Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer puesto. Sebastián Beccacece (Entrenador de Defensa y Justicia, doble berreta de Luis Zubeldia, doble de la salada de David Guetta).

Segundo puesto. Julio Cesar Falcioni (Entrenador de Banfield, sumador de puntos, fachero, ex defensivo)

Segundo puesto. Diego Osella (Entrenador de Newell’s, gritón, remador).

Tercer puesto. Darío Benedetto (Delantero de Boca, goleador, hinchado las bolas).

Selección.

Desde que llegó a Defensa y Justicia, Sebastian Baccacece tiene un 71% de efectividad en el torneo local, sus equipos juegan tan bien que el blondo entrenador genera suspiros en Latorre y De Paoli por igual. Si bien en la Universidad de Chile no le fue bien, al parecer encontró su lugar en el mundo en Florencio Varela. Desde que el Halcón perdió contra Boca, no volvió a conocer la derrota, a eso se le suma la hazaña de haber eliminado al mismísimo San Pablo en el Morumbi. Ahora se va como ayudante de Sampaoli en la selección, aunque parece que podría quedarse como DT del Halcón.



Tenemos un segundo puesto compartido, ambos entrenadores tuvieron una fecha 25 en la que cayeron derrotados, pero ahora en la 26 volvieron a la victoria y se mantienen expectantes en la lucha por el torneo. Curiosamente ambos entrenadores no la pasaron bien desde principio de año, no por una cuestión deportiva, sino económica. Veamos: Julio Cesar Falcioni había finalizado el año con cinco victorias al hilo y en medio de una ola de rumores que lo alejaban de Banfield por una cama de Erviti, la cosa termino con el mismo jugador y Silva fuera del equipo en medio de paros por falta de pago, el Emperador seguía como DT pero parecía que se le venía una segunda parte de torneo complicada. En Newell’s lo tenemos a Diego Osella que también empezó el 2017 de una forma complicada, paros por la falta de pagos al plantel (que siguió hasta hace muy poquito) y también se rumoreo que el gritón entrenador iba a renunciar hinchado las bolas. Pero ninguno de los dos se fueron, ambos se quedaron, le pusieron el pecho a las balas y hoy ambos están tan solo a 4 puntos e Boca y soñar no cuesta nada…

Si Boca aun depende de sí mismo es porque tiene un delantero como Darío Benedetto, un jugador que mete las que tiene y que a fuerza de goles comparte el primer puesto de goleador con Driussi. Boca es un equipo que está rindiendo menos que botella de tres cuartos en la mesa de Pato Bullrich, está dejando peligrosamente puntos en el camino y por ahora el único que responde es el tatuado delantero que hasta se enojó con gago porque la pelota no le llegaba. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top