Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer puesto. Guillermo Barros Schelotto (Entrenador de Boca, melodramático, contestatario, puntero, casi campeón).

Segundo puesto. Julio Cesar Falcioni (Entrenador de Banfield, milagroso, sumador, fachero).

Tercer puesto. Club Deportivo Morón (Equipo que asciende después de 17 años).

Selección.
Le salieron todas a Guillermo Barros Schelotto, después de un amague de lavolpearla fuerte, se recuperó y con todo. El domingo le salieron todas: River perdió frente a San Lorenzo y luego Boca se llevó puesto al Independiente de Holan que hasta ese domingo estaba invicto en este 2017. Como dijimos, al Xeneize le salieron todas, un mediocampo combativo con un Barrios, el Chicho Serna millenial cortando todos los circuitos de juegos de Independiente, con Gago libre, con un Benedetto encendido, lo paso por arriba a Independiente. Ahora estira la ventaja a cuatro puntos cuando hay nueve en juego. Al melli solo le faltó salir a festejar en chota el triunfo.

Lo de Banfield es increíble pero más increíble es lo de Julio Cesar Falcioni. Santo de los milagros banfileños. Como dijimos anteriormente, a Falcioni lo mandas con $100 al Día te arma un equipo y le sobra plata para comprar pepas y encima te trae vuelto y puntos.  Cuando Banfield arrancó el torneo cayendo 4-1 contra River, ni el más optimista de los hinchas de Banfield esperaba este final de torneo. Con una base de jugadores de inferiores, mas algunos experimentados como Erviti, Bertolo y Silva, cerró un 2017 fantástico con cinco triunfos al hilo. En enero al Facha le estalló una camarilla en la jeta con Erviti a la cabeza. No solo perdió al 10 que se fue junto con Silva, los jugadores no cobraban y hubo más de un paro. JCF se quedó, agarró los remos y se puso a remar en un mar de poxirrán, loe trajeron a Cvitanich y Civelli y otra vez a remar y acá esta, en un tercer puesto a cinco de Boca, clasificando directamente a la Libertadores y metiendo una línea de 6 para que De Paoli llore.

Por fin Deportivo Morón volvió al Nacional B, categoría en la que descendió en la temporada 1999/2000. Si 17 años de “Moronearla”, verbo maldito que le pusieron al gallito por perder innumerables ascensos a la segunda categoría del fútbol argentino. En la actualidad el Gallito está en las miles del éxito, viene de eliminar a Patronato por la Copa Argentina por dos tantos contra cero y enarbolando un buen juego. Saludo al gallito, ese que se abrazó con Pablo Vico cuando Brown de Adrogué ascendió. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top