/* */ /* */

Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


 Por el Nene (*)

Pero la puta madre mi viejo, será que los argentinos tenemos que sufrir en todos lados. Durante el partido se me taparon tres arterias. Y a varios periodistas que ya estaban bardeando a la scaloneta también, tuvieron que devolver el cheque y los pasajes de vuelta. Yo no sé porque no le hacen un psicotécnico a los periodistas que van a romper las pelotas al mundial a hacer notas de colorcito y a pegarle a la scaloneta. Pásame el número del jeque dueño de Qatar que hagan desarmar los estadios a esta manga de cagatintas. Bueno vayamos al partido. Un primer tiempo que ofreció bastante poco, solo el gol en un pase mágico de Messi. Ni los hinchas presentes, ni los televidentes, ni el FBI sabe de dónde sacó ese pase que terminó en gol. El complemento fue más de lo mismo, podríamos decir que Holanda se paró un metro y medio más adelante. Luego vino el penal, adentro y a otra cosa. Ya estaba la cosa. Solo había que esperar, tenía que sacar el perro a mear, ir al chino a comprar algunas boludeces, pero se vino el descuento y ahí temí lo peor: Argentina empezó de defender peor que abogado del estado, había que esperar, pero entre que el árbitro parecía un hincha de clase media que fue a Qatar, porque tarjeteo todo, Holanda o Países Bajos o Netherlands o como sea… y paso lo peor. En la última pelota empató el equipo de naranja. Encima empezaron a picantearla. Van Gaal antes de bardear cómprate una nariz, gil. Primer tiempo suplementario donde Argentina atacó, y ya en el epilogo del suplementario fue con todo y no metió un gol, porque los paisanosbajenses o como se les diga tenían un culotte antibalas. Ahí nos fuimos a los penales. La fortuna quiso que sea Lautaro el que pusiera el 4-3 final en penales y espantar fantasmas. Ni Holanda, ni Paises Bajos: Hijolanda.

 Uno por uno.
Emiliano Martínez (10). Sin responsabilidad en los goles, en los penales se comió en dos pancitos a los holandeses.

Nahuel Molina (7.5). Hizo un golazo, definió como si fuese Kempes, después corrió, metrio y salió cagado a palos.

Cristian Romero (7). Firme y seguro, hasta que el pelado cabeza de rodilla lo amonesto, se tuvo que empezar a cuidar y salió.

Nicolás Otamendi (8) Una bestia, seguro y si pasas por al lado te quedas sin pierna.

Lisandro Martínez (8). Otro de los puntos mas altos, Los neerlandeses iban por su sector y se los comió a todos y hasta generaba peligro en ataque. A otro que amonestaron al re pedo.

Marcos Acuña (8). Se pierde la semi porque fue otro de los amonestados. Aporto subidas, más de una vez sufrió contra Dumfrie. Inventó un penal hermoso.

Antonio Miguel Mateu Lahoz (LPQTP). Si la onda era entrar a la historia, lo hizo, el árbitro que más tarjeta sacó. Le faltó ir a cabecear un centro de Holanda en la última.

Rodrigo De Paul (6). Dejó todo pero estaba hecho mierda físicamente, es aca donde se extraña a Lo Celso que hacia el laburo invisible.

Enzo Fernández (7,5). Fueron dos Enzos, el que jugo en el medio que lo hizo prolijamente, y el que con la llegada de Paredes pudo soltarse y volver locos a los holandeses. El penal en la definición se le erró a propósito para que Lautaro se sacase la mufa.

Alexis MacAllister (7). Buen partido, no descolló, pero siempre estaba atento para recibir o cortar, es como el clonazepam, siempre está para salvarte y tranquilizarte.

Lionel Messi (9). Se paseó en pija varias veces, hizo el topo Gigio a Van Gaal, metió su penal, igualo a Batistuta, le dijo bobo y “qué miras” al 19 holandés, casi se la agarra con Davids y Van Gaal. Le faltó comprarse un scania y andar con un tapado.

Julián Álvarez (5). No le llego una en el medio de cuatro torres gemelas que eran los neerlandeses, después bajo a molestar y a presionar porque no había otr cosa.

Leandro Paredes (7). Se puso el overol y a laburar. Porque al país se lo saca adelante LA BU RAN DO.

Nicolás Tagliafico (7). Entro más intenso que suegra con hijo único, metió y metió.

German Pezzella (5). Hizo un foul boludo que desencadeno el empate. Hoy lo estaríamos culpando junto con el árbitro, pero pateamos bien los penales.

Gonzalo Montiel (6). Entro para jugar arriba, definió su penal como corresponde.

Ángel Di María (7). Hasta que no entró, nadie sabía si estaba bien. Llegaba a hacer ese gol olímpico y había que derrumbar el obelisco y hacerle un monumento a su poronga.

(*) Que no es el Nene, que es una parodia, no es posta.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top