Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Humbertito Grondona (Ex entrenador de las selecciones juveniles, portador de apellido, indignado, hijo, vago);  Periodismo (Amarillistas, petardistas, vendedores de humo, serruchapisos);  Alfredo Grelak (Entrenador de Quilmes, plomero del Titanic).

Abajo: Rodolfo Arruabarrena (Su nombre es Sam, casi ex DT de Boca, camarilleado por el periodismo y los jugadores);  Gonzalo “Pity” Martínez (Jugador de River, Callador); Carlos Tévez (Jugador del pueblo, remador en un mar de yogur)

Nota. Tal como explicamos acá, este antiequipo tendría que haber sido publicado el viernes pasado. Pero dentro de todo no nos quedó tan extemporáneo, Arruabarrena sigue sin dar pie con bola mientras el periodismo sigue dándole con todo; Tévez sigue desaparecido; Humbertito sigue siendo Humbertito;  Grelak ahora soporta 9 goles en dos partidos, el resquemor con el Pity sigue.

Selección.
Se terminó el periodo de Humberto Grondona al frente de la selección sub-20, después de quedar eliminados en primera ronda frente a la superpotencia de Austria. Pero bueno, al menos se ganó el sudamericano. En realidad el contrato de uno de los hijos pródigos de Don Julio había terminado su “mandato” en diciembre, momento en el cual finalizó su contrato pero parece que ahora es definitivo porque ya se habla de Tocalli y de Milito al frente de las selecciones juveniles. Esta noticia hizo que don Humberto estalle de furia y se queje como Gago ante alguna falta. Primero sostuvo que nunca se comunicaron con él y que además le deben plata… Listo vieja, cerrá todo nos vamos.  Con toda la que se llevaron… Argentina país generoso. Luego dijo que espera que el próximo entrenador sea exitoso en la sub-20 y finalizo con que a él lo corrieron porque “los Grondona” apoyaron a Tinelli. Nunca habló que la selección juvenil jugaba como el orto, que no sabía atacar y mucho menos defender, pero claro como ganó el sudamericano se creyó Pekerman. Adiós Humbertito.


Huracán tuvo un accidente con “suerte”, como bien dicen las frases hechas, porque por suerte que no tuvo que lamentar víctimas fatales. Pero bien pudo ser una tragedia. Y es allí donde el periodismo puso primera y arrancó con todo hacia la desinformación con el tema de Toranzo. La noticia empezó como que había volcado el micro de Huracán y no había pasado nada. Pero por la tarde empezaron los rumores sobre Toranzo: primero que le habían amputado cuatro dedos del pie, después la amputación fue parcial y por ultimo una limpieza. En el medio, Nadur, presidente del club, empezó a contradecirse con el médico del club, que también estaba en Buenos Aires…  parafraseando a Guido Süller: fue un quilombo, un QUI LOM BO. Mientras Nadur salía a decir que a Toranzo no le había pasado nada, los medios afirmaban que había una amputación, mientras el medico del globo sostenía que le habían amputado una falange otros sitios de información aseguraban que estaba todo bien. Claro, del otro lado había familiares, amigos e hinchas de Toranzo que si se guiaban por el periodismo hubiesen tenido la presión en 20/10. Pero claro, pare el periodismo es mucho más importante dar una primicia a que te amputen la credibilidad.

Y aquí tenemos la segunda parte del periodismo, la serruchapisos. El 2016 no empezó de la mejor manera para Rodolfo Arruabarrena, superclásicos perdidos, menos volumen de juego que Dertycia de cabello, partidos perdidos y encima una final contra San Lorenzo donde el equipo del Papa le metió cuatro pepas. Rememoremos: Cuando fueron los incidentes en los superclásicos de verano y el quilombo mayor en el amistoso platense; el periodismo se rasgó las vestiduras diciendo que no era para tomárselo tan así porque no pasaban de partidos preparativos de verano. Siempre decimos lo mismo: al equipo que en el verano le va bien, el periodismo lo infla para luego darle con un caño al primer traspié. Y si un equipo anda mal aprovechan para darle desde ese momento.  Es cierto, el equipo del Vasco juega más feo que Ribery con una máscara de pepinos y el periodismo no mete los cambios o da las indicaciones. Además no le gana a nadie  y encima  tiene nombres de peso como Tévez, Osvaldo, Gago. Carlos Tévez esta desparecido, parece ser que ahora está de vacaciones por el 2015 sin descanso que tuvo. No aparece y cuando lo hace esta fastidioso, errante… parece que Pachorra por fin lo pudo agarrar y lo tiene cautivo en algún sótano de alguna de las planteas de la serenísima.  Todo está en contra de Arruabarrena, y si además le sumamos que todavía está muy fresco en la memoria del hincha de Boca esos partidos cruciales con River por ambas copas… El Vasco está al borde del precipicio y es el periodismo quien está tomando carrera para empujarlo e instalar nombres como el de Martín Palermo.

El que tiene laburo de verdad es el pobre de Alfredo Grelak, el entrenador de Quilmes que vivió un debut poco auspicioso frente a River. Recibió un plantel que sufrió un éxodo masivo tras un campañon de Sava. Trajo lo que pudo o lo que quedo porque no hay plata. Aníbal Fernández ni pintó por la presidencia. Con todo este panorama Grelak tiene más laburo que el psicólogo de Matias Ale. Encima en el primer partido le toco un River, y encima en ese partido al Pity Martínez se le ocurre jugar como nunca en River… todo mal para Grelak que está tratando de remar en un mar de poxiran con dos revolvedores descartables de café.


El Pity Martínez jugó un partidazo contra Quilmes, casi que se pareció al jugador que era en Huracán. Metió dos goles, corrió, gambeteó… ¿Entonces por qué está acá? Porque tuvo la brillante idea de hacer el gesto de “callarse” a la platea y obviamente el público lo reputeó de arriba abajo.  ¿Para tanto fue? Y… es jodido, es menos peligroso ir a Siria enfundado en una bandera de Estados Unidos gritando “aguante el Tío Sam” a meterte con un plateista. La platea es así. El enojo del hincha de River es que venían bancando (medio a las puteadas) el nivel paupérrimo que tuvo el Pity desde que llegó. Al ex Huracán lo putearon hasta en arameo y el pibe exploto, en la cancha y en el festejo. Luego el 10 de River pidió disculpas, pero más tarde que Saja reaccionando bajo los tres palos.  

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top