Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Daniel Angelici  (Presidente de Boca, figuretti, destructor de eses, vedetonga); Rodolfo D’Onofrio (Presidente de River, Palcoless, Vedetonga, ranchando en el vestuario); Jerome Boateng (Defensor alemán, hombre nudo, descaderado)

Abajo: Teo Gutiérrez (Jugador de River, tomador compulsivo de taxis, expulsable, demente); Periodismo (Vendehumo, marcadores personales, hinchapelotas); Daniel Osvaldo (Jugador de Boca, fumador, tribunero, golpeador de puertas de autos de periodistas); Gallarruabarrena (Perdedor del clásico, ganador del clásico)

Selección.
Pasó una semana del último antiequipo y en el medio dos superclásicos. El del torneo fue para Boca y el de la Copa Libertadores fue para River. Sin embargo la imagen del primer superclásico no fue ni la del festejo de Pavón o de Pablo Pérez, fue la de Rodolfo D’Onofrio ranchando en el vestuario con lo’ pibe’ de la Comisión.  La cosa es que Rodolfo fue con la CD y algunas personas más para el palco asignado pero no había suficiente lugar corte re careta el Angelici, entonces el Rodo se fue con los guachos a ranchar al vestuario trasca que nadie le atendió el celu al Rodo, son re gato lo de la CD de Boca, uno antichorro perro, pero una foto re cheta se sacaron pal feis el Rodo y lo guachines de la comisión, meta vino meta sustancia. En fin, la foto en pocos minutos recorrió todo twitter de ida y vuelta y varios se mostraron indignadísimos por el trato a la comisión de River. Pero Daniel Angelici lejos de hacerse el boludo o de pedir disculpas se plantó y arremetió acusando a su par de River de querer dar lastima para que se hable de eso y no de la derrota de River. Una pelea digna de vedetongas. Luego antes del superclásico por la copa se reunieron y limaron asperezas puertas adentro, pero claro para las cámaras fueron como Moria contra Carmen Barbieri.

Con solo un movimiento Lionel Messi logró dos cosas: Descaderar a Jerome Boateng y que David Luiz deje de ser el defensor más bulleado del mundo para que lo sea el alemán. Todo futbolero o no futbolero se enteró de esta sentada de ojete que se comió Boateng, lo pasaron millones de veces. Y como si este “bowling” mediático fuese poco, desde el miércoles al pobre le caen en forma de diluvio memes, videos y hasta un tema musical… pero nunca falta el antifiesta que diga “Cárguenlo lo que quiera pero levanto la última copa del mundo” y ahí es cuando te dan ganas de hacerle 850 memes, por hijo de puta nomas.

Teófilo Gutiérrez estuvo bajo la atenta mirada de todos en los dos superclásicos. En ambos partidos dio que hablar: en el primero por lo desaparecido y en el segundo por su expulsión. El colombiano en el Boca- River del domingo estuvo más desaparecido que la letra S del vocabulario de Angelici y Ruggeri. Salvo un pase a Sánchez que termino en el travesaño, no hizo nada. Era más fácil que Stevie Wonder encontrase a Wally a que tocase una pelota. En el superclásico por la Libertadores tenía la responsabilidad de hacer algo, lo que sea. Si bien se lo vio más activo que los trabas que se morfa Chávez, tuvo algunos manos a mano con Orión y no logro el gol. Pero cuando el partido ya estaba terminado, apareció el viejo y querido Teófilo Gutiérrez, aquel que se hacía expulsar y se iba en taxi. Pobre Teo, si desaparece porque desaparece, si aparece porque aparece.

Y esta semana se vivió un nuevo round entre Daniel Osvaldo y el periodismo. Al parecer al Dani “Rock” lo encontraron fumando y le sacaron una foto, porque por lo visto es muy amante del humo. Si fuma ¿Es malo? Claro que sí, para su salud pero no está haciendo nada malo. Obviamente bajaría su rendimiento físico, etc. Es un problema de él (a la larga también del hincha si no mete goles, no rinde y bla bla bla). No vamos a defender a Osvaldo pero en cualquier momento vamos a ver un titular con “Osvaldo cagó un tereso de 350 gramos en una estación de servicio y no tiro la cadena. Fotos exclusivas”; “Habla el tereso de Osvaldo: ‘Me dejo abandonado’. Fotos exclusivas”. Eso por un lado, por el otro, un fotógrafo lo siguió cuando el jugador se iba hasta su casa. Claro, lo marco como Desabato y Osvaldo también se calentó. Se bajó del auto a las puteadas y le abollo una puerta. Claro, más tarde le pidió disculpas y aviso que le iba a pagar el arreglo del auto. Rockers eran los de antes vieja.

En la Página andan diciendo:

— ¿Che, a quien ponemos a Gallardo o a Arruabarrena?

—Pone a los dos

—No hay lugar, ya están todos, a lo sumo podemos agregar uno ¿Y si volvemos a poner 11?

—Paja, a uno hay que poner…

—Va a quedar como el orto si ponemos solo a uno

—Ponemos a Arruabarrena, perdió el clásico más importante

—Todos los clásicos son importantes, hasta los de reserva.

— ¿Cómo salió el superclásico de reserva?

—Qué sé yo ¿Qué soy, Varsky? Pone a Gallardo entonces, perdió por más goles.

—Si ponemos a Arruabarrena nos van a acusar de gallinas como a Delfino, si ponemos a Gallardo nos van a acusar de bosteros como a Maglio

— ¿Y si ponemos a ambos en un único cuerpo?

—Va a quedar como el culo…

Suplentes:

Arsenal (Huérfano)
Nueva Chicago (Ultimo)
Ramiro Funes Mori (Burro pateador, karateca)
Pablo Pérez (Escupidor, ChinoBenitezista)
Fernando Gago (Termo friolento, Lesionado crónico)

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top