Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Decidimos partir el podio en dos: por un lado “Entrenadores” y por el otro “Jugadores”. Es solo por futbol local, incluida la Libertadores, sino lo tendríamos a Messi hasta en el primer puesto de entrenadores… pasó Arévalo y nos gritó “chupamedias”.

Podio Entrenadores.
Primer puesto. Guillermo Barros Schelotto (Entrenador de Boca, llorón, protestón, puntero vitalicio).

Segundo puesto. Marcelo Gallardo (Entrenador de River, Labruna 2.0, ex arañador, ganador).

Segundo puesto. Ariel Holan (Entrenador de Independiente, indeciso, amante de los drones, recuperador de mística)

Tercer puesto. Jorge Almirón (Ex entrenador de Lanús, casi campeón de la Libertadores, McGyver de jugadores).

Selección.
Más de un año como puntero, es lo que está viviendo Guillermo Barros Schelotto como entrenador de Boca. Es verdad, el equipo tuvo altibajos como cuando se quedó afuera de la Copa Argentina  o en las últimas fechas del Campeonato pasado. Pero así y todo se encumbró en el primer puesto del torneo. Tuvo un Benedetto on fire que lo ayudó con goles, así el mellizo gritó campeón por primera vez con Boca. El año que viene tiene una dura parada con la Libertadores, torneo que lo catapultará hacia arriba o hacia abajo.

No fue un buen año para River. Tan solo ganó una Copa, la Copa Argentina. Llegó a la semi de la Libertadores dando vuelta un resultado con un contundente 8-0 al Wilstermann en Cuartos… esto sería un año fantástico para cualquier equipo, pero no para Marcelo Gallardo. A pesar de eso, volvió a coronarse campeón y lleva siete títulos con River en tres años y medios, números más grandes que los que nos vienen en la factura de luz.

Pensar que cuando Ariel Holan asumió y pidió un ejército de drones, todos nos mofamos, pero el ex entrenador de hockey nos cerró bien las cachas y le devolvió a Independiente la mística perdida.  Con un comienzo donde el Rojo no pasaba del empate y solo “merecía ganar”, a jugar bien y quedarse con la Copa Sudamericana en el Maracana frente al Flamengo. Chapeau Holan, sea libre para hacer lo que quiera como sus drones.

En el tercer puesto lo tenemos a Jorge Almirón, el ex entrenador de Lanús. Tempranito en el año levanto la Supercopa Argentina al golear a River. Luego se vino lo de la Libertadores. Nadie daba dos mangos por Lanús, pero Almirón hizo la gran McGyver y con un plantel corto como brazo de Caruso Lombardi, lo puso en la final. Claro, muchos dirán de los fallos del VAR, pero jugó la final y es un mérito enorme para el Granate. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top