Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Alicia paró la pelota con bastante control. Cuando el gordo se le tiró a los pies, con una sutil gambeta lo dejo desparramado en el suelo del patio. Los gritos de los otros pibes ya no se dirigían a la figura de ella, sino a la del gordo que parecía una morsa tratando de llegar al agua. Con la cara interna del pie le tocó la pelota a Damian, que salió como saeta hacia adelante. Al enfrentarse con Gustavo, perdió la pelota que Walter quiso reventar hacia arriba, pero justo volvió a aparecer ella que capturó el rebote y se abrió por un costado, pegándole fuerte contra el palo. Ezequiel se estiró, pero no llegó. Se raspó toda la pierna en la acción. Era el 1-0. “Es buena la guacha eh”, le dijo Gabriel a Antonio mientras miraban desde su propia área como Alicia marcaba el gol.

“Nos metió un gol una piba, maricones”. Se enojó Javier con el resto de su equipo. Era uno de los tantos clásicos de los recreos entre 6° “A” y el “B”. A lo largo de todo el año habían disputado múltiples partidos. Cada uno de ellos era “el” partido. Había mucha pica entre los dos cursos, pero nunca habían llegado a pelearse. Bueno, una vez, cuando aún eran de quinto. Pero eso ocasionó que no los dejaran jugar más a la pelota. Después de tanto rogar y prometer que no se iban a  pelear más, la pelota volvió a rodar en uno de los patios de la escuela. Ese día justo había faltado Ricardo y tenían uno menos. De los chicos del “A” no quería salir ninguno. Entonces los del B la llamaron a Alicia, que siempre se quedaba mirando los partidos. Al principio, muchos protestaron. Incluso Gabriel llegó a decir que era lo mismo que jugar con uno menos.


Cuando Javier se venía con la pelota dominada al piso, apareció Alicia, y se la sacó limpiamente, pasándosela a Antonio, quien se la devolvió. La chica con la bocha al pie le tiró un hermoso caño a Nicolás, que la siguió tirándole patadas y puteadas. Pero Alicia era rápida y esquivó las patadas. Cuando se iba derecho hacia el arco, un grito la frenó. “¡¡¡¿¿¿Pero, nena, te parece a vos!!!???” Era Martha, la profesora. “Mirá que jugar como un varoncito, hay que ser varonera”, dijo, mientras se la llevaba de un brazo. No sería la primera vez, ni la última que le iban a hacer algo así. 

Toni Schweinheim
Obra Publicada, expediente Nº 510614. Dirección Nacional del Derecho de Autor

Seguilo!





Instagram

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios.:


Top