Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por el Nene (*)
Ganamos. Qué me importa si terminamos pidiendo la hora o que el gol lo haya hecho Biglia. Pudieron haber sido más goles, eso seguro y si mi suegra hubiese tenido bujías hubiese sido un Valiant oxidado también. Le ganamos a Colombia, podríamos haber ganado 3-0 o que nos empaten 1-1 sobre el final. Pero ganamos, chau picho. Ahora tenemos 5 puntos. Claro, el periodismo también festejo los tres puntos. Y si pibe, si ganamos. El tema es que Sabella con el mismo resultado fue más criticado que los árbitros argentinos. Ojo no quiero defender al defensivo ese. Pero Sabella que era defensivo gano uno a cero. Martino que en teoría es practicante de un futbol ofensivo gano por la misma diferencia. A Martino no lo mataron tanto. Debe ser porque ya gastaron todas las críticas la Tata en la semana. ¿Qué cosa el periodismo, no? Ya le buscaban sucesor a Martino. Qué el Muñeco Gallardo, que Bauza, que Simeone, que tu vieja en pelotas… Claro, gano y se diluyo la chance de que se vaya. Igual no se iba a ir mi viejo. Futbolísticamente hablando al principio fue un desastre. Parecía que Colombia nos iba a meter cinco otra vez, por suerte no estaba atajando el pibe ese que se come los amagues y le gusta posar en slip. Después pasó. Vino el gol de Biglia, que creo que el que aposto 10 centavos a que Biglia iba a hacer un gol se llevó mas de cinco millones de euros.  Un segundo tiempo que nos encontró atacando, pero otra vez, primero el árbitro, después el palo. Después terminamos sufriendo como Porcel Junior empezando una dieta. Se terminó. Ahora sumamos 5 puntos, nos vamos de vacaciones para descansar la garganta de putear al Tata, el que no lo putea al Tata es porque es de Newell’s y con justa causa o es el tibio podrido del acariciador de caprichosas de Quique Wolff.

Uno por uno

Sergio Romero (5) No tuvo mucho laburo, en el final esa salida suya provoco que lo puteemos casi tanto como a Martino en lo que va de eliminatorias.

Gabriel Mercado (7,5) De lo mejor de la Argentina, jugó como si hubiese venido siendo titular desde el mundial. Hasta cuando se retiró por lesión la hizo bien, porque consiguió un cuello.

Nicolás Otamendi (7,5) Otra de las figuras de la defensa. Como Agüero en sus relaciones amorosas: se le pego a Vaca, digo a Bacca y no lo dejó jugar, tiene voz de mando como mi señora.

Ramiro Funes Mori (7) Buena labor, y no se olvida de sus raíces porque se acordó que es un Funes Mori y hizo una pifia que casi nos sale carísima.

Marcos Rojo (?) No fue el Rojo de otros partidos. Sabella aun no mando la contraseña para activarlo en partidos de la selección.

Lucas Biglia (9) La figura de la cancha, el autor del gol y de que no lo linchen a Martino a su vuelta. Estuvo más intratable que Carmen Barbieri hablando de Santiago Bal y lo padecieron los colombianos. La jugada del gol la empezó y la termino él. Dio una asistencia para Dybala pero el mamaverga del árbitro lo anulo. Siga así pibe.

Javier Mascherano (6,5) Mal, perdió por knock out en el segundo round contra Cardona. La revancha será en el Madison Square Garden.

Ever Banega (7,5 mochilas) Junto con Biglia lo mejor por el medio. Complico a Colombia y estuvo más activo que el Gigoló en un boliche.

Ezequiel Lavezzi (7 tangas) Se sacrificó y se gastó más que intentado levantarse a la novia del Dipy.

Gonzalo Higuaín (6,5) No tuvo ninguna clara pero siempre participo en el ataque. Es como ir al boliche, no encaraste a ninguna mina pero ayudaste a tu amigo a que se chape a una.

Ángel Di Maria (7) Arrastraba todas las marcas así como el Pocho Lavezzi arrastra adolescentes en celo. Las orejas le hicieron de “paracaídas” y por ende se cansó más al correr tanto.  Fue rápido y estuvo a punto de marcar pero la Higuaineó.

Paulo Dybala (7,5) En 20 minutos hizo más que todos los delanteros en las eliminatorias. Un gol anulado y otra en el palo. Claro y como siempre, lo cagaron a palos pero el árbitro se hacia el pelotudo.

Gino Peruzzi (-) Entró para ver si era posta que a Mercado le habían puesto un cuello ortopédico.

Enzo Pérez (-) Entró para hacer tiempo con el cambio, Martino Carusista.

(*) No pibe, no te comas todos los amagues. No es el Nene posta

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top