamiento en las tribunas.

Trate de no futbolizar todo, si va a llevar a su chiquito a algún espectáculo infantil, donde una animadora este realizando su presentación, no le grite groserías como hace en la cancha con las promotoras, no sea misógino por favor se lo pido, una cosa es que este con abstinencia de fútbol y otra muy distinta es que sea un pajero.

Tampoco le hable de futbol a los compañeritos de su hijos, sobre todo si tienen menos de 5 años. Mucho menos trate de convencerlos de que se hagan hinchas de su club, no, no, no. Por favor, o eso podría acarrearle alguna consecuencia negativa. Como que los padres de los chiquitos le rompan el balero por hacer semejante cosa. Le pido que no sea PELOTUDO.

Le sugiero seguir esta pequeña guía a fin de no caer en la tentación de mandarse alguna termeada:

Esta ha sido la clase de hoy, a pesar de que estamos en el receso invernal la clase se ha brindado de igual manera, todo para que usted mi querido pupilo pueda seguir empapando su cerebro con el rocío del conocimiento de estas lecciones. Nos veremos en la próxima entrega, tal vez sea la próxima semana, o tal vez la otra, o quizás cuando se me cante la seca y telarañosa grieta de cuero. Saludos.

(*) No confundir con Eugenia de Chikoff, esta es Eugenia de Chitzoff. Y no sea botarate, esto no es en serio. 

Lecciones anteriores (click sobre el titulo):

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top