Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba. Fox y Turner (frías corporaciones marketineras); Asociación del Futbol Argentino (nido de garcas, pozo ciego del fútbol argentino); Superliga Argentina de Fútbol (Desprendimiento de pus de la AFA, antro de negocios).

Abajo. Sergio Marchi (Secretario General de Futbolistas Agremiados, versero, vendehumo); Eduardo Spinosa (Presidente de Banfield, moroso, cachetón, despilfarrador); Copa Argentina (Copa donde gana el que posterga más partidos).

Selección.Se agarraron en la semana Sergio Marchi y Eduardo Spinosa. Más o menos como que se agarren el señor Barriga y Don Ramón. El presidente de Banfield sostiene y asegura que ya están al día, que con la venta de Cecchini y Thomas Rodriguez  pero que la liquidación de Agremiados le vino 500.000 de más… Sergio Marchi lo desmintió y le respondió con un educado “cararrota”. Spinosa dice que lo tienen que sacar de la lista de club deudores y Marchi dice que no.  Acusaciones cruzadas, un quilombo por todos lados. Para colmo de males, Erviti inicio acciones legales por una vieja deuda, todo muy lindo en nuestro amado fútbol.

Se presentó la Superliga, y la verdad es que nos da cierto resquemor. Partamos del afiche, no está mal eh, a pesar que los cráneos de Fox y Turner se le pegó una gastada sideral en todas las redes sociales, no somos quien para calificar el laburo de diseñadores. Ahora bien, tan solo 10 representantes de equipos. No le vamos a pedir que metan a los 28 equipos, pero obviar el clásico cordobés ya es un pecado capital, hermano.  Las críticas, cayeron más rápido que Neymar cuando lo toca un rival. Qué todo fue muy yanqui, muy porteño, etc. Y si, del interior como que se olvidaron, parece que pusieron a Central y a Newell’s como para cumplir. Capaz que el afiche cuenta tanto que nos da la pauta de como seguramente se va a manejar (y se maneja) la Superliga.  O capaz sea impresión nuestra o de algunos. Después si, pusieron a todos los “superhéroes” de todos los equipos, con un paint apurado, pero lo pusieron, había que cumplir ¿nocierto? 
La fiesta fue a todo trapo, en un hotel céntrico, donde participaron dirigentes de AFA que ni se pueden ver, pero como ahora hay repartición de torta todos sonrieron para las cámaras. Por ahí estaban el Chiqui Tapia, con Moyano, D’Onofrio que no se banca a ninguno de los dos, Spinosa que no se lo banca nadie, y así muchos más. Algunos dicen que eso es político, otros preferimos llamarle “caretaje” hecho y derecho. El tema es que esta nueva Superliga, en teoría (en teoría el comunismo funciona Lisa, en teoría), aboga por un cambio por una transparencia. Difícil, dificilísimo conociendo a estos dirigentes  afistas que fueron los mismos que hundieron nuestro futbol. Es una rueda, hunden el futbol, lo venden, lo hunden y lo vuelven a vender. En el 91 cuando apareció el codificado con TyC, era la solución perfecta a todos los problemas. En el 2009 aparecería el estado, otra solución perfecta a todos los problemas. Ahora apreció Fox y Turner con… si, acertó: la solución perfecta. Veremos cual ser la solución perfecta en el 2024. La cosa es que esto es un negocio señores, esta nueva Superliga es un negocio, un negocio de la tele y de los mismos de siempre, un negocio desde 1930 a la fecha.  Esperemos equivocarnos fuertemente y tener que meternos una a una y de canto las palabras en el upite, y que por fin está sea la solución.

Si no suspendiste un encuentro en la Copa Argentina no tuviste infancia. La nueva moda que llego para quedarse: reprogramar encuentros de la Copa Argentina. Como siempre decimos, la Copa Argentina es como Gran Hermano, al principio nadie le da pelota pero cuando está por terminar todos están pegados a la tele. Hay partidos que se reprograman dos o tres veces. Ojo, hay reprogramaciones que son bien justificadas, como por ejemplo la que quiere Brown de Madryn e Instituto, ya que el Nacional B termino hace diez días y no juntan 5 para hacer un papifutbol. Pero hay otros que no, que aducen “problemas de calendario”, teniendo planteles largos y competitivos.  Otros equipos mueven cuando quieren los partidos y cuando a otro no le dan los tiempos y pide postergarlo, dicen que no…  Cosas que no pasan ni en la Copa Ruanda. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top