Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Juan Carlos Olave (Arquero de Belgrano, termo, calentón, mimo); Guillermo Barros Schelotto (Entrenador de Lanús, llorón, eliminado); Matías Almeyda (Entrenador de Banfield, Fan de Guardiola, pianta puntos) Walter Erviti (Jugador de Banfield, cuestionador, no amigo de Riquelme, no amigo de Almeyda); Hugo Moyano (Presidente de Independiente, líder de camioneros, rebotador de cheques), Oscar Ustari (Arquero de Newell’s Old Boys, colador, autito chocador)

Abajo: Barras Bravas (Termos violentos, dealers, narcos); Associazione Sportiva Roma (Club italiano, violado por el Bayern Münich); Claudio Borghi (Entrenador de Argentinos Juniors, casi ex entrenador de Argentinos Juniors, amigo de Román);  Federico Insúa (Ex jugador de Independiente, ex jugador, despedido), Gustavo Raggio (Entrenador de Newell’s, casi ex entrenador de Newell’s, creador de machetes inútiles)

 Selección
El domingo River volvió a enfrentarse con su eterno karma, con Belgrano de Córdoba. Más allá que el conjunto millonario gano bien, la gente lo sepulto a puteadas a Juan Carlos Olave, quien con gestos dignos de un mimo, les recordó a todos esos hinchas aquel recordado descenso de River en el monumental. Luego de terminado el encuentro y para terminar de termearla “con de todo”, salió a decir: "No me olvido que prendieron fuego su cancha". La mayoría de los periodistas que tuvieron un pico de indignación y se rasgaron las vestiduras con los dichos y gestos del cordobés, son los primeros que la “termean”  y se escudan en el folclore. Esto claro, sin defender a Olave que derrapo más Robertito Funes Ugarte fuera del aire, y que encima ahora deberá enfrentar a la justicia.

El actual campeón defensor de la Copa Sudamericana se quedó afuera de dicha competencia frente a Cerro Porteño. El conjunto dirigido por Guillermo Barros Schelotto había perdido por 2-1 en la ida y en Lanús empato en uno. Desde hace tiempo que el equipo comandado técnicamente por Guillermo que está flaqueando más que Filmus en los momentos cruciales. Perdió la Recopa, perdió la Suruga Bank, cuando tenía todo para ser puntero termino empatando y ahora esta eliminación. Hay quienes dicen que el entrenador con más protestas que el grupo Quebracho, tiene la cabeza puesta en la selección de Paraguay. Lo raro del tema es que es la primera vez en mucho tiempo que no llora por una derrota y no le echó la culpa al arbitraje.

Y cruzando Remedios de Escalada nos encontramos con Banfield. El equipo dirigido por Matías Almeyda sigue sin ganar desde aquel partido contra Newell’s,  pero lo “importante” es que juega lindo como la Holanda del 74 y ataca más que el Bayern de Guardiola, pero convierte pocos goles y no gana. Y ahora se le sumo una crítica inesperada ¿La de Pagani? No ¿La de Cappa? No ¿La de Orestes Katorosz? Tampoco. La voz que se quejó del proyecto fue la de Walter Erviti, ídolo del club. El marplatense ni bien terminado el encuentro contra Estudiantes salió a decir que "La gente seguramente quiere resultados pero los resultados inmediatos en esta clase de proyectos es muy difícil porque muchos de mis compañeros recién estás jugando sus primeros partidos de primera división y eso tiene un costo". Y empezó la ola de rumores. Que Erviti pidió tres o cuatro refuerzos de categoría para pelear el torneo, que si no se retira. Que Almeyda se enojó. Que el presidente de Banfield está pensando más en la AFA que en el club. Que chau Almeyda…  Un quilombo más grande que la misma defensa del taladro.

En Independiente estaba todo tranquilo hasta que el calienta bancos crónico de Federico Insúa quiso cobrar plata que le correspondía y Hugo Moyano lo rajo a voleos. La cosa fue así: Al Pocho le deben un millón y medio de pesos de las dos gestiones —Cantero y Moyano—, Huguito le dio dos cheques de 750.00 cada uno pero le dijo que no los deposite por lo menos durante 20 días. Insua se cansó de esperar, dejo un rato el banco de suplentes para irse al banco pero de plata, los deposito pero los cheques rebotaron más que las pelotas que paraba Palacio en el último mundial. Cuestión que Moyano lo rajó a Insúa a pesar de los pedidos del plantel y a otra cosa. Ahora el jugador quiere cobrar todo el contrato. Un quilombo más grande que los cambios que hace Almirón.

Se jugó el clásico de Rosario, gano Rosario Central y dejo a Newell’s con una depresión más profunda que la que tienen todos los argentinos recordando las definiciones de Higuaín y Palacio en la final del mundial. Oscar Ustari mucho tuvo que ver, si bien el arquero surgido en Independiente tuvo varias tapadas, en el segundo del canalla se quedó parado tomándose el estómago por un supuesto codazo de Abreu, mientras entraba la pelota, cuando esta cruzo la línea del gol, Ustari se tiró como si ahí le doliese más el estómago o la culpa.  Con el resultado adverso, Gustavo Raggio presentó la renuncia, pero ni siquiera eso le salió bien porque no se la aceptaron. Por ahora sigue al frente del equipo. Encima con el “machete” que le paso a Ustari y este a los otros jugadores, le dio letra a los de Rosario Central para que los gasten hasta el próximo clásico.

Otra vez los barras fueron noticia esta semana, lamentablemente. En primer lugar acusaron a algunos barras de All Boys de vender droga usando como cortina una pizzería. A Mauro Martín lo absolvieron en la causa de Maxi Mazzaro y dicen que volvería a la cancha. Salvador Pasini renunció como técnico de Deportivo Italiano luego de ser apretado por la barra. Rosario es un polvorín con los barras narcos… ¿Alguien puede pensar en futbol?

Roma la “Brasileo” y de local se comió siete goles con los alemanes del Bayern Münich. Si otra vez los alemanes metiendo humillando al local, otra vez Müller metido en una goleada y otra vez a un equipo del brasilero Maicon le meten siete pepas en menos de tres meses y días.

A otro entrenador que no le está yendo bien es a Claudio Borghi. Argentinos Juniors se reforzó para volver rapidito a primera, encima con eso de los 10 ascensos la cosa parecía más sencilla pero no. El Bicho del Bichi se encuentra en el puesto octavo a cinco puntos —Con un partido menos—  del último que asciende en la zona A. El Bichi, toda una institución en AAAJ, quiere seguir, pero los que mandan son los resultados. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top