Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por el relator militante (*)
Buenas tardes compañeros. Vivimos esta magnífica jornada historia de clásicos. En un soleado domingo peronista. La fiesta popular que los agoreros del odio se empecinan en querer ensuciarla. Esos que tenían cautivos a los goles. ¿Salsa pomarola popular o fileto golpista? Esa es la cuestión. Cuanta fiesta en las tribunas. Contentos de esta panacea de la democracia del fútbol que nos ha regalado este gobierno nacional y popular. Gano Boca y los hinchas xeneizes están contentos. Los de River también porque pudieron disfrutar de otra mágica entrega del futbol para todos. Todo es alegría y felicidad. La fiesta de la democracia en una jornada histórica de futbol donde se vivieron todos los clásicos de este país federal y participativo. Las tribunas desbordan de alegría. No importa el resultado, no importa cómo van en la tabla. Lo que importa es ser parte de esta histórica fecha donde los descamisados del fútbol demostraron que los clásicos son la alegría del pueblo. A paso de vencedores. Ni los fondos buitres desparramados por los monopolios podrán quitarnos la alegría de ver futbol.

Un marco maravilloso, una fiesta en la tribuna se vivió en bahía blanca. Gano Olimpo, el olimpo del pueblo frente a Sarmiento, el Sarmiento de la oligarquía sojera ¿Milanesa de bola de lomo o Cuadrada? Esa es la cuestión compañeros. Una jornada historia en este clásico entre dos equipos del interior de la provincia de Buenos Aires que tan bien la lleva adelante el compañero Daniel, y que seguramente la llevara el compañero Aníbal. El gol de la victoria lo hizo Walter Acuña para delirio de la gente en Bahía Blanca y en todo el país celebrando la vitoria de este futbol para todos y de la década ganada. Que victoria la de Olimpo, tu victoria, mi victoria.

El clásico de los celestes, celeste como la bandera que Belgrano nos legó y que el proyecto defiende a muerte frente a las garras de los buitres y los monopolios. Otro partido que no es un clásico en sí, pero es un clásico del futbol para todos porque ahora llega a todo el mundo, es universal e inclusivo. Un partido vibrante y emocionante.  A pesar de un primer tiempo chato y aburrido donde la oposición seguramente puso palos en las ruedas para que así sucediera. Pero en el segundo tiempo nos regalaron goles y emociones. El primero lo hizo Facundo Parra, el parranauta para el conjunto de la crema. Iban 33 minutos y el final de ciclo se venía, como predicen los agoreros soldados de Magneto ¡Pero minga se viene el fin de ciclo! Porque apareció Fernando Márquez para poner el 1-1 y distribuir de forma equitativa el resultado, al igual que las riquezas tal como hizo este gobierno en esta década ganada, para que lloren los golpistas.

Gano Tigre, enfrento a un tibio Vélez que no supo cómo resolverlo. Como las crisis neoliberales que pasaron por este país. La gente no lo quiere más a Russo, un entrenador elegido por la voluntad popular y al que están instigando a la renuncia desde los medios hegemónicos, esos que solo son pesimistas. Pero Russo no renunciara porque tiene su pacto con un pueblo velezano. Fue goleada del equipo de Victoria, tu victoria, mi victoria. Federico Gónzalez hizo el primer gol en un primer tiempo que fue una fiesta popular. Tigre era más, y ningún caceroludo oligárquico pudo evitar el dos a cero que hizo Facundo Sánchez a los 11 minutos del segundo tiempo. Y se vino el tercero para la desgracia de los profetas del odio, para la alegría del flaco Néstor y del pueblo argentino, lo hizo Lucas Wilchez. Gano Tigre a pesar de tener a Massa como hincha.

Un partido épico, un partido memorable donde no hubo goles pero si hubo fiesta en Rosario. Futbol para Todos el mejor antídoto contra la cadena del miedo y el desánimo. Y los rosarinos lo sabían y no hubo gritos de goles, pero hubo grito de carnaval porque ambos equipos festejaron la repartición justa de puntos. La igualdad, de eso se trata compañeros.

Un empate a flor de piel, otra repartición de puntos entre ambos equipos. Porque no solo el Ministerio de Desarrollo Social promueve la inclusión, el desarrollo y la igualdad de oportunidades en todo el país. Si no también los mismos ciudadanos. El sol del 7D viene asomando y los profetas del odio tienen miedo porque se les va a acabar el monopolio del odio. Un partido que se jugó con dientes apretados, con el alma. Apareció a los 21 minutos del primer tiempo, Meza para poner las cosas 1-0 para el pueblo de gimnasia. El lobo festejaba frente a los buitres que querían robarle la ilusión. Del otro lado el león que también le hacía fuerza a buitres y halcones imperialistas, esos que son apañados por los profetas del odio. Así iba a aparecer Jara, el Jaranauta para poner el empate y la distribución igualitaria de puntos en el clásico platense. Gracias Néstor y Cristina por devolvernos porque recuperar derechos genera alegría perder privilegios produce rencor.

(*) Cualquier similitud con algún personaje de la realidad es una choriplanera coincidencia.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top