Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

La selección argentina sub-23 quedó afuera en la primera ronda de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o 2021 o 2020 + 1 o coso. El sinsabor generado por esta pronta eliminación del conjunto argentino, otra vez puso en la lupa a aquellos equipos que no cedieron a sus jugadores. “Déjamelo al pibe acá que lo necesitamos para la Copa Libertadores, que adquiera la experiencia acá, que se foguee contra los brasucas y el VAR”, desliza un dirigente. A pesar de que Fernando “Bocha” Batista no alzó la voz ante la negativa de varios clubes, varios dirigentes de clubes que si cedieron jugadores se quejaron, como el caso de Nicolás Russo. “Nosotros le cedimos varios juveniles al Sub-23, básicamente porque nos dio lastima el pobre de Batista, vino a pedir por favor, le dimos un par de jugadores y un poco de ropa vieja que nos quedó, buen tipo, macanudo, se ofreció hasta a cortarnos el pasto si le dábamos otro juvenil”, comenta un dirigente que antes de ceder un jugador le pregunto a Tinelli.

Preferencias. La tendrían los dirigentes.

Argentina ya ha sabido consagrarse con el oro Olímpico, en el 2004 con Marcelo Bielsa y en el 2008 con Batista. “ANDATE BATEEEEESTA, VOLVE BATEEEEESTA”, grita eufórico un hincha.  Según un estudio de la Universidad de Massachusetts con sede en Villa Sapito, los dirigentes no estarían tan comprometidos con cederles jugadores a la selección sub-algo, puesto que implica un desgaste innecesario de los jugadores a cambio de ni siquiera actuar como vidriera. “¿Ceder los jugadores al Sub-23? Pero ni en pedo, eso no sirve ni como vidriera hermano. Déjate de joder, además lo nuestro no es el exitismo, no nos importa ganar el oro, lo único que nos importa es quedarnos con la plata”, dice un testimonio recogido por dicha universidad.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top