Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer puesto. Gustavo Alfaro (Entrenador de Gimnasia, defensivo, casi renunciado)

Segundo puesto. Arturo Mina (Jugador de River Plate, doble de Predator, mix del negro de Mambrú, el cantante Wilkins y Predator )

Tercer puesto. Juan Manuel Azconzábal (Entrenador de Atlético Tucumán, hacedor de bloopers parando penales)

Selección.
Es pronto, muy pronto para hablar de candidatos. Solo van dos fechas pero la ilusión a los punteros no se la saca nadie. Uno de los punteros es Gustavo Alfaro. El entrenador de Gimnasia vivió una semana más extraña que los peinados de los jugadores de la selección de Chile. Puso su renuncia a disposición por un comunicado en donde los dirigentes lo criticaron por sus dichos por la casi venta de Meza. Alfaro en una semana defendió más los intereses de Gimnasia que todos los dirigentes desde que asumieron, y lo hizo futbolísticamente. Los equipos dirigidos por don Gustavo siempre son un hueso difícil de roer, tan solo basta con recordar a Arsenal campeón. Llegarle era más difícil que levantarse una mina con el chamuyo de Maxi Fourcade. En Gimnasia aplica lo mismo, y si bien van dos fechas nada más, la ilusión no se la roba ni cinco gordos vestidos de traje… o un pelado vestido de traje en este caso.

Arturo Mina llego a River para suplir la falta de Ramiro Funes Mori. El ecuatoriano llegó del equipo revelación de la pasada Copa Libertadores: Independiente del Valle. Que curiosamente dejó en el camino al mismo millonario y a Boca. Arturo vino con un look entre Wilkins (el cantante de Sopa de caracol), Predator y el Negro de Mambrú, y ya se ganó varios corazones riverplatenses. Actitud para ir al frente, más presencia que el gigoló en un boliche, pone la pierna fuerte y encima tiene gol. Su gol le dejó los tres puntos al conjunto millonario frente a un Talleres más difícil que pagar la luz, el gas y el agua de un tirón. Se transformó en el primer ecuatoriano en hacer un gol con la camiseta de River, y de a poco está haciendo olvidar a Rogelio.

Muchos agoreros decían que Atlético Tucumán no iba a poder repetir aquel campañón del último torneo, campeonato en el que casi se mete en la Copa Libertadores. Sin embargo y por lo visto en estas dos fechas, el conjunto dirigido por Juan Manuel Azconzábal nuevamente será uno de los equipos a los que para ganarle habrá que derramar mas sangre, sudor y lágrimas que Cachito Vigil comentando en los Juegos Olímpicos. El decano es un equipo construido a la imagen y semejanza del Vasco: firme atrás, y te liquida cuando tiene la oportunidad. El vasco está demostrando que el último torneo de Atlético no fue la sorpresa porque tuvo suerte, sino porque se rompió el culo trabajando y poniendo la cara, como el mismo Azconzábal intentando parar una pelota en la cancha de Arsenal, donde terminó casi con la ñata contra el césped.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top