Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Víctor Blanco (Presidente de Racing, pijotero, padre); Diego Rodríguez (Arquero de Independiente, inseguro como el conurbano);  Carlos Tévez (Jugador de Boca, Del pueblo y de los traumatólogos)

Abajo: Gustavo Bou (Jugador de Racing, encerrado, goleador, angurriento); Federico Beligoy (Ciego, arbitro creativo creador de penales, parado por una fecha); Mauricio Pellegrino (Entrenador de Independiente, resistido, puteado).

Selección.
Los chinos andan potenciando su liga, se tomaron en serio eso de ser potencia mundial y el tráfico de caramelos para vueltos le dio resultado porque a la Liga China están llegando jugadores de todas latitudes por millones de dólares. Esta semana se quiso llevar nada más y nada menos que a Gustavo Bou por 8 millones de dólares brutos por el 80% del pase. Y ahí fue cuando Víctor Blanco, presidente de Racing, le bajó el pulgar a la operación. Esto motivo que La Pantera se enojase más que el Tano Pasman con Walter Nelson. Bou quería irse porque los chinos le iban a pagar una fortuna pero Víctor Blanco por la noche del jueves desenchufo la opción… en fin. Bou viene reclamando otra mejora del contrato o irse a un club donde pueda hacer una diferencia económica. El temita es que ya van cinco fechas del torneo local, ya empezó la libertadores y sin Bou en la delantera, Racing tendría menos poder de ataque que Mauro Viale frente a Samid. Claro, también está el futuro de Bou, que quiere hacer una diferencia antes de que se desconfigure y se vuelva a transformar en el Bou pre-Racing.

Se jugó el clásico de Avellaneda y la figura del partido no fueron ni Leandro Fernández ni su gol, ni la chilena de Lisandro López… fue Diego Rodríguez levantando la mano. Se terminó hablando más de #ElRusoLevantaLaManoEnLugares que de la chilena de López. No vamos a salir en defensa del Ruso, pero por más que volara como el chino Garce luego de la hierba no hubiese llegado a tapar ese gol. Tal vez si se tiraba por compromiso no pasaba nada, pero hoy en día el jugador de futbol está muy pajero: es capaz de comerse un gol por protestar una boludez o de no seguir una jugada de gol por estar más pendiente de pedir off-side, penal o lo que fuere. Diego Rodríguez fue el eje de las críticas y de las burlas, porque no está pasando una buena década bajo el arco. No sabemos muy bien porque incluimos al Ruso acá, si gracias a él periodismo  levanto todo tipo de imágenes de twitter para rellenar sus sitios, a nosotros y a todos los tuiteros nos dio laburo a lo pavote. Le tendríamos que hacer un monumento… con la manito levantada. Y el que quedo peor que el Ruso levantando la mano fue Mauricio Pellegrino. Al entrenador mucho no se lo bancaban de entrada y mucho menos después de perder la liguilla en manos de Racing el año pasado. Encima Pellegrino está haciendo cambios Almironistas… Ya lo había salido a criticar Bochini. La gente demostró su descontento y encima como el Vasco Arruabarrena repunto, el periodismo quedo ávido de sangre de algún DT en un equipo grande…

Carlos Tévez otra vez protagonizo un fractura de un jugador rival. En esta ocasión el perjudicado fue Unsain, el arquero de Newell’s, que sufrió la fractura de la mandíbula y ahora tiene que comer con pajita, literalmente. Vamos a repetir lo mismo que dijimos cuando Orión, Vangioni y el mismo Tévez fracturaron a otros jugadores: No creemos, no queremos creer bah, que exista mala leche de un profesional a otro. Claro, salvo claras excepciones  (ver Ruggeri Runzal, Oscar Alfredo C/ Chilavert González, José Luis Félix intento de homicidio en autos), creemos que este tipo de lesiones es producto del juego. No queremos creer que Tévez salga intencionalmente a lesionar a otro colega. Nadie iría contra un colega ¿O no?… aunque si pensamos bien en otros ámbitos, hay abogados que cagan a otros abogados, contadores que hacen lo mismo, que negrean a colegas que recién empiezan… Bueno a estas alturas ya no sabemos que mierda pensar. Parafraseando la modelo que es mas viva que todo nosotros juntos pero que se hace pasar por idiota para ser inimputable y porque vende, decimos "lo dejamos a tu criterio".

Federico Beligoy fue bastante creativo y creo así de la nada un penal para San Lorenzo en su victoria ante Vélez. Ese error puso el grito en el cielo de Pablo Moyano por la cantidad de penales que le vienen cobrando a favor a los cuervos. El tema es que los otros si eran, pueden ser discutibles o no, pero el que queda fuera de toda discusión fue el que cobro el líder corporativista de Beligoy. Claro, después aseguro que lo vio por tele y dijo que no era penal. Un error lo comente cualquiera, pero de tantos errores que tiene el “Fede” ya está por pasar al Windows Vista. El Colegio de Árbitros de la Asociación del Fútbol Argentino lo suspendió por una fecha, pero así como dicen que todos los chorros roban, entran un ratito a la cárcel y luego salen de nuevo a robar. Los árbitros lo mismo, se equivocan fuleramente, lo paran un ratito y después salen a equivocarse nuevamente. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top