Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

 


Arriba: Marcelo Gallardo (Entrenador de River, hinchado los huevos, de Napoleón a reciclador); Rodolfo D’Onofrio (Presidente de River, desarmador profesional, adicto a los jugadores falopa); Sebastián Villa (Abonado a esta sección)

Abajo: Miguel Angel Russo (Ex DT de Boca Juniors, amigo de Riquelme, ex amigo de Riquelme); Juan Román Riquelme (Vice de Boca, miembro del Consejo de Fútbol, casi presidente de Boca, adicto a los jugadores falopa); Jorge Amor Ameal (Presidente de Boca, tibio, adorno).

Selección.

Lo fueron a Miguel Angel Russo de Boca. Menos mal que Jorge Amor Ameal le había dado su total apoyo unas horas antes. Correte Ameal, deja gobernar a Juan Roman Riquelme. Si uno se pone a mirar los números de Russo, no fueron tan malos: ganó la Superliga y la Copa de la Liga Profesional, además de dejar afuera a River en la Copa Argentina, sacar el karma de verse eliminado frente a River. Pero el VAR lo dejó afuera de la Libertadores y el andar errático del equipo en el actual torneo lo llevaron a que Juan Román Riquelme le baje el pulgar, por más que sea su amigo. El presidente de Boca es Ameal, bah por lo menos eso dice su sello de goma. La actual gestión Ameal está a años luz de la primera gestión de Ameal. Con un Jorge Amor rompiendo las bolas en la CONMEBOL, en la AFA… Este Ameal esta dopado, sentado en una silla… parece el perrito Cheems de la ansiedad: “Ama, Riquelmen es durom com los temnicos, me da ansiedat”. Cuando don Jorge se quiera acordar, va a estar sentado en un cajón de manzanas y Riquelme siendo presidente. Está bien, tener un vice de la talla de Riquelme debe ser jodido, pero reatttcionaaaa Jorgito, hace algo… como renunciar y que asuma Riquelme, ya fue todo.

Y en el medio de este quilombo de duelo de porongas, el que sigue sin venir es Sebastian Villa, jugador abonado a esta sección. Cada hora que pasa es un porcentaje menos de sueldo que cobra. Bueno, acá don Jorge Ameal se mostró duro, bueno, hasta Juan Carr se calentaría con el boludazo de Villa. Ahora si viene Juan Román Riquelme y su Consejo del Futbol. Si hay algo que los hinchas critican, es la cantidad de refuerzos falopa que trajo esta nueva gestión. Todas las miradas apuntan a Nicolás Orsini, Norberto Briasco, Esteban Rolón, Juan Ramírez y Luis Advíncula… Si sumas a todos, no llegas a medio remate al arco. En cualquier momento fichan a un Carpincho, porque es lo mejor que hay en suelo argentino y es ofensivo como pocos…

Y hablando de refuerzos falopas, no hay quien le gane a Rodolfo D’Onofrio, que en cualquier momento lo imputan en una causa por tráfico de jugadores falopa. El Súper River que había antes, se convirtió en el galpón de Pablo Escobar de la cantidad de falopa que hay.  Si, trajo jugadores, pero no de la talla que traía antes. En su momento trajo a un Armani consagrado, a un Nacho Fernández que ya había explotado, a un Pratto que la descocía en Brasil. Está bien, es un equipo en formación y Braian Romero más o menos rindió, pero son como esas sopas instantáneas que un día te salvan, pero al otro te cagas de hambre. Marcelo Gallardo aun no le encontró la vuelta al equipo, o no encontró al equipo y si lo tiene que encontrar lo va a tener que ir a buscar a Atlético Mineiro, Sevilla… a donde le vendieron los jugadores. River fue goleado sin más tapujos en Brasil, se quedó afuera de la Copa Libertadores, antes ya se había quedado afuera de la Copa Argentina, justo frente a Boca. Mal semestre para Gallardo. 

Podríamos poner como un integrante más al futbol argentino. En este año no llego ningún equipo argentino llego a semis ni de Libertadores o Sudamericana después de mucho, mucho tiempo. Pero antes que llegaban los equipos, algunos salían campeones no éramos los mejores del mundo, y ahora por esto no vamos a hacer los peores. Y si el periodismo deportivo quiere instalar que el futbol argentino está devaluado, llegaron tarde. Unos 30 años tarde más o menos.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top