Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5


Primer puesto: Sebastián Torrico (Arquero de San Lorenzo, luchador)

Segundo puesto: Claudio Vivas (Entrenador de Banfield, Bielsista, Calenton)

Tercer puesto: Rodolfo Arruabarrena (Entrenador de Boca, puntero, protestón)

Luego del drama familiar que tuvo Sebastián Torrico volvió a las canchas y lo hizo de local frente a Banfield. Un partido chivo. Más allá de la espectacular salvada que tuvo cerca del final del partido, está en este podio por todo lo bueno que generó en  el fútbol.  Todos recontra sabemos que el fútbol argentino está podrido. Barras, negocios turbios, desidia, etc. Pero lo acontecido con Torrico despertó lo mejor de todos. El arquero recibió muestras de afectos de todo el ámbito futbolero. En todas las canchas al menos hubo una muestra de afecto.  Hasta la barra de Vélez colgó un trapo. Los jugadores de Huracán y los de River con una bandera también. No todo está podrido, señores. Hay esperanza.

En la etapa Almeydista, Banfield iba al frente pero atrás se regalaba más que Silvia Süller al plantel de San Lorenzo.  Almeyda se fue y el coordinador de inferiores, Claudio Vivas, se hizo cargo interinamente del plantel. Vivas, uno de los “mini me” de Bielsa que andan pululando por allí, le dio una vuelta de rosca. Sigue yendo al frente pero cuidándose atrás. Gano dos al hilo, a Godoy Cruz de visitante y a Gimnasia de local. Dos partidos más duros que el Pity Álvarez a cualquier hora del día. Le tocaba el puntero del torneo, San Lorenzo. Empato y pudo ganarlo sobre el final pero salvo Torrico. Pero la cosa no quedó ahí porque este lunes, el presidente de Banfield lo confirmo en el cargo hasta la finalización de este campeonato.

Boca no juega bien pero es efectivo y además es único puntero. El equipo del vasco Arruabarrena tuvo un partido más duro que la mandíbula de Iudica contra Gimnasia. No apareció Tévez pero Chávez  y Lodeiro para quedarse con tres puntos vitales.  El Sean Penn ensamblado en Tierra del Fuego, tuvo que echar mano del banco de suplentes y cambiar en algo el esquema táctico, eso le valió lograr la cima del campeonato. Ahora se le vienen dos exámenes durísimos:  un clásico con San Lorenzo y el superclásico, pero ahora disfruta de la punta en soledad.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top