Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


Arriba. Marcelo Gallardo (Entrenador de River, sin rumbo, gastador); Periodismo (Manada de vendedores de humo, buscaroña); Néstor Gorosito (Entrenador de San Martín de San Juan, subido de tono, bronceado, resistido).

Abajo. Gabriel Heinze (Entrenador de Vélez, bielsista emocional, resistido, malcambiador); Mauricio Pochettino (Entrenador del Tottenham, pecheador en partidos importantes); Paris SG (Equipo millonario al pedo, pecheador crónico).

Selección.
Y Marcelo Gallardo sigue sin encontrarle el rumbo a un River lleno de nombres pero que tiene menos defensas que Freddy Mercury por el 91 y menos juego que un solitario de truco. Esta vez empató de local frente a Chacarita, ultimo en los promedios y que tan solo sumó 18 puntos de 54 en juego. Y hasta pudo ganarlo el funebrero si no se erraban ese gol que hacia hasta el hijo de Rogelio Funes Mori e Higuaín en una final. La defensa de River es desastrosa, hace rato que perdió el rumbo y más allá del cambio de nombres no logra sobreponerse. Muchos hinchas protestaron con que River en lugar de gastar millonadas en fortalecer la delantera, tendrían que haber buscado a un defensor. Hasta algunos hinchas ya se animan a criticar al muñeco y sus estrategias. Algo complemente impensado hace algún tiempo. Ahora se viene el superclásico por la final de la Recopa Argentina, claro este tipo de partidos es un mundo aparte.


El periodismo deportivo argentino sigue en su afán de contaminar el medio ambiente más que los países industrializados. Esta semana fue conmovedor el esfuerzo que hicieron para vender humo a niveles de exportación. Notas, informes y paneles hablando de la supuesta pelea entre Mauro Zarate y  Gabriel Heinze. Horas y horas de programación diciendo un montón de nada y con más polución que Nueva Delhi. Mientras el futbol del interior desaparece y nadie dice nada. Luego fue el turno del fallecimiento de Davide Astori. Cambiaron el humo por el morbo. Esto último no fue solo acá, sino a nivel mundial. Y ni  hablar de la nueva lesión de Gago, de golpe y porrazo todos los periodistas se transformaron en traumatólogos especialistas en rodilla con un master en deportología. Cero expertos concurrieron a los paneles, tal vez para no llenarse los pulmones de humo. Estamos a menos de tres meses del Mundial y como decimos siempre en este último tiempo: hay material de sobra como para tirar hasta junio con el mundial, pero bueh, el humo se hace más fácil.

Desde que arrancó el 2018 que San Martín de San Juan de Néstor Gorosito no gana. Cuando termino el futbol en el 2017, o sea la fecha 13, el santo sanjuanino estaba en puestos de Copa Sudamericana con 20 puntos. De aquel entonces solo sumó dos puntos chotos. En las últimas dos fechas  el conjunto del Pipo se morfó 8 goles y la gente ya tiene las bolas más al plato que con la Barrick Gold. Tras las idas y vuelta que significó la renovación en diciembre, el ruliento y bronceado entrenador estampó su firma, pero desde allí solo sumo dos puntos  y hoy por hoy parece caminar mas en la cuerda floja que nuestros sueldos los primeros días del mes.

Gabriel Heinze se mandó un cambio tan polémico que paso la gente de Cambiemos y dijeron que se fue al carajo. Vélez tenía un partido complicadísimo frente a Racing y Heinze va y lo saca a Mauro Zarate. Por supuesto que el entrenador tiene la potestad para sacar a quien se le cante la chota, peroooo el cambio le cayó mal a Mauro Zarate y a todos los hincha de Vélez que se querían acariciar las bolas con una amoladora. El delantero se fue puteando, y la gente del Fortín terminó hasta colgando un pasacalle pada “advertirle” al Gringo que no lo saque más al ídolo velezano. Después se armó lo que muchos periodistas dijeron que fue una pelea en el vestuario, que el ex jugador de la Lazio hasta amenazó con rajarlo”. Cosa que desmintieron categóricamente el entrenador y el jugador.

Desde que está Mauricio Pochettino a cargo del Tottenham que siempre pelea cosas importantes pero se caga en los partidos, importantes. Esta semana no fue la excepción, porque si bien los “Spurs” habían sacado un resultadazo en Turín de 2-2, en su cancha la pechearon fuertecito perdiendo 2-1. Luego de ese resultado todos le cayeron al entrenador pro el planteo, porque siempre hace lo mismo en partidos consagratorios, etc. El Tottenham desde que lo agarró el ex jugador de Newell’s, es una fija en las copas europeas, siempre está en el top five de la liga pero, parafraseando a Chilavert: no ha ganado nada. Y ahora lo quiere el Pechegé.

El Paris Saint Germain volvió a pechearla fuerte… bueno en realidad no la pecheo nada, porque en esta serie frente al Real Madrid no tuvo un resultado abultado a favor, como si lo tuvo en la última Champions donde tenía un 4-0 a favor. Ya había perdido en Madrid por 3-1 y la cosa estaba más o menos sentenciada. La cosa es que los jugadores y el planteo fueron a la inversa de lo que se esperaba: tranquilidad, parsimonia, paja… todo en un partido donde tenía que haber salido a reventarlo a goles. No uno porque si no sos un hábil pecheador y te comes un garrón de la gran flauta, como paso. El tema es que Nasser Al-Khelaifi nuevamente volvió a gastar un fangote de guita al pedo, pero esto lo viene haciendo más o menos desde los últimos 7 años y debe estar acostumbradísimo.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top