Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Periodismo (Veletas, lobbystas profesionales, mentorisos, vendehúmos); Selección de Chile (Seleccionado sudamericano que no clasificó al Mundial de Rusia, ex agrandado, divididos);  Paolo Montero (Entrenador de Rosario Central, casi ex entrenador de Rosario Central, hijo no reconocido de Walter White y Sampaoli).

Abajo: Olimpo (Club de Bahía Blanca que esta ultimo); Sebastián Méndez (Ex entrenador de Belgrano, ex carnicero, ex generador de empleaos de traumatólogos); Ricardo Caruso Lombardi (Entrenador de Tigre, puteado, sin suerte, meado por un ejército de L*b*rm*n).

Selección.
Ahhhh, el querido periodismo deportivo argentino. Uno ve como fue el periodismo en general en esta semana y necesita como mínimo dos baldes de reliveran gotas para no vomitar por cómo se comportaron.  Una cosa es la libertad de expresión de los medios y otra la libertad de perversión... En fin, estamos acá por el periodismo deportivo que nuevamente tuvo una hermosa semanita. Ya con la selección clasificada al mundial, estos hermosos cagatintas se dedicaron a borrar con el codo lo que escribieron con el toto. Claro, si total en este país nadie tiene memoria. De hacer informes en contra de la AFA y culpar (antes del partido contra Ecuador) a los dirigentes por el mal momento de la selección, pasaron sin escalas a chuparle las medias en masa al Chiqui Tapia, quien estuvo en cadena nacional por todos los canales deportivos y no deportivos. En 90 minutos paso de ser un garca a ser un estadista. Otro milagro de Messi.  Terminada la emoción de la clasificación, llegó la hora de hacer lobby: Cvitanich a River. Por momentos parecía que el periodismo estaba más interesado en que el delantero casi croata vaya a River, que el mismísimo Gallardo. Que el jugador le estaba metiendo presión a Banfield para irse, que ya estaba hecha la cosa, que el jugador había amenazado con irse… hasta le inventaron un hijo hinca de. Después el jugador salió a hablar, a desmentir todo, aun así algunos medios tergiversaron todo y hasta el mismo Cvitanich tuvo que salir a responderles en Twitter ¡Pero que viva el lobby Pisculichi!


Central no pega una en el torneo local, tiene menos suerte que Matías Alé casado. Con un horrible presente en la superliga, pero con enormes chances en la Copa Argentina, y esto último es lo que mantiene en el cargo a Paolo Montero. La gente del Canalla pide que el “Walter White afeitado” de la conducción técnica deje el cargo. Claro, hay algunas voces encontradas, porque algunos lo bancan al pelo entrenador, por haber dejado a Boca afuera de la Champions argenta. Otros, en cambio, quieren verlo lejos de Rosario, por más que haya dejado a Boca en el camino. La verdad es que Central en el torneo tiene menos volumen de juego que Bastia de cabello, se le caen menos ideas que a Nik y sufre horrores a la hora de atacar. En la copa juega en modo avión y avanza. Por ahora el ex defensor carnicero sobrevive.

Olimpo no levanta cabeza, apenas un punto de 18 posibles y se hunde más rápido que la imagen del periodismo por estos días. Argentinos Juniors levanto, y esa levantada provocó que el conjunto de Bahía Blanca caiga en la zona roja del campeonato. No sumar puntos es alarmante, pero no sumar y encima jugar a la nada misma es para agarrarse la chota con la puerta de un falcón. Si no fuese por Gabbarini, los partidos terminarían todos en goleada. Viene acumulando caídas al hilo y un futuro más preocupante que el de este ispa. Ahora asumió Forestello, quien deberá remarla en dulce de leche repostero mezclado con cemento de secado rápido. 

Se fue nomás el Gallego Sebastián Méndez de Belgrano, y se rajó en medios de rumores: que se había peleado con la dirigencia, que se había peleado con Olave… como en su etapa de defensor más o menos. Si uno mira la tabla, el Pirata no está taaaaan mal, tiene 9 puntos y está en el lote de los que pelean por ingresar a la Sudamericana. Pero, el conjunto cordobés se quedó afuera de la Copa Argentina tempranamente y él también se va tempranamente. En la actualidad el Celeste no tiene problemas con el promedio, pero si no comienza a sumar rápido, esta complicadito para el torneo del 2018/19, si falta un montón, pero desde que se fue Zielisnki que no pegan una en cuanto a DT.

 La mala suerte que está teniendo Ricardo Caruso Lombardi es terrible, parece meado por un N*v*rr* M*nt*y*. Desde que arrancó el campeonato que Tigre a duras penas sumó tres horribles puntos y no ganó. La gente de Tigre le perdió la paciencia y sobre todo la fe y lo putean más que al Edu Feinmann por teléfono en el programa que tenía en los ’90. Contra Racing, Tigre no mereció perder. Pero Racing en una de las pocas que tuvo se la puso sin vaselina y volvió a dejar a los de Victoria sin nada. Si bien Tigre aún está lejos de la zona roja de los promedios (a 15 puntos de Olimpo), sino comienza a sumar, el próximo torneo comienza tan complicado que ni siquiera Caruso podrá salvarlo… ah no, pará.

Y continúa el lio en la selección chilena. Tras la no clasificación al mundial y de la bomba nuclear que tiro la mujer de Claudio Bravo, la cosa esta más caliente que Cavani con Jara. Se destapo una interna más grande que la cordillera, de un lado Vidal y del otro Bravo. El periodismo deslizó que ahora los jugadores armaron otro grupo de WhatsApp, llamado “La Roja sin Sapos”... ajá, un dato revelador e importantísimo eh. En fin, la cosa en Chile está que arde, los jugadores están recontra divididos y los hinchas se inflaron los huevos de muchos de ellos y piden una limpieza. En el medio el periodismo chileno haciendo lobby por tal o cual entrenador… en cualquier momento lo llaman a Caruso Lombardi.

Banco de suplentes.
Chicho Serna (Lavandero de guita, acusado)
Newell's (Club que dentro de poco no solo deberá sueldos sino que también puntos)
Barra de independiente (apretadores seriales)

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top