Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Grieta de porquería. Otra grieta más.
Tras la victoria ante Ecuador y la consecuente clasificación al Mundial de Rusia 2018, el periodismo deportivo en la Argentina se dividió como nunca antes, abriéndose múltiples grietas. De un lado quedaron los “chupaortos de siempre” y por el otro los “malcogidos inconformes de toda la vida”. A su vez, también están aquellos que piensan que el partido contra Ecuador estuvo arreglado, fue fácil y aquellos que sostienen que sin Messi no le ganábamos ni a Gerli independizado. “¿Messi? La verdad me chupa un huevo, pero estoy meta chuparle las bolas a ver si me da una nota y con esa chapa logro que desde el canal me gatillen algún viatico para ir a Rusia aunque sea a hacerle notas a los hinchas de Islandia”, manifestó un mamadereador crónico con micrófono.

“La verdad que a Messi no lo bancaba ni lo banco ahora, ojo no soy antimessista, Lio me parece un gran jugador, solo lo bardeo y lo puteo al aire para llamar la atención, porque de lo contrario no me da bola ni mi vieja”, confía un periodista que suele derrapar cada vez que abre la boca con sus voluminosos dientes. Como en toda batalla, en el medio queda gente idónea y de principios con objetividad, sin embargo son pocos. “Yo siempre que opino trato de ser coherente y objetivo, me guio en datos precisos, no abro la boca de más y siempre pienso lo que voy a decir. Pero la verdad no tuve éxito en este país en esto del periodismo deportivo”, comenta un periodista mientras el editor lo hace barrer la redacción.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top