Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


Por el Nene (*)

Siempre digo lo mismo: estos partidos sirven solo para juntar guita. Ni siquiera para probar jugadores. Acá debería terminar el análisis del partido, pero me pagan por escribir mas… momento, no me pagan un carajo, así que voy a escribir lo que se me cante el ojete. Bueno, la cosa es que Irak no fue medida de nada. Desde el vamos metió más defensores que Mario Gómez en cualquier partido. Encima Argentina jugaba a media máquina y queriendo hacer una de más. El partido se abrió rápido, con un centro perfecto a la sabiola de Lautaro Martínez. Todos pensamos que le íbamos a llenar la canasta inmediatamente. La clásica impaciencia criolla. Pero no. Pasaron los minutos y el segundo gol recién llego en el complemento. Ya con el 2-0, algún que otro ya estaba pidiendo la continuidad de Scaloni. Ni hablar con el 3-0 o 4-0. Ahora se viene Brasil, si ganamos o empatamos, vamos a tener hordas de gente pidiendo que Scaloni siga. Ahora si perdemos, aunque sea 1-0 por un penal mal cobrado, van a pedir que urgentemente venga un DT de trayectoria y toda la bola. Porque así somos.

Uno por Uno.

Sergio Romero (6). Le falto el sillón ese de oro que estaba en los palcos como para ver más cómodo el partido.

Fabricio Bustos (6). Cobro de lo lindo.

Germán Pezzella (7,5). De lo mejor de Argentina. Abajo firme como aumento de luz y gas, y arriba rapidito como la suba del dólar. Hizo un gol, y tuvo a varios iraquíes de hijos.

Ramiro Funes Mori (6). Junto con Romero se dedicó a mirar el partido.

Marcos Acuña (6). Le puso la bocha en la cabeza a Lautaro Martínez, después en la marca estuvo más flojo que calza luego de ser usada por Fabbiani.

Maximiliano Meza (5). Lo más flojo de la selección. Como este comentario.

Leandro Paredes (7). Bastante bien, distribuyo muy bien y quito más bochas que el gobierno subsidios. Buen eh.

Franco Vázquez (5). Salió en el entretiempo a ver si podía nacionalizarse iraquí y jugar el complemento con esa selección.

Paulo Dybala (7). Otro punto alto de la selección, solo le faltó el gol.

Lautaro Martínez (6). Hizo un gol y después se perdió entre los 275 iraquíes que lo marcaban.

Rodrigo De Paul (5). Desapercibido como este análisis.

Entraron.

Roberto Pereyra (6). Se movió más que el chino del supermercado remarcando precios.

Santiago Ascacíbar (5). Entró para ser el doble cinco de Paredes, pero defensivo y como los iraquíes no atacaban, se rascó la chota a dos manos.

Eduardo Salvio (5). Dio la asistencia para el gol de Pezzella.

Gio Simeone (5). Entro para ver si convence al padre de agarrar la Selección.

Franco Cervi (7). Hizo un golazo que me despertó de la modorra. Por despertarme sumo puntos, porque tenía que laburar justo.

(*) No pibe no es el Nene posta, es una parodia, no te coma todos los amagues.


«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top