Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Barras (Termos violentos riverplatenses financiados por el káiser); Sergio Romero (Arquero de la Selección Argentina, comebanco, flan); Edgardo Bauza (Entrenador pragmático de la Selección Argentina, defensivo, encapuchado).

Abajo: Daniel Passarella (Ex jugador, ex entrenador, ex presidente nefasto, exiliado del mundo River, financista de Barras); Ricardo Centurión (Jugador de Boca Juniors, chocador, bolichero, irresponsable); Selección Argentina (Messidependiente)

Selección.
Daniel Passarella es el típico caso de ex futbolistas catalogados como “como jugador una terrible jugador, pero como __________, horrible”. En ese espacio en blanco usted puede rellenarlo con “persona”, “dirigente”, “entrenador”. En el caso del Dani, tuvo una presidencia nefasta en River. Lo único que logro fue ganar un campeonato que ningún hincha de River pensó que iba a ganar nunca… no el económico no, el del Nacional B. Ni Angelici como presidente de River hubiera hecho en contra del mismo club. El Káiser tuvo la “pesada herencia” de Aguilar pero en lugar de remarla, decidió tirarse al agua con el salvavidas de plomo puesto. Esto no es nada nuevo, pero el Gran Capitán es noticia porque lo procesaron por defraudación por administración fraudulenta por reventa de entradas. Se lo acusa de reventa de entradas, y con esa plata financiar a la barra. No, no, no está imputado ni por pelearse con Don Julio y hacer descender a River, ni por cambiar porcentajes de juveniles por tachitos de pintura. Solo nos queda una pregunta…



¿Fue grave tan grave el empate de la selección en Venezuela? Hacemos la gran Leto y decimos: “no nos consta”. Después de ir perdiendo 2-0, sacar un 2-2 es un buen resultado, o no tan malo pero por cómo se dio el primer tiempo es para agarrar una escopeta y cercenarse las pelotas a escopetazos, lisa y llanamente porque la Vino Tinto nos pasó por encima. Les dejamos una pequeña charla de WhatsApp antes del partido:

—No hay que subestimar a Venezuela viejo, tiene jugadores buenos como Rondón. Añor por ejemplo la rompe en el Málaga. Josef Martínez también juega bien, igual que Peñaranda.
— ¿Y por qué tiene un punto solamente entonces?
—…

Charla post partido:
—Extrañamos mucho a Messi. Con él ganábamos seguro.
—Dos puntos tiene ahora Venezuela. Perdió contra 6 equipos que no tenían a Messi tampoco.

Claro, la cosa no es una cuestión de nombres. Si fuese por los nombres Argentina ya estaría clasificado al Mundial. Si hubiese jugado Messi tal vez ganábamos o el planteo hubiese sido otro, pero claro si mi abuela tuviese bigotes y hubiese nacido en Rusia capaz que era Stalin. El primer tiempo fue una ulcera de córnea. Argentina llego le llegó menso a Venezuela que el papel higiénico a sus góndolas. Allí todas las miradas se fueron a Edgardo Bauza y su esquema más conservador que un candidato del partido republicano en los Estados Unidos. La cosa es que Argentina tampoco defendió bien. Y el #AndateBauza floreció en twitter, mitad en joda y mitad muy en serio de aquellos adictos al buen juego. Si animo de defender a Bauza: El Patón planteó el partido a lo Bauza: ir a negociar un buen resultado de visitante. No por nada Bauza ganó dos libertadores y llego a semis con Central, San Pablo… El pequeño detalle es que a Bauza lo tuvieron que convencer entre todos los colaboradores y jugadores de que esto no es la Libertadores.  Venezuela nos estaba dando un paseo, tanto que el Patón pensó en ponerse la capucha y cerrársela hasta que vuelva Messi. Uno se acostumbró a que a Chiquito Romero casi no le lleguen, él también se acostumbró parece porque se movió menos que un abogado sin adelantos de guita. Ojo, a Chiquito lo bancamos fuerte, pero contra Venezuela tuvo menos reacción que la CGT frente a los despidos. Se descontó y Bauza hizo algo que le habrá dolido más que dejar dos puntos en el camino: meter otro delantero.  Argentina empató, pudo ganarlo, pudo perderlo, pero se quedó con un puntito. Ahora a esperar que vuelva Messi, solucione el ataque y absorba todas las puteadas.

Ricardo Centurión hizo la gran Martino e hizo cajeta su auto de recontra lujo, contra un Duna que se banco el choque como Cascini contra un delantero, un siena y un ford fiesta. A Centurión lo imputaron por lesiones culposas. Y otra vez Boca tiene un jugador en todos los noticieros. Y como consecuencia ahora empezaron a filtrarse videos de Ricky en el boliche tomando champagne, vino con pastis, liquido de freno o vaya a saber uno qué. Claro, en la intimidad puede tomar hasta manaos con polvo odex, pero ahora si sale a manejar en un estado etílico capaz de desinfectar el riachuelo de solo un buche —tal como afirmaron testigos—, es una acto de irresponsabilidad más grande que el auto que maneja. Osvaldo por lo menos no ponía en riesgo la vida de terceros, viejo.


«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top