Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por el Nene (*)
Bueno, algunos ya se creían campeones, muchos ya estábamos hablando de un cruce con Brasil, una final con Inglaterra, una demostración clara de la impaciencia criolla. Ni hablar del periodismo, en 8 minutos pasamos de ser los mejores del universo, a ser los peores. Lo más lindo es que hasta criticaron durante la transmisión. Pero bueno, ya sabemos cómo son estos sobamicrofonos. Además, hubo cada piedra, mamita querida. Se me inflan los arrugados huevos. Cada cuatro año lo mismo, mi viejo. LOS PARTIDOS NO DEBEN JUGARSE EN HORA DE OFICINA.  Eso propicia a los mufas. Se activan cada 4 años. Si usted no sabe de futbol, y nunca piso una cancha, o no mira partidos de la selección: tómese el día, siga durmiendo, vaya a un rincón. Ponga música, aléjese de la tele, por favor se lo pido. De los grandes mufas famosos no voy a hablar, a ver si todavía me da lepra en la lengua. El “anulo mufa” ya no sirve más, es como combatir a Poseidon a escupidas.

Pero vayamos al futbol. El penal medio que no fue, entre el VAR y el offside automático están haciendo mierda el futbol, déjate de joder hermano. Pero vayamos a lo futbolístico de vuelta, porque si no me voy por las ramas y termino hablando de Redonda o Capítale del ISSSD. Arrancó bien Argentina, hizo el gol con un regalo. Una a favor y varias en contra. Fue todo mérito de Arabia Saudita eh. Toda de ellos y su DT. Como abajo eran rapiditos, nos hicieron entrar en orsai a cada rato. Sacaba el Dibu y ya tiraban el off side. Te puede salir bien, o te puede salir mal. A ellos le salió perfecto porque tenían un torpedo en el ojete y Lautaro no es tan rápido como ellos. A su vez nos coparon el mediocampo. La única forma de entrar era con pelotazo o pases largos, y ahí se hicieron un festín los árabes. Si nos hubiesen convalidado, aunque sea un gol, la historia hubiese sido otra. Pero si mi abuela hubiese tenido ruedas hubiese sido un transformer. Al equipo verde le faltaba una cosa: esperar un error argentino. Y no solo llegó uno, llegaron dos. No se conformaron con el empate y la defensa hoy fue un flan, segundo error, segundo gol. Chau, a la selección le faltó clonazepam, empezó a desesperarse y los árabes defendían desde la mitad de la cancha para abajo más tranquilos que Niembro con pauta y con Travel Ace Assistance. Corte de juego, copando el medio, firme atrás y encima ligaron abajo. Hasta ahora nadie le había planteado un partido así a la scaloneta. Todavia dependemos de nosotros mismos, todavía hay esperanza. Los que cancherearon fueron los franceses… pero golearon

Uno por uno.

Emiliano Martínez (5). Nada que hacer en los goles, hoy no se comio a nadie, se fue en ayunas.

Nahuel Molina (4). No se mandó al ataque y eso que los sauditas dejaban más espacio que el mismísimo desierto. Fue clave… en el gol de los árabes.

Cristian Romero (5). Buen primer tiempo, en el segundo poco y nada, encima tuvo que salir. Le salió todo mal, le escupía al suelo y le erraba.

Nicolás Otamendi (6). De lo mejorcito, aunque estaba en modo “autito chocador”, palizeó a un par de árabes, pero no mucho más.

Nicolás Tagliafico (5). Cada vez que intentaba subir, chocaba contra una muralla árabe, le puso ganas.

Rodrigo De Paul (5). Nervioso y frenético. La próxima un clonazepam antes de salir a jugar, perdió varias pelotas que por suerte no terminaron en gol. En el complemento, solo se dedicó a pedirla.

Leandro Paredes (4). Desparecido en acción, encima en los pases tuvo más dudas que el Chiqui Tapia con los equipos que va a poner en la final de la Copa en Abu Dabi.

VAR (8). Impecable labor de la maquinita, inventó un penal e impidió otros tres goles. En cualquier momento se transforma en Skynet y nos caga matando a todos.

Alejandro Gómez (5). Todavía lo están juntando del césped, cobró más que plazo fijo en un paraíso fiscal.

Ángel Di María (6). Es como la mosca que se pega contra el vidrio y quiere salir. Cada vez que subía se encontraba con toda la liga árabe cortándole el paso. De lo mejorcito, pero o nadie se la daba o nadie la recibia.

Lionel Messi (6). Buen primer tiempo, metió el penal… dale, vos que lees esto, no te hagas el messista que también te acordaste del mundial pasado y el panal contra Islandia, este lo metió. En el primer tiempo fue un dolor de cabeza para los árabes, en el complemento al ver las cagadas que se mandaron se le desplomó la moral y anduvo boyando por ahí.

Lautaro Martínez (6). También de lo mejorcito, fue el no goleador del encuentro. El VAR lo tomo de punto, si se cortaba las uñas de las manos capaz no era off side. Tuvo temple y no salió a cagar a botinazos al VAR, cosa que yo hubiese hecho.

Lisandro Martínez (6). Hizo lo que pudo, ya a esa altura por más que metiera y corriera el equipo se estaba pateando la moral.

Enzo Fernández (6). Otro que hizo lo que pudo, cada vez que la tocaba tenía tres árabes, dos camellos y cinco dunas marcándolo.

Julián Álvarez (4). Jugó en una posición que no es la de él, el arco le quedo como a 50 kilómetros. Las poca que tuvo, quiso hacer algo, pero estaba a tres años luz del arco.

Marcos Acuña (5). Arranco con todo subiendo, pero se fue perdiendo en la maraña colectiva de nervios y ganas de llorar o de matar al hijo de puta que inventó el reputo VAR.

(*) No pibe, no es el Nene posta, es una parodia. ¿Siempre lo tenemos que aclarar? 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top