Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

 

Arriba: AFA (ente del mal dirigido por un ser diabólico); Juego Olímpicos Tokio 2020 (Embole olímpico), Liga Profesional de Futbol (ente del mal dirigido por un ser diabólico).

Abajo: Marcelo Tinelli (Diabólico); Juan Román Riquelme (Vice de Boca, tirabombas); Estado argentino (ausente).

Selección

Nuevo capítulo en esta interminable guerra de egos, porongas y todo eso que tienen los dirigentes del fútbol argentino. Esta vez se pidieron las pichilas, Marcelo Hugo Tinelli y Juan Román Riquelme. Primero el ex 10 de Boca le mojó la oreja con declaraciones picantonas, ya que Tinelli es el presidente de la Liga Profesional. A los pibes de Boca, tras un muy buen partido frente a Banfield, le tocaba enfrentar a San Lorenzo. Juan Román la puso contra el suelo tiro un centro a la suspicacia. Como que este complot es en contra de Boca y etc. Para teorías conspiranoicas ya tenemos bastante con las del coronavirus, Soros y Bill Gates. Siempre se pidió y se pide empatía. Pero en la Superliga ultra mega archi antiprofesional de Marcelo Hugo, no la hay. Menos con el bicho este dando vueltas. Si no pregúntenle a Banfield, Gimnasia y Sarmiento. Que tuvieron que jugar mermados por casos positivos. Vamos más profundo, como diría un proctólogo, el covid, no solo afectó a jugadores y cuerpo técnico, sino también a empleados de los clubes que sufrieron pérdidas de familiares. ¿Empatía? Tinelli no sabe mucho de esa palabra, y Riquelme no la pronuncio cuando otros equipos sufrieron a la pandemia en carne propia. Si, está bien, el caso de Boca es distinto porque venían testeados, los empleados de Atlético Mineiro también, etc.  Pero empatía, es algo que el futbol argentino desconoce más o menos desde 1931.

Se quedó afuera la selección sub-23 de los Juegos Olímpicos. Convengamos que medio le chupó un huevo a todos porque venimos llenos de la Copa América, además ya tenemos dos… Ahora a Brasil no se le puede escapar la segunda medalla eh. En fin, Si bien el DT, Fernando “Bocha” Batista, no alzó la voz ante la negativa de varios clubes de cederle jugadores, la cosa es que no fuimos con todos los que debían ir. La AFA sigue durmiendo la siesta con eso, claro no es obligatorio cederle jugadores a este tipo de selecciones, pero dale viejo, es la selección. Así como en el futbol la palabra empatía es desconocida, la palabra “selección nacional sub-algo”, despierta distintas sensaciones, tales como:

-Mira si te voy a ceder a un pibe, tengo que jugar campeonato y copa

-Mira si te voy a ceder a un pibe, tengo que jugar campeonato.

-Mira si te voy a ceder a un pibe.

Y así, en loop. Hubo muchos equipos que se la jugaron e igual mandaron jugadores. Otra vez los intereses propios ante los de la selección. Pero claro, llegado el caso sirve como vidriera, ahí si te mando hasta al utilero. Otra vez afuera en primera fase de los JJOO.

Hace años que el foco del Estado se corrió de los deportistas, cuando mínimamente hubo una política, existieron algún que otro florecimiento de deportistas. Mientras en otros países, un deportista tiene que preocuparse solo por entrenarse, acá tenemos a competidores que tienen que preocuparse por llegar a fin de mes, entrenar como y donde se pueda, contar las chirolas para viajar o llevar 850 formulario para acceder a una beca, etc. Si la disciplina olímpica fuese “estirarla para llegar a fin de mes”, ya tendríamos la medalla dorada asegurada. Encima se vino la cuarentena… todo conspiró como para que no ganemos poco y nada. Pero como bien dijo Virginia Bardach: no es excusa, pero que fue una piedra más grande que L*b*rmn en el camino, lo fue. 

¿Es idea nuestra o estos Juegos olímpicos son más aburridos que mirar cómo le cortan el pelo a Quique Wolff? Tal vez las pocas alegrías (y preparación) argentinas, o el horario o vaya a saber uno qué, estos juegos nos están pareciendo más aburrido que hacer la cola del cajero un viernes por la tarde. Hasta Bonadeo y Kuffner se están embolando mirando gimnasia rítmica. Encima el logo es un coronavirus, dejate de hinchar las pelotas. Capaz somos nosotros, andá a sabe’, pero ya fue, pasemos a los JJOO de París cuanto antes. 


«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top