Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Chiqui Tapia (Presidente de la AFA, apretador serial, cobrador); Agustín Orión (Arquero de Colo Colo, puteado, ex saludador de barras); Sergio Marchi (Secretario general de agremiados, rosqueador, lento).

Abajo: Periodismo deportivo (Vendedores de humo, rellenadores compulsivos); Ricardo Centurión (Termojugador); AFA (Asociación sin solución).

Selección.
Se vino el señor Barriga en su versión Chiqui Tapia a cobrarle las deudas a los clubes morosos. ¿Está mal que quiera cobrar la deuda? No. ¿Está mal la forma en que quiere hacerlo? Y, un poco sí. Veamos. Durante la monarquía Grondonista, Don Julio repartía cheques así como reparten volantes en la peatonal Florida. Los clubes estaban en cualquiera… bueno, ahora también, la cosa es que sus dirigentes hacían cualquier cosa si total después estaba Grondona que les daba el cheque fácil a cambio del culo y de un favor político. En ese escenario los clubes entraron en una orgia de deudas, siendo muy pocos aquellos que se tomaron en serio la deuda. En estos momentos la AFA está al borde del caos. Tiene números más en rojo que el cabello de L*b*rm*n y afronta innumerables juicios. Pero claro, a la hora de contratar y despedir entrenadores de la selección y de la sub-20 hay guita a lo pavote. El Chiqui olfateó la guita de la tele y entonces propuso con la aprobación de otros dirigentes la obligatoriedad del pago de la siguiente forma:  15% si no traen a nadie;  hasta 2 refuerzos 30%;  entre 3 y 4 jugadores el 50% y si incorporan más de 4, tendrán que hacer taca, taca y pagar todo. Hay clubes que la están pasando peor que Charles Ingalls cuando se le incendia la casa, o cuando pierde la cosecha o cuando… bueno, en todos los capítulos. Esos equipos perdieron un montón de jugadores porque quedaron libre, deben por todos lados e iban a utilizar la plata de la tele para pagar deudas, no solo a los jugadores, sino que también a los empleados. “Eh si pidieron plata a la AFA que se jodan”, podría decirnos usted estimado lector, razón tiene, pero acá el que se jode siempre es el hincha, el club y los empleados, nunca los dirigentes que son los que dilapidan la plata. Prepárese para un torneo con una desigualdad terrible.
Y hablando de deudas… Volvió Sergio Marchi y en forma de reclamo, como siempre. El secretario general de futbolistas agremiados, luego de “medio torneo” de descanso apareció de nuevo. ¿A qué? A amenazar con que si los clubes no se ponen al día con el sueldo de sus jugadores, el próximo torneo no arranca. Ajá, perfecto. Nadie reprocha la medida de defender a los jugadores, que también son trabajadores, pero… ¿Y mientras se jugaba el torneo? Mientras la pelota rodaba existieron muchos clubes que no pagaron sueldos, que patearon aguinaldos, pero Marchi se rascó más las bolas que Guzmán en el amistoso frente a Singapur. Sin ir más lejos, está el caso de Newell’s que estuvo más de paro que adolescente en P! y así un montón de clubes ¿Por qué no amenazo con parar el torneo en curso? Las cosas mucho no mejoraron desde aquella medida de fuerza que demoro el arranque de la segunda parte del torneo pasado. Hay jugadores a los que no le queda otra que irse por parte de la deuda, resignando plata pero Marchi aparece al final del campeonato como el humo de mercado de pases. Capaz que aparece ahora porque olfateo,  al igual que el Chiqui Tapia, la guita de la tele. No queremos ser mal pensados, no señor pero…

Debutó Agustín Orión en Colo Colo, hubiese sido menos polémico si debutaba con un pibe como Pelé, porque el ex arquero de Boca se comió cuatro pepas contra La Serena, equipo de la segunda división de Chile. Según pudimos ver, la defensa del equipo hizo más agua que la boca del Chiqui Tapia cuando ve un billete.  Sin embargo el reciente ex arquero de Racing, se mostró más lento que De La Rua haciendo diciendo un trabalenguas. Los hinchas del “Cacique” salieron a matarlo por todos lados, twitter, Facebook, LinkedIn, fotolog, ICQ… Y también la ligo de rebote Guede a quien le pidieron que se vaya junto al arquero.

Otra vez Ricardo Centurión es noticia, y no porque San Pablo no se lo haya dado a Boca. Primero se viralizó una foto subida a Twitter por el periodista  Pablo Carrozza, en donde el ¿ex? Boca aparece sosteniendo una ithaca 37. Justo esto se dio en medio de las negociaciones de Boca y San Pablo y además en el marco de la causa de violencia de género —aparentemente dicha foto estaría en el expediente de dicho proceso legal—, situación que está lejos de resolverse. Entonces, el querido periodismo deportivo  empezó a montar guardia en el instagram de Centurión, actualizando cada segundo del día. Haciendo notas por doquier, rellenando más espacios que la selección holandesa de los ’70. El jugador puso en su historia el emoticón de correr junto al de una pistola de agua, con la leyenda “A ver si ahora soy noticia”. Y si, fue noticia porque todo el arco periodístico deportivo levantó la captura de pantalla y se hizo una panzada. Se nota mucho que el mercado de pases viene lento, que no pasa una goma y que hablar de cosas importantes como la deuda de AFA y la guita de la televisación no garpa. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top