Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


Primer puesto. Los pibes del futsal (Campeones mundiales).

Segundo puesto. Sebastian Driussi (Goleador de River, sorpresa, ex puteado).

Tercer Puesto. Ricardo Caruso Lombardi (Entrenador de Huracán, stadupero, comerciante de pequeñas partículas sólidas que resultan de la combustión incompleta de un combustible).

Selección.
Y los pibes del futsal lo lograron solos. Sin ayuda, con la AFA solo entregándoles camisetas, con un periodismo deportivo que ni sabía que existía este deporte. Pero a la hora del exitismo, todos nos colgamos del enorme logro de este equipo. Antes del mundial solo un periodista hablaba de este noble deporte: El Pollo Vignolo. Pero solo para pegarles palos al entrenador y al equipo, luego de la derrota contra Brasil en amistosos. ¿Por qué? Fácil y simple: El entrenador, Diego Giustozzi, salió a cuestionar el formato de televisación que hay de ese deporte en la argentina (Partidos al voleo de ligas al voleo, horarios irrisorios, etc), y el Pollito querido, salió a defender al dueño de los derechos. Ahora con la Argentina campeona del mundo está escondido bajo una piedra. Pero bien. Con poco apoyo, los muchachos del Futsal se consagraron campeones mundiales.  Vencieron a una Rusia con más brasileros que una escola do samba. Para todos los que conocen (o conocemos) a los jugadores, saben que todo es a pulmón y que si Argentina llegó a la cumbre mundial sin apoyo, con apoyo no nos pará ni Brasil en su mejor momento. Salud muchachos.

Hubo veces en la que Sebastian Driussi era más cuestionado que Aranguren… bueno, no tanto. Si era resistido y puteado por muchos hinchas de River.  Razones no faltaban: erraba más que Vilouta en los relatos. Si bien es un pibe, en el fútbol la paciencia no existe. Antes de comenzar el torneo, Driussi fue ofrecido a Vélez y Huracán. Todo indicaba que con la llegada de refuerzos, el pibe no iba a tener lugar. Pero Gallardo lo bancó.  Driussi dejó la paja y cerro colas con goles, por ahora viene mojando más seguido que el Gigoló en algún VIP. Tiene 5 goles en 5 partidos, supero a otro goleador en racha como Blandi y parece no aflojar. 

Un día volvió. Bueno, tampoco pasó mucho tiempo. Pero la cosa es que Ricardo Caruso Lombardi otra vez está en el ruedo. Volvió para deleitarnos con sus humaredas en las conferencias de prensa. Con sus Stad Up en la línea de cal. Con sus acusaciones a los árbitros. Con todo lo que representa. Volvió él. Co tan solo dos prácticas, Huracán ganó por primera vez en el campeonato. Después de mucho, mucho, mucho tiempo, Caruso agarro a un equipo no tan complicado con el promedio. Si bien Huracán necesita sumar, no está muy comprometido. Lo importante es que volvió la fiesta, el humo, las declaraciones petardistas.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top