Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Chiqui Tapia (Presidente de la AFA, ratón, deglutidor de “S”); Árbitros (Seres ciegos, sordos, insensibles); Edgardo Bauza (Entrenador de la Selección Argentina, ex entrenador de la Selección Argentina, entrenador de la Selección Argentina, ex entrenador de la Selección Argentina… y así hasta la explosión neuronal).

Abajo: Jorge Rodríguez (Defensor de Banfield, bruto, proveedor de penales); Periodismo (echadores compulsivos de entrenadores, lobistas); Emmanuel Gigliotti (Jugador de Independiente, deudor de penales, errador, generador de memes).

Selección.

Esta semana fue una continuación de la anterior. Que el Chiqui Tapia lo raja a la mierda a Edgardo Bauza, que lo banca, que no… Y en el medio se suma el lobby del periodismo. Todo muy lindo. Bien, tras dos reuniones sigue todo igual que antes: con una duda enrome y venosa como la podonga del Negro de Whatsapp. Según, el periodismo, la idea del Chiqui Tapia es desgastar con reuniones al Patón Bauza. En el medio te tiran noticias en las redes sociales del tipo: “Tapia echo a un entrenador... Entra y entérate”. Orgia de humo y Lobby, porque si uno entra a la nota, verá que dicho link nos deriva a que el presidente de la AFA rajó a Nardozza de Barracas Central. En fin, la cosa es desgastar con reuniones a Bauza para que se vaya solito y así ahorrarse la plata de la rescisión. Capaz que si no se reúnen tanto y juntan la guita de tanto café, llegan a juntar los 900.000 dólares de la indemnización. A la salida de cada reunión es lo mismo: Bauza con más cara de ojete que un Falcioni constipado, con un Tapia enojado afirmando que banca a Bauza y con un Tinelli más callado que Stroker en el viejo programa de Fantino. Mientras, el periodismo, sobre todo dos canales, TyC y Fox Sports, se la pasan hablando de las bondades de Sampaoli… ¿Lobby? Nah, debe ser que les gusta el estilo de juego del entrenador de Casilda ¿No?



No pasó una semana de su asunción como presidente de la AFA y todos ya están mirando cruzado al Chiqui Tapia por culpa de los árbitros. El fin de semana pasado pasó de todo. Los árbitros se equivocaron más que el Pipa Higuaín en una final. Todo comenzó con el penalazo a favor de Vélez, contra Independiente que el árbitro no vio. Después el penal y el gol en off side con los que Tigre le gano a San Lorenzo. Nombramos estos dos puntualmente porque de estos dos encuentros cayó el aluvión de sospechas, dimes, diretes… “Que beneficia a Independiente por que Moyano es el suegro”. “Perjudican a San Lorenzo porque Tinelli voto en contra de Tapia”, etc. Hasta los mismos Lammens y Tinelli salieron a inferir una mano negra. ¿Hay pruebas no? Claro que no, pero es todo taaan raro.  El tema es que en este país los errores no existen. Si alguien se equivoca, sobre todo un árbitro, es porque quiere beneficiar o perjudicar a alguien en particular. Como dijimos en ocasiones anteriores: No creemos que los árbitros quieran beneficiar o perjudicar a nadie, pasa que son burros, están lejos de la jugada, no ven un carajo, no saben el reglamento, son de madera… Uno no cree en los árbitros corruptos, pero que los hay, los hay.

Se jugó el clásico del sur, el granate se llevó los laureles con un Sand que esta parecido a Santiago Bal, viejito pero la pone seguido. El que la pasó verdaderamente mal fue Jorge Rodríguez, el pibe de Banfield que cometió dos penales y se fue expulsado. Tempranito hizo la primera infracción dentro del área. Fue penal, y sí. La cancha estaba rápida por la lluvia y al defensor se le fue la pata. Luego el Taladro iba a empatar, y casi lo daría vuelta en dos oportunidades, pero no pasó. Ya en el segundo tiempo, Rodriguez iba a mandarse el último penal y ver la salida. Claro, todos lo señalaron como el culpable de la derrota por ambos penales. Si hizo dos penales, no hay vuelta que darle. Sin ánimo de defender al chico. Si uno mira ambas jugadas nuevamente, uno va a notar como Rodriguez queda completamente en pelotas en ambas jugadas, porque la defensa de Banfield últimamente es una completa ofensa.

Vieja pone los fideos, volvió Emmanuel Gigliotti y se erró un penal. Qué Karma el del pobre Puma. Podrá meter 600 goles por temporadas y ser comprado por el Real Madrid…. Bueno, tampoco la pavada. La cosa es que haga lo que haga, Gigliotti no va a poder superar esa patada en los huevos llamada “penal”. Cuando tomó la pelota para patear, todos esperábamos un desenlace así, o sea, un penal malogrado, risas, burlas y 250 memes y paints marginales por segundo. La próxima que lo patee el drone de Holan.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top