/* */ /* */

Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

 

Por el Nene (*)*
Pasamos a cuartos nomas. Bien, rompieron las bolas con De Paul y corrió y marcó hasta con la chota. Pero ya sabemos cómo es esto, un día sos un héroe y al otro un choto piedra y mufa. Vayamos al partido: el primer tiempo sabíamos cómo iba a ser la cosa, trabada con muchos gigantes atrás.  Argentina la tenía, trababa de entrar al área pero no podíamos, nos marcaban como si fuésemos cocodrilos, pero lo que mordían eran ellos. Ni siquiera le podíamos pegar al arco. Hasta que llego la magia de Messi y adentro. Eso fue el primer tiempo. En el complemento, la selección tuvo más espacios, podía llegar más, pero los matungos estos seguían defendiendo. Hasta ahí el Dibu se estaba pegando otra rascada de bolas terrible. Julián Álvarez no dejó de romperle las bolas al arquero, a los defensores hasta que se equivocaron y facturó.  A partir de ahí al equipo de los Canguros no le quedaba otra que salir de su agujero. Sin embargo, Argentina seguía yendo. Hasta que empezó a rifar el fondo. Un error que no pudieron capitalizar los australianos, y después con un ojete bárbaro pusieron el descuento. Ahí nos cagamos todos y el partido fue de ida y vuelta. Australia empezó a cagarnos a piedrazos. Lisandro Martínez trabo una, luego, ya en el final, el Dibu se lució con ese achique/tapada y ganamos antes que nos pegue el bobazo.

Uno por uno.
Emiliano Martínez (9). No tuvo responsabilidad en el gol, pero su intervención final hizo que no muramos todos del cuore.

Nahuel Molina (6). Chocó contra 5 gigantes australianos que no lo dejaron subir, si sus jugadores son mucho muy grandes.

Cristian Romero (8). Borro de la cancha a los delanteros rivales, aunque nunca tocaron una, y creo que eso fue mérito del Cuti eh.

Nicolás Otamendi (9). Fuaaaa el Otamendi. Trabo, corto, se trepó a los australianos, todo hizo.

Marcos Acuña (7). Siempre cumple y hoy no fue la excepción. Impasable abajo, y arriba pinchó más que el FMI pidiendo que le devolvamos la guita.

Rodrigo De Paul (8). Entregó todo, un poco más y se queda en pelotas, aunque hubo veces que parecía que jugaba en pija.

Enzo Fernández (7). No brilló, pero complió, la mala leche que tuvo en el gol de Australia solo es comparable con la de Kenny en South Park.

Alexis MacAllister (6). En el primer tiempo no tuvo espacios, en el complemento tuvo espacios y armo varios quilombitos en el campo rival.

Julián Álvarez (9). El arquero y la defensa de Australia van a soñar con él, o mejor dicho, pesadillas.

Lionel Messi (9). Destrabo el partido, gambeteo aun cuando estaba marcado por Cocodrilo Dundee y el cazador de cocodrilos. Partido número 1000.

Alejandro Gómez (6). Hizo lo que pudo, siempre fue opción en ataque, pero con un soplido los gigantes de Australia lo tiraban a la mierda.

Lisandro Martínez (6). Paso desapercibido hasta el hermoso cruce macheranesco que iba directo a ser el 2-2.

Nicolás Tagliafico (6). Subió, cumplió y hasta tuvo una.

Lautaro Martínez (5). Erró y chocó más de lo que jugó. Esto se los digo hoy: va a ser clave en cuartos.

Exequiel Palacios (-). Entro sobre el final, pero jugó poco.

Gonzalo Montiel (-). Otro que jugó poquito, pero firme.


(*) No pibe, no es el Nene de verdad, es una parodia. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top