Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer puesto. Marcelo Gallardo (Entrenador de River, Napoleón del futbol, técnico de River, ganador compulsivo).

Primer puesto. Julio Cesar Falcioni (Entrenador fachero de Banfield, defensivo, sumador de puntos).

Segundo puesto. Ariel Holan (Entrenador de Independiente, Guardiolieber, amante de los drones, posesivo).

Tercer puesto. Diego Aguirre (Entrenador de San Lorenzo, sobreviviente, ex puteado).

Selección.

Se terminó la fecha de clásicos y hoy tenemos cuatro integrantes en esta sección que es todo lo contrario al antiequipo de la semana que sale todos los viernes, porque en esto “elegimos” (en forma completamente aleatoria, al voleo y autoritaria) a los tres mejores de la fecha, como dijimos hoy tenemos cuatro. El 3-1 sobre Boca en condición de visitante, agigantó la figura de Marcelo Gallardo, quien si se compra un circo le crecen los enanos pero se hacen acróbatas. Desde un comienzo bancó a un Pity Martínez que tardo más en arrancar que el Diego en completar una frase. También bancó a Driussi, a quienes los hincha al principio lo aguantaban menos que la cocina de un tenedor libre con la visita de Fabbiani, Recupero a Ariel Rojas. Con todo esto en la espalda salió a buscar el resultado de entrada frente a Boca, nada más y nada menos que frente a Boca. El resultado ya se sabe: 3-1 y quedó a cuatro puntos del mismo Xeneize y a boca le dejó más problemas que Sessa a su psicólogo.
Compartiendo el puesto número uno lo tenemos a Julio Cesar Falcioni. Al emperador lo mandas con 100 pesos al día, te arma un plantel y encima te trae vuelto. Con un plantel más corto que las patas de Ottavis, lo puso a cuatro de Boca, tiene los mismos puntos que River y encima metió el cuarto triunfo consecutivo ni más ni menos que contra el rival de toda su vida… Bueno no, con su clásico rival desde los  ochenta y pico para acá. El año no había empezado de lo mejor para Julio Cesar, zafó de una camarilla con la consecuente salida de Erviti y Silva, dos de las figuras del equipo, le trajeron a Cvitanich y la remo, hoy por hoy está en el tercer puesto en puntos y quinto por diferencia de gol. El Facha está felí.

La verdad que no le teníamos fe a Ariel Holan, pero nos cerró el upite a dronazos. El entrenador que llegó a Independiente entre humo, drones y colaboradores prometiendo la revolución guardiolista, está cumpliendo y con creces. El Rojo sigue sin conocer la derrota en este 2017 y Holan se desvirgo de victorias de local ni más ni menos que frente a Racing. Con un partido menos tiene 41 puntos y promete meterse en la Libertadores.

Curiosamente, mientras Tinelli estaba en su cargo en la AFA y en San Lorenzo, el equipo comandado por Diego Aguirre daba pena, se estaba quedando afuera de la Libertadores y lejos del campeonato local. Se fue el cabezón y el conjunto de Boedo repuntó considerablemente, quizás porque todos dejaron de hablar de Marce para hablar de lo mal que jugaba San Lorenzo y a Aguirre no le quedó otra que ponerse las pilas y de paso pasar la escoba. Hizo una limpieza que no le gusto a ningún hincha de San Lorenzo, pero a partir de allí el Cuervo no dejo de ganar. Cuatro partidos, dos por la copa y dos por el torneo. Contra Huracán fue un espanto, pero ganó y cumplió con eso de que “los clásicos hay que ganarlos” y demostró que el CASLA sigue vivo en el torneo y la Copa y hasta puso un ratito al Pipi Romagnoli. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top