Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Es Folclore. No es folclore.
Guillermo Barros Schelotto fue víctima de distintos tipos de cargadas luego de la derrota en el superclásico frente a River. La foto de una empleada de la Fundación Favaloro haciendo con disimulo el singo de “tres” junto al entrenador del conjunto xeneize se viralizó y generó tal revuelo que la misma fundación tuvo que emitir un comunicado pidiendo disculpas y prometiendo sanciones administrativas. “Se fue de mambo loco, una cosa es el clásico folclore que hay en la oficina hostigando a tu compañero de laburo hasta el hartazgo, joderlo hasta hacerle creer que su vida es una mierda por culpa de un resultado deportivo y otra cosa es hacer un ‘tres’ con los dedos, me parece que se fue al carajo la piba esta” comenta un hincha mientras le pone una bomba con panfletos al auto de su compañero para cargarlo por el resultado del superclásico. Además Guillermo sufrió otra situación, cuando salía del estacionamiento y lo esperaban hinchas de River con camisetas para insultarlo y cargarlo.

“Hay que castigar duramente este tipo de conductas, ya mismo le vamos a sacar puntos a Chicago, Chacarita y vamos a mandar a jugar a Belgrano a la Quiaca” puntualizó un miembro de la AFA. Nuevamente se pone sobre el tapete la discusión sobre los límites del folclore luego de los clásicos. “Si colgás un maniquí con una bolsa en la cabeza con la camiseta de Racing simulando una violación es folclore no pasa naranja, si te cagas a tiros con los putos de la hinchada rival, es folclore macho, nadie va a hablar de eso, ahora poner tres dedos así como hizo esa piba, es irse al carajo, que sociedad enferma loco, así no se puede vivir” desliza un barra mientras le da con un fierro a otro. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top