Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Selección Argentina (Equipo con más dudas que el peluquero de Bastia, castigo visual); Selección de Ecuador (Equipo complicado, más complicado que el argentino, raja técnico);  Gustavo Quinteros (Exentrenador de Ecuador, desinflado, ortiva).

Abajo: Carlos Tevez (Jugador de vacaciones en China, gordito, resistido); Barras (Termos violentos, rompepelotas, rompetodo); Eduardo Bermúdez (Presidente de Newell’s, moroso incobrable, puteado).

Selección.
La selección argentina va a hacer de local en La Bombonera, por pedido de... el Chiqui Tapia. Se había dicho que Sampaoli había pedido en ese estadio  o en Arroyito. Pero Angelici lo mandó al frente en una nota al Chiqui.  No, no tenemos nada en contra que se juegue en  la cancha de Boca, en la de River, Central o la concha de tu madre All Boys. Creemos que no pasa por donde se sienta más el aliento, el mal juego de la selección va más allá de eso. ¿Influye el aliento en un parido? Pero por supuesto que si, mire la pregunta que nos hace. El tema es que esta selección está más anestesiada que las cachas de uno que va en micro a Brasil. Con el cambio de cancha también vimos una pelea que atrasa más o menos 190 años: el interior vs los porteños. Varios comentarios del estilo “los porteños no alientan” o “los del interior ni se saben las canciones”… En fin, cada vez que pierde la selección, o tiene un mal resultado, no importa si se juega en Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Chubut, Rio Negro o Valentín Alsina, la gente se contagia  del equipo y no alienta o se pliega en una silbatina. Lo vimos por ejemplo cuando se perdió hace poco contra Paraguay en Córdoba, solo por citar un ejemplo.  No es el lugar, es el “jugar”. Ojalá en un futuro se arme un calendario serio para que la selección vaya a lo largo y ancho del país, además de ganar, clasificar al mundial y dividirnos por todo.

Y hablando de selecciones que a están pasando mal, la tenemos a Ecuador. Selección que venía pisteando como un campeón y se cayó de golpe, pasó de estar gran parte de estas eliminatorias en posiciones de clasificación directa a estar casi con un pie afuera del mundial. Con esta situación, la federación de dicho país le pidió la renuncia a Gustavo Quinteros, quien se puso la gorra y no renunció, entonces lo rajaron a voleos, en malos términos y puteando más que el Cappa cuando le escondían las pelotas. Justo cuando faltan dos partidos, lo va a reemplazar otro argentino: Jorge Célico


En Independiente eran todas risas, hasta que la barra armo quilombo, rompió todo y le metieron los ganchos a casi todos los que participaron del desmadre, entre ellos gente ligada a Moyano, y si, era más fácil que ganarle una partida de ajedrez a la Xipolitakis. Todo estaba perfecto, el Rojo le ganó un partido para el infarto a Atlético Tucumán y paso a la siguiente fase de la Sudamericana, pero la nota la dieron los inadaptados de siempre. En fin, nada nuevo bajo la luna de Avellaneda.  


El entrenador interino del Shangai Shenhua, Wu Jingui, dijo que de momento no lo iba a tener en cuenta a Carlos Tevez porque está gordo… Menos mal que no lo vio al Churry Cristaldo, sino el chino se cuetea las bolas.  La cosa es que rajaron a Poyet y asumió el bueno de Wu, por lo menos hasta que traigan a uno posta, se habla de Luis Enrique. Lo cierto es que esto suma una polémica más a la estadía del Apache en China, que no hace goles, que no quiere volver, que los hinchas no lo quieren… la peor decisión la de irse a China.


Otra vez fue noticia Newell's, otra vez Eduardo Bermúdez gatillando un juicio en contra. Esta vez Ricardo Caruso Lombardi le ganó a Newell’s un juicio de larga data contra el club. Caruso Lombardi salió a matarlo, lo trato de garca y mentiroso. Pero este juicio es una manchita más en este “Homo Ecche” en el que han transformado a la Lepra. No hace mucho tiempo, un par de meses, jugadores de la talla de Scocco, Maxi Rodríguez, se hincharon las bolas de suplicar que le paguen los sueldos y pegaron el portazo. Empleados que cobran tarde, jugadores también, y menos mal que el Chiqui Tapia puso guita para los sueldos sino Ñuls se quedaba sin arrancar el torneo. En el último año al club le rebotaron 110 cheques por un monto cercano a los 35 millones de pesos. Ahora el  juez Fabián Bellizia, quien controla las decisiones del órgano fiduciario que entiende en el concurso preventivo de acreedores del club ya dijo que va a revisar cheque por cheque. Pobre Newell’s… 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top