Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por la Tía (*)
Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah pero muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy buenas tardes mis queridos y hermosos amigos. ¿Cómo están? Espero que maravillosamente maravilloso. Hoy tenemos una historia de vida realmente maravillosa. En realidad son varias. Porque Jugaron muchos partidos y cada uno de ellos es una historia maravillosa para contar. Boca está muy cerca de salir campeón. San Lorenzo empató con Central y yo me voy a tomar este whiskicito mientras vemos todas esas maravillosas historias. Historias que pueden ser de derrota, victoria o empate. Pero son todas lindas historias que merecen ser contadas ¿Habrá el Chacho Coudet podido desenmarañar la cruenta expulsión que le dio el árbitro? Ahh, habrá que esperar y ver. Así que mientras yo estoy sentada acá, disfrutando de este hermoso whiskicito, vamos a ver estas historias del corazón.

Ay pero que lastima. Perdió Huracán. Me apena por Domínguez que es un hombre buen mozo. Me gustan los hombres con barba. Son más masculinos. Pero esta vez perdió ¿Habrá empezado otra camarilla? Ay estos chicos que se la pasan de camarilla en camarilla. Cuanta promiscuidad. Hay que cuidarse chicos. Pero que linda historia de vida nos contó el equipo de Maxi Rodríguez. Se repuso a las adversidades y de a poco se va consolidando en la liguilla pre sudamericana. El primer gol del partido lo hizo él. 36 minutos iban. No era tan temprano, pero tampoco tarde. La defensa de Huracán estaba con la cabeza en la Sudamericana. Ay estos chicos de hoy que pierden la cabeza enseguida. El segundo gol lo hizo también Maxi, que chico divino.

¿Qué le pasó a River? Es la pregunta que todos nos hacemos. ¿Habrá perdido el buen juego? Para mi eh, solo para mí, tienen la cabeza puesta en el Mundial de Clubes. No les importa otra cosa. Y eso está mal. Porque dejan de lado lo nuestro, como el torneo este de 30 equipos. Como que se olvidan de él. Tanta Alegría seguida le hizo mal, como dirían los maravillosos Auténticos Decadentes. Que linda banda y que alegre ¿No? Hay que ser más alegre en la vida. La defensa de River me hizo acordar a los arboles esos del señor de los anillos. Por cómo se movían de lento. Que linda historia de vida la del Señor de los anillos. Un hobbit que tiene que destruir un anillo, como la vida misma. Cuantas veces habremos pasado por una situación similar. Muchas seguro. El primer gol lo hizo Tagliafico, los defensores de River en babia. El segundo fue el rusito Rodríguez de penal tras un penal muy infantil. Ay chicos, chicos. Y la cereza del postre la puso Juan Lucero. Don Lucero, como el de Cebollitas, que lindo hombre, muy buen mozo.

Que feo lo que hicieron con el pobre payasito Lugüercio. Muy mal eh. No aprendimos nada. Ahora otra vez sin público visitante. Sin la alegría y la fiesta. Todo muy sombrío. Es una película de terror el futbol argentino. Pero una clase B de los 80. Donde todo está  mal y da miedo por todos lados. Que tristeza. Me sacaron hasta las ganas de comentar este partido. En protesta voy a tomarme este vemucito.
Lo tuvo Racing pero choco contra la seguridad de Bologna. Que buen arquero. Atajo todo. Banfield pudo marcar con alguna contra, pero Saja también estuvo seguro. Racing se quedó afuera de la lucha por el título y Banfield se complicó un poco para entrar a la liguilla pre libertadores. Pero lo bueno es que repartieron puntos. Porque está bueno eso de poder compartir con el otro, aunque sea puntos. 

(*) No es la Virginia de verdad, es una maravillosa parodia. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top