Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer puesto. Julio Cesar Falcioni (Entrenador de Banfield, económico, doble de nariz de Gonzo de los muppets, amante del doble 5)

Segundo puesto. Walter Bou (Delantero de Boca, hermano e’ tigre, goleador)

Tercer puesto: Paolo Montero (ex linchador de piernas de rivales, entrenador de Colón, sumador de puntos)

Mención especial. CONMEBOL (Garcas que en un hecho inédito hicieron algo coherente)

Selección
Julio Cesar Falcioni fue al supermercado Día con 75 pe y armó un plantel que se puso séptimo a seis puntos del puntero, equipo al que no le había ganado nadie. Pero no solo eso, Newell’s si ganaba quedaba puntero, jugaba en su casa y también fue derrotado por el equipo dirigido por Falcioni. Después de un arranque horrible, y un torneo donde venía a los ponchazos y los dirigentes hasta ya tenían abrochado a Holan. Pero el emperador, se transformó en el empernador dándole matraca a los de arriba y desmitificando eso que los equipos de Falcioni jugaban mal.

Se destapo el hermano e tigre… o de pantera en este caso. Cuando Benedetto empezó a meterla seguido, se lesionó. Cuando los mellizos Barros Schelotto estaban por cortarse las bolas en fetas al unísono, apareció Walter Bou y la está metiendo más seguido que futbolista en Esperanto. Ya lleva cinco goles. Frente a Racing fue imparable… bueno, por como jugó la defensa racinguista, hasta un caracol hemipléjico con dos kilos de sal era imparable. Lo cierto es que frente a Racing marcó dos goles y siempre siguió las jugadas de cerca, para estar a la pesca del gol.

Despacito y en silencio, Colón viene sumando puntos y ya está octavo. Paolo Montero tuvo un buen arranque con la mente puesta en el flojo promedio y de a poquito ya sumó 20 puntos, lejos de la zona roja del promedio. Arrancó el año en el puesto 26°, al límite de donde acecha el tan temido fantasma de la B. Hoy está en el puesto 19° y si uno ve como están jugando los del fondo, nada tiene que temer. El ex asesino de tibias y peroné uruguayo, armó un equipo compacto y solido con tres pesos, dos gomitas y un par de clips y empezó a remar. Va llegando a buen puerto.  

Y aprovechando que esta es la sección no tan hija de puta de la página en donde elegimos en forma completamente autoritaria a aquellos que nos parecen los mejores tres de la fecha. Hacemos una mención especial a la CONMEBOL. Por un minuto corremos los garcas que son y que la tragedia del Chapecoense podía haberse evitado, si para estos garcas hubiese sido más importante la seguridad de los jugadores que la cometa da Lamia. La mención viene por parte de la Copa Sudamericana otorgada al Chapecoense. A estas alturas el trofeo, la estrellita de ser campeón era completamente inútil. El pedido de que el equipo brasilero sea campeón no solo pasaba por el reconocimiento, sino también por la ayuda. Como campeón el Chape, no solo va a tener una Copa o una estrella. Le va a ingresar dinero por ser el campeón, por entrar a la Libertadores, por jugar la Recopa y la Suruga Bank. Si, era algo completamente lógico y esperable que el Chapecoense sea declarado campeón, pero viendo como son los garcas de la CONMEBOL, uno dudaba y así como siempre los criticamos, tenemos que aplaudirlos por una decisión al fin coherente.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top