Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

 



Arriba: Periodismo deportivo (Guionistas de novelas futboleras reales); Agustín Rossi (Casi ex arquero de Boca, subvalorado); Club Atlético Lanús (Club caído en desgracia futbolística).

Abajo: Victor Blanco (Tribunero, calentón); ConseJUAN ROMAN RIQUELME (EchaDT, quemaidolos); Milton Leyendeker (Bestia, bruto).

Selección.
Pasaron siglos desde la última vez que Lanús apareció en esta sección. El granate atraviesa un momento más complicado que la economía argentina: último en este torneo y la tabla anual. Ya reemplazó técnico, o técnicos porque hubo un interinato de Rodrigo Acosta (campeón con la reserva de la Copa pasada), luego del shot en el ojete a Almirón y previo a la llegada de Kudelka. Este último lleva dos partidos y ambos perdidos. Lanús sufrió lo que viene sufriendo casi todos los equipos: desmantelamiento y un plantel con pibes jóvenes mechados con veteranos bien veteranos. Hasta ahora ningún DT le encontró la vuelta.

A Victor Blanco le saltó la térmica con Chiquito Romero. Parááááá un poco amigo, te va a hacer mal. Veamos, Romero sin club fue a entrenar a Racing por la buena relación entre ellos, y obviamente porque salió del club. Mientras Boca no llegaba a un acuerdo con Rossi le ofrecieron el puesto a Romero, aceptó encantado luego de comer banco hace como 5 años y de irse al descenso con el Venezia. Chiquito brindó una conferencia, la tribuneó y Blanco se re calentó. Al pedo, porque si me decís que Racing esta sin arquero o son horribles, es comprensible. Pero en este momento la Academia tiene dos arquerazos, dos bestias. Y si, lo que le molestó a Blanco fue la tribuneada que se mandó Chiquito diciendo que llegaba al club más grande de la Argentina. Y entonces, Blanco le prohibió la entrada a Romero, sus hijos, y los hijos de sus hijos por 3 meses. Gente grande, viejo. Al final don Victor tribuneo mas que Chiquito.

Se terminó la novela entre Rossi y el Consejo del Futbol: final abrupto. No hubo acuerdo y la gente quedo más dividida que en la misma política argentina. Están los que apoyan a Rossi en contra del Consejo, y los que apoyan la decisión del Consejo y al Consejo. La cosa es que Rossi no sigue en Boca, contrataron a Chiquito Romero y a otra cosa. Rossi no salió a decir nada (solo agradecimientos y que seguirá con el miso representante), desde el consejo solo se limitaron a decir que no hubo acuerdo y chau picho ¿Y la novela? La armaron desde el periodismo, como siempre: que lo rajan a Rossi por la puerta de atrás, que la dictadura de Riquelme, que Romero es un desastre… En tres partidos, seguramente, lo van a estar pidiendo para la selección. Párrafo aparte con el periodismo. Hincharon tanto las pelotas con Cavani, la gran mayoría lo daba como hecho cuando no habia nada arreglado, y para peor, cuando se confirmó que no iba a Boca, empezaron a apalear al Consejo del futbol de Boca.

Bueno, se armó lindo quilombo (hasta la ligó Bricco) con el patadon que le dio Milton Leyendeker de Agropecuario a Exequiel Zeballos de Boca. El resultado fue una fractura de tibia, lesión de la sindesmosis tibioperonea distal con lesión del ligamento deltoideo y avulsión del maléolo posterior del tobillo derecho. Y el pibe va a tener que ser operado y con meses de rehabilitación. Ahora… ¿fue mala leche? Como decimos siempre, esperamos y queremos creer que no. Para nosotros, Leyendeker lo hizo de bestia bruta que es. Volvemos a repetir: queremos creer, como el agente Mulder. El tema es que el rustico y bestial defensor salió a pedir disculpas, fue al vestuario de Boca a buscar a Zeballos, pero ya estaba en tránsito al hospital. También salió en la tele y volvió a pedir disculpas. Por un lado, bien que se haya disculpado, por el otro, amigazo antes de pedir disculpas no sea tan bestia en la cancha. Comprendemos y entendemos que en la Primera B Nacional hasta a Conan el Bárbaro lo cagan a patadas, pero no es justificativo. Ahora la AFA va a sancionar al bruto este de forma “disruptiva”, es decir que la sanción va a correr por los partidos de la B Nacional. Y acá queremos hacer un parate, sin animosidad y nos parece perfecto lo que quieren hacer. ¿Pero cuantas patadas mala leche hemos visto a lo largo de todo este tiempo? Patadas que fueron directamente a quebrar. Y la AFA como si nada. A ver, lo del brutazo de Leyendeker es para hacer efectiva esa sanción, y de ahí en adelante con todos eh, nada de andar midiendo con distinta vara.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top