Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

 

La profesión de abogado es medio como la del arquero. Sobre todo, en la parte si perdes un juicio, o si las cosas durante el proceso judicial no van bien. Si el juicio se pierde es culpa del abogado y si gana, no, no es gracias a él. Encima comienzan las quejas de que se lleva un porcentaje grande por solo armar papeleríos. En la derrota es un arquero, en la victoria un mero profesional que te ofrece su patrocinio por plata. En la derrota quedas con las manos vacías y todos dicen “te fallo el abogado, lo hubieses cambiado”, te quedas sin el pan y sin la torta. Encima tu autoestima y prestigio se van por un caño. Como un arquero que recibe tres goles. Porque la culpa es de él, no es mérito del delantero rival que la clavo en el ángulo. A nadie le importa la volada, la estirada colosal que se manda el guardameta. Total, la pelota entró.

Y si, está el clásico chiste con lo “penal”, por eso te digo que un arquero es parecido a un abogado, sobre todo en estos fueros. Es una pena, una condena. Si lo ves desde el lado futbolístico es lo mismo. El jugador se manda una fuera de la ley y chau, penal. Qué te salve el arquero. Acá es lo mismo, vos te mandaste una cagada y la tengo que resolver yo. Si bien acá tengo un poco más margen de maniobra es prácticamente lo mismo. Porque básicamente es ver al oponente, haberlo estudiado, ver como se para, para que lado inclina el cuerpo, etc. O también el otro puede tirar el penal a la mierda, y también es comparable con esto, porque por tal o cual motivo el debido proceso puede declararse nulo. Pero todo es mérito del arquero ¿sabes? Y sí, porque el otro puede errarlo porque vos lo pusiste nervioso o porque es un burro atómico.

Yo sé que te estoy aburriendo con todo esto, pero quiero que me entiendas un poco, porque vos venís del mundo del fútbol y a mi ese deporte me maravilla. Se puede decir que soy un jugador frustrado. Un arquero si hilamos más fino. Yo quería ser futbolista. Pero bueno, mi abuelo abogado, mi viejo abogado, mama abogada y ya tenía todos los números para ser abogado. Así que acá estoy. No me pongas esa cara, viejo.  Yo te estoy hablando, porque, en definitiva, es eso lo que hacen los arqueros y los abogados en lo penal: hay que charlar, hablar, estirar los tiempos, con respeto chamuyártelo al árbitro que es el juez, ponele, o al adversario como para sacarlo. Eso ya te lo dije, pero te lo repito. Así que cámbiame esa carita y seguí escuchándome.

Déjame decirte que lo tuyo no es fácil. Vos ves que, en los partidos, muchos jugadores son mala leche y van a partir al rival, les importa tres carajos. Pero bueno, acá vos fuiste a partir a un compañero… no me digas nada, ya sé que no es lo mismo y que no es tu compañero sino un rival porque era de otra facción de la barra. Pero déjame hablar, te entiendo que es por un manejo de guita, zona y eso, pero no deja de ser un hincha del mismo equipo… ¿Cómo que vos te paraste más de manos más veces y sos más hincha? Bueno, si tenés razón. Pero enténdeme: al momento de entrar a la tribuna o, no sé, de decir que cuadro es, el tipo dice que es hincha del mismo club que vos, queda claro. Se puede decir que esto es como que vos seas el 2 y capitán del equipo, y vayas a cagar a trompadas al 9 porque, no sé, cobra más premios que vos ¡Si, ya sé que no es lo mismo! Que lo cagaste a tiros a él y a media docena más. Pero te lo pongo en un contexto futbolístico a ver si me entendés. Se puede decir que, con esto que hiciste, el entrenador y el presidente te va a colgar a vos y rajar del club y acá si soy literal.

Seguimos… ahora más o menos soy como el arquero del equipo. Vos te mandaste la cagada en el medio del área y yo tengo que evitar que en el penal nos la cuelguen al ángulo. Para eso estoy acá, el mismo presidente del club me mando. Él te quiere y sabe todo lo que hiciste vos y tu gente por el club. También tiene muy presente lo de las ultimas elecciones. De cómo fuiste a convencer a los indecisos. Así, mira cómo te sonreís. Me captaste al toque. Todos queremos lo mejor para el club. Si el presidente anda bien y no tiene quilombos, el club y vos van a estar bien. Yo también, porque me gano la titularidad en el arco ¿Entendés? Bien, bien, parece que sí. Te voy a seguir hablando de futbol, vos sabrás más que nadie que cuando un defensor sabe que se mandó una patada alevosa y que el rival esta tirado en el piso, pide disculpas, medio que lo ayuda al que quebró o por lo menos simula eso. Después se encarga el arquero de atajar el penal o no. Acá lo mismo, vos te mandaste un terrible cagadon, es hora de simular un poco.

Toma estas hojas, vas a estudiarte bien todo lo que vas a decir en la declaratoria. Porque vos viste, los defensores dan una patada de esas y después se arma tumulto y terminan expulsando a más del equipo. En este puede ser que expulsen al presidente o a alguno de la Comisión y nosotros como equipo no queremos eso ¿Ok? Bien, veo que me entendés a la perfección. Así que dale, acordate de los puntos principales: nunca viste al presidente, a ninguno de la CD, nunca te paso plata, nunca aprestaste a nadie por él. Hay que negar todo, acá no  hay VAR.  Vos hace eso, mientras yo me chamuyo al árbitro que vendría a ser el juez y al fiscal que es el que va a patear el penal. Vos despreocúpate del penal me encargo yo.

Toni Schweinheim

Obra Publicada, expediente Nº 510614. Dirección Nacional del Derecho de Autor
Por Toni Seguilo!  

 FACEBOOK


INSTAGRAM


TWITTER

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top