Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

La siguiente es una publicación del libro "No te vayas, campeón" (Ed Sudamericana 2000). Hay dos fragmentos en donde Fontanarrosa hablaba de Bauza en dicho libro. En realidad solo uno, porque en el primero del equipo campeón de Central de 1980 (bajo el titulo de "Un clamoreo ya medio marchito") solo hay una pequeña mención. En el segundo, sobre el campeonato obtenido por el canalla en la temporada 1986/87 (bajo el título de "un caño de suela"), el Negro se explaya un poco más. El Patón sin llegar a ser íntimos amigos, fueron dos viejos amigos canallas, tanto que Fontanarrosa lo convenció para cantar el tema "Patón y conductor"en un CD partidario para recaudar fondos..


(...) Pero había otro jugador emblemático en ese equipo, también capaz de patear un tiro libre penal definitorio. Y era el Patón Bauza. Cuando en ocasiones aparece algún defensor en Primera y su torpezas y vacilaciones levantan el murmullo dubitativo de la tribuna, todos repetimos: "Acordate de Bauza". En principio, su aspecto poco grácil, su andar desmarañado de pasos largos y una oscilación de marinero, los hombros ligeramente encorvados, la figura alta, angulosa y llena de aristas, su ímpetu a veces descontrolado, arrancaban sonrisas irónicas. Poco a poco fue dejando en claro que ganaba en todas. Trancaba y se quedaba con la pelota, iba abajo y no perdía nunca, saltaba y cabeceaba en las dos áreas. Bauza era de esos jugadores que agarraban la lanza cuando hay que ir a buscar la hazaña y de los que reciben el agradecimiento de su hinchada por agarrarla. Grandote, solido, el Patón tenia el tranco de las jirafas, que parecen lentas pero alcanzan velocidades notables, y lanzado en carrera era de temer. Le daba incluso en los tiros libres, y por confianza, por fe, por espíritu ganador, se constituyó en uno de los defensores más goleadores del fútbol argentino. (...)




«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top