Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer puesto. Darío Benedetto (Delantero de Boca, rachero, parlemista).

Segundo puesto. Diego Cocca (Entrenador de Racing, ofensivo, mal defensivo, convertidor de banderas en contra, Bragarnik boy).

Tercer puesto. Julio Cesar Falcioni (Entrenador de Banfield, sumador de puntos, fachero, defensivo).

Selección.
Se fue el torneo nomas, y en la sección no hija de puta de la página, tenemos un podio lleno de menciones especiales al final. Es el podio de la fecha 30, no el del campeonato. El primer puesto es ni más ni menos que para Darío Benedetto, en la última fecha confirmo  y ratificó su condición de goleador total del torneo. Se despachó con dos goles para sumar 21 tantos, le sacó 4 goles a Driussi que termino en el segundo puesto. Allá lejos y hace tiempo, cuando Benedetto debutaba en el torneo, tuvo un partido para el olvido. Pifias, mala definiciones. El periodismo salió a matarlo. El hincha lo veía con malos ojos y nosotros lo cargábamos. Pero a partir de la otra fecha se dedicó a suturar ojetes, y el periodismo que una semana antes lo mataba, lo paso a pedir para la selección, el hincha a ovacionarlo y nosotros a decirle “Palerdetto”. Cerró culos y se quedó con el cetro de goleador.


El segundo puesto es para Diego Cocca. Increíble lo que levantó Racing con Cocca… no, no sean mal pensados, con Cocca el entrenador. Luego del paso de Zielinski por la Academia y de sumar más críticas que puntos, el ex campeón del 2015 volvió al conjunto de Avellaneda y sumó a lo pavote. Desde hacía rato que venía amagando con meterse en zona de Copa Libertadores y lo logró. Justo en la última fecha visitaba a Banfield, que en su casa venia más al palo que el peladito de Brazzers. En un partido lleno de polémicas por el día en el que se jugó (querían jugarlo el martes/miércoles) y con un Rapallini horrible que no podía dirigir ni una mirada, la Academia se impuso, sacó medio boleto a la Libertadores, el cual completo con la serie de resultados del miércoles. Cocca levanta… cuack.

El tercer puesto es para Julio Cesar Falcioni. El entrenador de Banfield la pasó mal frente a Racing, Rapallini lo expulsó y no se quería ir, perdió un partido plagado de polémicas y todo parecía que Banfield se quedaba afuera de la Libertadores. Tenía que perder Estudiantes y no debían ganar ni San Lorenzo ni Independiente.  Luego de putear y putear por cuanto micrófono se le cruzara, el emperador tuvo motivos para festejar: Salvo el resultado de Estudiantes, el Cuervo empató en Córdoba e Independiente hizo lo mismo frente a… ¡Lanús! Que lo jugó con el cuchillo entre los dientes, tirando por la borda cualquier suspicacia de ir a menos. Con la enrome cuota de suerte de su lado, Banfield arrimó el bochín la Libertadores del 2018, por ahora está clasificado a la fase previa, pero conociendo la magia que destila Falcioni, entra de sabiola. Hasta perdiendo entró en este podio. Pasó Magui Bravi en calzas y dijo que Falcioni tuvo un culo bárbaro.

Menciones especiales.
Olimpo, Temperley y Huracán. Por zafar del descenso.

Lanús. Por hacer callar las suspicacias y jugarle con todo al Rojo, a pesar de que el empate le daba el pasaje a Banfield, archirrival del taladro. Ene l fútbol no todo está perdido.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top