Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Doping (Brote del 2017); Árbitros (Ciegos, sordos, mudos, inútiles); Claudio “Chiqui” Tapia (Presidente de la AFA, personalista, vendehumo); AFA (Nido de ratas, pus, matafutbol); Edgardo Bauza (Ex entrenador de la selección argentina, ex entrenador de la selección de Emiratos Árabes Unidos, ex entrenador de Arabia Saudita, rescindidor crónico); VAR (Coso que ningún arbitro entiende cómo usarlo, inventado para cagar a River y a Enzo Pérez, jugador estrella de Lanús).

Abajo: Barras (Termos violentos de siempre); Periodismo (Manga de vendehúmos, veletas, desinformadores crónicos); Eduardo Bermúdez (Presidente de Newell’s, desarmador compulsivo, deudor crónico); Televisación del fútbol argentino (Sistema polémico, generador de riquezas para dirigentes y políticos); Julio Grondona (Extinto presidente de la AFA, siempre recordado).

Selección.
Se fue el 2017, un año donde si a tus jugadores no les dieron doping positivo en la Copa (Libertadores o Sudamericana) en las eliminatorias, es porque no tuviste infancia. River, Lanús, Independiente y el caso de Paolo Guerrero en las eliminatorias fueron los casos más resonantes. Una verdadera epidemia. Pero no solo llego el doping a las competiciones continentales, también llego el tan afamado VAR, porque si los árbitros ya tenían problemas a la hora de cobrar y ver cosas, le sumaron una más. Los árbitros son horribles a nivel mundial, no solo en Latinoamérica, pero acá hicieron lo posible para cagarla aún más a pesar de tener apoyo de la tecnología, erraron más que el Pipita en una final.

Primer año y debut del Chiqui Tapia como presidente de la AFA. Muy al contrario de lo que dijo, su gestión al frente del futbol argentino fue más personalista que la de Don Julio. Dio mil vueltas,, primero lo banco públicamente, para después pagarle un fangote de guita a Edgardo Bauza para rajarlo como DT cuando estábamos al borde del abismo, gastó un dineral para traer a Sampaoli. Con el barco de la selección a la deriva cambio de capitán y solo Messi lo salvó del fracaso. Le hizo pagar taca taca a los clubes la deuda con AFA, misteriosamente a clubes amigos les hizo desaparecer deuda, para finalmente prestarle guita a equipos para que puedan pagarle a Agremiados y arrancar el torneo en tiempo y forma. Todo muy Grondonista. Hace uno días anunció que volverían los visitantes, esperemos que lo cumpla. Lo que sí logró lo que se propuso: la televisación paga para partidos de la Superliga. Junto con el gobierno nacional se pusieron de acuerdo para dejar el sistema de futbol para todos. Supuestamente esto iba a traer mejoras sustanciales en las economía de los clubes y a construir hospitales, escuelas… hasta ahora no sucedió ninguna de las dos cosas. Todo lo contrario, los clubes están pasando una miseria espantosa, y no hablemos de la salud pública, pero esto último no depende de Tapia. Todo en una AFA que sigue igual de podrida que de costumbre, sino fíjense lo que acaban de hacer con la sanción a Riestra... y se viene un 2018 donde van a querer volver a meter las SAD.

Edgardo Bauza finalmente no estará en el mundial, pero con toda la guita que le dieron de rescisión puede comprarse un palco al lado del mismísimo Putin y ver el Mundial. Le habíamos puesto fichas como entrenador de la Selección, pero lejos de su estilo defensivo, el Patón se traiciono a sí mismo, hizo el ofensivo y patinó por todos lados. Tapia lo bancó, pero a las 24 horas lo rajó. Desembarco en la selección de Emiratos Árabes Unidos, con escasas chances de clasificar al mundial: no clasificó. Luego tuvo la enorme oportunidad de dirigir a la Selección de Arabia Saudita, ya clasificada al Mundial. Dirigió tres partidos, al jeque no le gustó como jugaba lo echó y trajo a Pizzi. Un 2017 completamente para el olvido para Bauza, pero al menos no bardea gente por ganar 100 pe mensuales.

Los barras siguieron haciendo de las suyas en este 2017: árbitros golpeados, partidos suspendidos, jugadores apretados, vínculos con los dirigentes y políticos. Bah, lo mismo de siempre. Clarom hubo algunas detenciones, como la de Bebote y la plana mayor de la Barra del Rojo, o las prohibiciones de entrar a la Bombonera por parte de Di Zeo o Mauro Martín, pero se nota menos que el pelo de Bastia y lo primero parece más un pase de factura a Moyano que algo serio y que vaya a ser de raíz.  

El periodismo deportivo argentino tuvo su pico de “veletismo” en este 2017. Año donde se pelearon por ver quien haca más lobby para meter un DT en la selección, por ver quien cambiaba más rápido de opinión, por ver quien le chupaba más las medias a Messi o quien era más apocalíptico con el tema de la selección. Dejaron la vara demasiado alta para el próximo 2018, pero el periodismo argentino se supera día a día.

Hermoso el Newell’s de Eduardo Bermúdez, pasó de pelear el torneo y meterse en la Sudamericana a desguazar completamente el plantel, rajando por la puerta de atrás a jugadores de la talla de Scocco, Maxi Rodriguez… Trajo refuerzos que ni por asomo le llegan a los talones a los que se fueron… A pesar de que debía —y debe— trajo jugadores al por mayor, para poder arrancar el torneo la AFA le tuvo que bajar un billete y ponerse medianamente al día. La cosa no prospero, no pudo ponerse al día y por no presentar documentación de la cancelación de la deuda con agremiados, la AFA le sacó 3 puntos. Y los conflictos siguen más vigentes que nunca. La inutilidad al palo.

Nunca te olvidaremos Don Julio, el hermoso futbol que nos dejaste y así como no te olvidamos, el que no te olvido fue Burzaco que desembuchó todo el tema de los sobornos. Claro, pobre Don Julio, ahora no se puede defender… aunque en vida lo suyo era bastante indefendible ya. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top