Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer Puesto: Jonás Gutiérrez (Jugador del Newcastle, luchador, campeón de la vida)

Segundo Puesto: Aldosivi (Equipo marplatense, sorpresa)

Tercer puesto: Diego Milito (Crack de Racing, amuleto de Racing, goleador)

¿Cómo no ponerlo al galgo Jonás Gutiérrez en el primer puesto de este podio? La peleo más que las letras eses contra Angelici y la gano. Triunfó en el partido más importante de su vida venciendo a ese grandísimo hijo de puta llamado cáncer, ese triunfo lo tomamos como propio y lo festejamos. Llego el turno de la vuelta futbolística, fue el 4 de marzo, fue aplaudido y todos nos pusimos contentos. Pero faltaba la frutilla del postre y eso vino el pasado domingo. El Newcastle hace rato que anda a los tumbos y por los puestos de abajo, esta temporada no fue la excepción y llego a la última fecha de la Premier League con chances de bajar. El Newcastle tenía 36 puntos y abajo estaban: Queen Park (30); Burnley (30); Hull (34). Si ganaba se olvidaba de todo y no dependía de nadie. Ahí fue cuando entro el Galgo: primero con un centro para Sissoko y luego con un gol de su autoría. Jonás Gutiérrez nos demostró que es un ejemplo para todas aquellas personas que sufren esta enfermedad, porque se puede y también no demostró que en el fútbol hay vida después de todo.

La revelación del torneo no hay dudas que es Aldosivi. Es tanta la sorpresa que trajo consigo que  Chávez casi lo invita a salir. Esta vez cayó de visitante en la bombonera y se llevó tres puntos frente a un Boca Juniors más cascoteado moralmente que el micro de Cruzeiro. El conjunto de Mar del Plata pego en los momentos justos y supo aguantar a un Boca que atacaba pero que tenía menos efectividad que Palacio en una final de un mundial. Hasta un gordo vestido de futbolista le robo la ilusión al sobrino de Osvaldo de gritar un gol. Aldosivi se quedó con los tres puntos y Boca quedo más golpeado que la jeta de Julio Cesar Chávez jr contra Maidana.

Otro que anda de parabienes es Diego Milito. Racing había logrado el último campeonato corto, está haciendo un buen papel en la Copa Libertadores pero le faltaba algo y ese algo era ganarle el clásico a Independiente, algo que a Racing le cuesta más que a Fabbiani hacer una dieta. Pero ganó, lo logro en un partido vibrante. Fue Milito el abanderado del ataque de Racing y que siempre busco en el área rival. Tuvo una chance que remato afuera —se acalambró al momento de rematar al arco según él—, pero la cosa es que metió el penal con una tranquilidad envidiada hasta por el Padre Farinello y así le dejo un quilombo terrible a Independiente que ahora busca entrenador.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top