Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


Por el Nene (*)

Bueno, se nos fue otro partido de la selección. Nos habíamos acostumbrado a ganar, pero esta vez chocamos como Chano pero contra la muralla guaraní. El “merecimos ganar”, me tiene los arrugados huevos al plato. Pero como ganamos una Copa América, me chupa un huevo. Llámalo exitista, interesado o como quieras.  Sin duda alguna, la figura indiscutida fue el arquero de Paraguay, Anthony Silva. Saco todo lo que no había sacado durante el periodo de pandemia. Como ese oficinista que tiene colgado laburo del 2020 y está volviendo a la presencialidad. También Correa que se marcó a sí mismo. Hubo algún que otro destello de Messi, al que eligieron como figura del partido. Porque si elegís la figura de un partido, aunque sea de NBA, la gente va a votar a Messi. La cosa fue más o menos como siempre. Argentina, domina ataca, concreta o no, esta vez no concretó, después se descuida un segundo y lo tenes al rival encima llevando más peligro que ir a tomar el té con Yiya Murano. Pueden embocarte o no, esta vez no nos pasó. Abajo estamos más firme que cara de político. El medio bastante bien, pero arriba sin un nueve de área sufrimos como el peine viendo a Milei. Lo bueno es que no perdemos hace 23 partidos, la scaloneta sigue invicta, la clasificación esta cómoda todavía y la resolución del partido contra Brasil demora más que el VAR.

Uno por uno.

Emiliano Martínez (8,5). Clave, cada intervención suya nos salvó. Denle un ministerio ya a este pibe.

Nahuel Molina (6). Jugó más incómodo que oficialista entrevistado en LN+, ya que no era su posición, pero se defendió bastante bien.

Cristian Romero (5,5). Esta vez no estuvo tan firme como otras veces y casi hace un penal, que si lo cobraban estaríamos pidiendo el regreso del retiro de Demichelis.

Nicolás Otamendi (6). Se puteo más con los rivales que Gustavo López con los streamers.

Marcos Acuña (5). Flojito como elástico del jogging que me compre en la feria la semana pasada. Arranco bien, pero terminó en el mar de la intrascendencia.

Ricardo Iorio (NS). Sigue puteando desde su estancia porque no lo dejaron cantar el himno.

Ángel Di María (10). Dije que le iba a poner un 10 siempre, pero está volviendo a ser el Di María de antes, te lo pido por Dalma y Gianinna fideo, no me hagas romper la promesa.

Rodrigo De Paul (7). Parecía Droopie el hdp. Estaba arriba, te dabas vuelta y ya estaba abajo. No tiene pulmones, tiene pistones.

Leandro Paredes (6). Cumplió, como yo en hacer este análisis.

Abel Pintos (7). Desde que ingreso a la cancha, el equipo paraguayo se acercó mucho al arco argentino. No sabía que era de Paraguay.

Giovani Lo Celso (5). Le paso lo mismo que a mí: arranco con todo, y acabo rápido.

Lionel Messi (7). Hoy cobro bastante como cada fin de mes en el PSG. Se lució con los pases que metió como los personajes que hace Posca.

Joaquín Correa (5). Silva lo tuvo de hijo, después se marcó solo. Pero no nos olvidemos que no es un 9 neto de área. Se higuainizó.

Nicolás Tagliafico (7). Le metió vértigo a las subidas de la selección. Como yo a tu hermana, gil.

Guido Rodríguez (5). Casi hace un gol, creo que esa fue la única vez que escuché su nombre en el partido.

Marcelo Gallardo (4). Deja de pijotear jugadores a la selección.

Alejandro Gómez (5). Un tiro al arco que era gol, pero Silva justo hoy no se cortó las uñas.

Nicolás González (-). Ni puta idea, viejo.

Julián Álvarez (-). D’Onofrio ya lo tiene ubicado a algún equipo poronga de Europa o de EEUU.

(*) No, no es el nene posta, es una parodia, lo seguimos aclarando porque la gente está re loca, man.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top