Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


Arriba: Barcelona (Equipo catalán en crisis europea, eliminado en cuartos de la Champios, pecheó); Néstor Pitana (Árbitro, parado, errador compulsivo, ciego);  Michael Oliver (Árbitro inglés, ladrón de ilusiones).

Abajo: Olimpo (Club en crisis, adicto a las derrotas); El Pampa Biaggio (Entrenador de San Lorenzo, cuestionado, goleado, sin rumbo); Barras de Colón (Bombarderos).

Selección.
El Barcelona se quedó en cuartos de la Champions, a cualquiera le puede suceder. Pero el temita es que dilapidó el 4-1 de la ida. Ni bien había terminado aquel partido del 4-1, Valverde abrió un paraguas enorme y dijo que él hubiese preferido un 3-0 porque ese gol los iba a complicar. No sabemos si fue piedra, vidente o gonca. Lo cierto es que el Barcelona fue una sombra. La Roma lo superó por todos lados. Messi fue borrado de la cancha, el equipo no daba un pase y la Roma se la puso sin vaselina. Ni bien terminado el partido, comenzaron a patearlo en el suelo al pobre conjunto culé: que no tiene técnico, que los refuerzos que trajo son falopa, que el presidente se tendría que ir a tomar por culo… hasta el mismo Josep Maria Bartomeu salió a pedir disculpas. En cualquier momento Caruso Lombardi se autopóstula a DT.


Aún no sabemos quién va a ser el representante argentino que más vergüenza nos dé en el mundial: si Sampaoli o Néstor Pitana. El árbitro medio pelo o sin pelo, fue la figura del encuentro entre Estudiantes y Chacarita. Entre él y su juez de línea le hicieron la vida imposible al Pincha. Antes del penal, la pelota se había ido más de un metro, lo veía hasta Stevie Wonder en medio de la neblina. Que Pitana sea un desastre no es ninguna novedad, pero fecha tras fecha se viene superando y encima ahora lo pararon.

Hermosísima polémica en el Real Madrid-Juventus. La Vecchia Signora tenía que dar vuelta un resultado de 3-0, en el Bernabeu… hay más posibilidades de salir con vida yendo vestido del Tío Sam en Afganistán que dar vuelta ese resultado. Pero la Juve lo estaba dando vuelta, ganaba 3-0 ante un equipo Merengue que no hacia absolutamente nada, Cristiano estaba pajero, Keylor Navas le había regalado un gol a la visita, no estaba Ramos. Todo indicaba que se venía el alargue, los penales y la cortada masiva de pelotas en Madrid… pero apareció un protagonista que no estaba en los planes de nadie: Michael Oliver. El árbitro sancionó un penal más polémico que invitar a Natacha Jaitt a una cena diplomática. ¿Fue penal? Hasta este momento nadie tiene idea. Todos los debates acerca de la acción son del corte “Hala Madrid” o “AntiMadrid”. El que opina que fue penal, automáticamente se transforma en un antimadridcristianista amante del enano evasor. El que dice que no fue penal, es un antiargetimessi, chupador de glande cristianista. Particularmente nosotros vamos a ser unos tibios de mierda: son de esos penales que hay 65 por partido y nunca se cobran. Si no lo cobraba nadie se hubiese quejado tanto como si se quejaron por haberlo cobrado. Claro, nos podrían decir entonces que fue penal y a otra cosa a llorar a la iglesia como había mandado Russo. Ya con el partido ganado por parte del Real Madrid, salieron todos a matar al árbitro, notas y notas con la foto de su mujer en el Bernabeu. Si esto pasaba en la Libertadores, el penal no se pateaba y el partido se dirimía en la Corte Internacional de Justicia de la Haya.

Olimpo no para de perder. Solo un milagro lo puede mantener en primera. El último partido que ganó fue en la fecha 17 ante Arsenal, luego solo sumó un punto y perdió todo. Último cómodo en el campeonato. Para zafar, Patronato no tiene que sumar, al igual que Vélez, y Olimpo ganar todo. Complicado como llegar a fin de mes.

Después de escuchar lo que dijo El Pampa Biaggio, que San Lorenzo se comió cinco goles, pero tuvo más la pelota, creemos que no hay mucho más que agregar. Ni Guardiola se animó a tamaña afirmación. Antes el Ciclón no jugaba bien pero al menos ganaba. Ahora ni eso. San Lorenzo se reforzó como el ojete y ahora lo está pagando.  El objetivo pasó de ser el campeonato a ser la clasificación a la Libertadores. Si sigue así, va a ser entrar a la Sudamericana o estar en mitad de tabla. Hasta está goleada en contra, la gente lo recontra bancaba al Pampa, ahora tiene menos apoyo que Sampaoli... Bueno, tampoco exageremos.

Y otra vez los barras fueron noticia. Está vez la de Colón que voló pedazos de cancha con bombas de estruendo. El partido se suspendió y otra vez el filtro que paga esto es el club y los hinchas de verdad. El partido se va a volver a jugar, pero Colón deberá pagar el operativo y la logística de Vélez, además de una multa y la suspensión de la cancha. Dicen que esto fue una interna entre la dirigencia y la barra. Qué raro ¿No? También dicen que ya identificaron a los que tiraron las armas de destrucción masiva.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top