Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


Por el Nene (*)

Y… bueh, lo mismo de siempre. PERO SOMOS CAMPEONES DE AMERICA, ASI QUE A CHUPARLA. Bien, después de esta intro, Argentina nuevamente fue un equipo que domino más que la bruja a mí, llevo peligro al área, pero esta vez no concreto como contra Uruguay. Y casi siempre termina pasando lo mismo, Argentina se duerme y el rival aprovecha lo más mínimo para hacer una contra, una jugada aislada y te la manda a guardar. Esta vez fue un penal. Ahora el ojete atómico que tiene el Dibu Martínez es fenomenal. El tipo se agranda bajo el arco y los que van a patear el penal empiezan a transpirar leche. Para no ponerte nervioso para patearle un penal al Dibu hay que tomarse dos kilos de clonazepam sublingual antes de patear. Messi nuevamente parecía un usuario del Roca en hora pico en el medio del coche rodeado de gente. Lo marcaron entre todos, faltó que Gareca se sacara el barbijo y lo entre a marcar. Di María se dedicó a correr como si fuese una maratón, tuvo un par pero después desapareció. De Paul, muy bien y la entrada de González aceleró al equipo. Lo importante son los tres puntos para ya cortarnos arriba junto a Brasil, mientras la FIFA espera tranqui a que ambos clasifiquemos para luego decir: “ya fue todo, fue un cero a cero”.

Uno por uno.

Emiliano Martínez (7). Correcta actuación, en el penal salió más acelerado que Guido Kazcka con sobredosis de speed y se llevó puesto a Farfán. El penal lo desvio con la vista.

Nahuel Molina (7). Era la mochila de De Paul, siempre atrás de el cerrándole las espaldas y un jugadon maravilloso para el gol argentino.

Cristian Romero (6). A pesar de que estuvo atento siempre, que le anularon un gol por offside su única mancha fue que Farfán en muletas le gano una carrera que derivo en penal.

Nicolas Otamendi (6). Nuevamente el trabajo invisible haciendo desaparecer a Lapadula, si el delantero peruano fue nombrado durante el partido, fue porque se mandó un par de patadas.

Alejandro Gómez (-). Se puso a bailar durante el himno, durante el “maradoo, maradooo”, el “oleee”.

Marcos Acuña (5). Estuvo rascándose el higo a dos manos, no tenía nada que hacer, así que aprovecho para sacarle lustre a las bolas.

Leandro Paredes (6). Correcto, como devolver una billetera sin tocar nada.

Giovani Lo Celso (6). Hoy le tocó jugar de 2/5, estuvo más abajo que arriba, sin embargo, cuando proyecto hizo más año que la fuga de capitales al país.

Rodrigo De Paul (8). Un hincha pelota de la san puta. Estaba por todos lados. Los peruanos estaban entre marcar a Messi o meterle un corchazo en la gamba a De Paul.

Lionel Messi (6). Para buscar la pelota más o menos tenía que bajar hasta atrás del arco propio. Cada vez que agarraba la pelota arriba, tenía 350 jugadores marcándolo. Medio difícil así.

Ángel Di María (10). TE AMO FIDEO, NUNCA MAS PELEEMOS, TE JURO AMOR ETERNO.

Lautaro Martínez (7). El gol le alcanzó para el 7.

Nicolás González (7). Entro desaforado como el viento que se levantó. Mereció el gol.

Guido Rodríguez (7). Cortaba todo lo que pasaba por su lado, menos mal que no paso Gallese por al lado, sino lo dejaba sin mechas.

Joaquín Correa (-). Tuvo menos oportunidad que Johnny Cage en la película de Mortal Kombat 2.

Exequiel Palacios (-). Cambio carusiano para hacer tiempo cuando faltaba un minuto.


(*) No, no es el nene posta, es una parodia, lo seguimos aclarando porque la gente está re loca, man.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top