Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por Ale Apoesia (*)
Qué lindo es el fútbol nene y acá ya se fue la fecha número 12. Que rápido pasa el tiempo, rápido como paso el invicto del Vasco este año, rápido como el danzarín cabello se le fue a Bastia. Pero no importa la fecha 12, no señor. Oh lo que sí importa es el partido definitorio de la Copa Libertadores entre River y Boca, otra cosa no amerita importancia. No importa si el equipo de uno marcha último sin victorias, lo verdaderamente importante es ver como en el verde césped los once guerreros de Boca se enfrentan a los once guerreros de River ¿Quién ganara? ¿Oh diosa Fortuna de qué lado estarás? Lo que importa es eso, regodearse con la sangre derramada del que quede afuera, no importa el color que uno defienda, en las huestes grises de una oficina de capital estarán anquilosantes los comentarios en contra del derrotado y eso es futbol nene, es belleza, es pasión.
Sigue sin despegar Chicago, como ese queso fundido en la pizzera que no se me sale, pero que rico que es el queso quemado nene, pero no tan amarga como la derrota, derrota cruel y fatal que nuevamente ha sufrido Nueva Chicago. Pero victoria dulce para los de arroyito que otra vez se quedan bien pegaditos a la punta, pegaditos como la salsa a pizzera, que difícil que es de sacar nene.  Marco Rubén puso el primer gol, hincho la red como la masa de la pizza me hincha la panza, zapan, pancita. Pero no se quedó allí Central porque el canalla fue canalla y le hizo una canallada al torito y puso el segundo, Cervi con ojos de cernícalo clavo el resultado definitivo.
22 guerreros dispuestos a blandirse a duelo en la fortaleza granate. Lanús que está lejos de la punta, lejos de aquel cercano y buen pasar que tuvo en estos últimos años.  Ayala cual peinado parece que ser hecho por el joven manos de tijeras puso el primer tanto en la tarde noche lanusense. Parecía que el triunfo se quedaba en Lanús cual Manolo Quindimil gobernando una vida desde la municipalidad. Pero apareció Goñi para establecer  la socialización de puntos. Uno para Lanús, uno para Tigre, en goles y en puntos. Que viva la repartija nene.
Lindo partido en La Plata, dos equipos que venían necesitando victorias como el sediento necesita agua en el desierto, como yo que necesito un agujero más en el cinturón. Con estas urgencias se enfrentaban los 22 guerreros en el verde césped platense a fin de blandir las espadas de gol en el vientre del arco. Y el primer guerrero que logro despanzurrar a la defensa y el puñal del gol fue Sambueza de Temperley, el que quiere celeste que le cuetes nene y así lo vivió Estudiantes que a fuerza de garra yo corazón pudo penetrar en el himen defensivo del Gasolero y eyacular el gol del empate por intermedio de Barbona que acabo en festejo. Pero las emociones iban a continuar en esta orgia de piernas llamada futbol porque Vera acabo poniendo el gol del triunfo para que la gente del pincharrata goce en un grito orgásmico de gol, hace mucho que no la pongo nene.
Y acá no hubo goles, como en un desierto pero en lugar de plantas rodadoras que adornaban la arena fueron jugadores rodadores que nada hacían por meterla en un arco. El tito Ramírez, el arduo guerrero de la panza de tinto, tuvo en sus pies una maravillosa chance pero nada pudo hacer porque increíblemente se lo erro. Un punto para cada uno nene.

Sigue el tiempo de las alegrías para Huracán pero ahora la alegría es de aquel que lo enfrentan. Esta vez la alegría se la llevo Olimpo que venía triste cual payasito de la tapa de los discos de Lacrimosa, que música triste nene, tengo tristeza pibe.  Arrancó ganando Huracán, Torassa el que te agarra y te da masa, porque ahora también me dedico a la rima pueril, superficial y banal cual Belén Francese.  Pero así como los árboles se secan en otoño, la alegría de Huracán se secó cuando recrudeció el otoño del segundo tiempo. En tres minutos lo dio vuelta Olimpo. Royón y Blanco pusieron el 2-1 y la sacudida final para que se le caigan las hojas secas y los tres puntos al globo se la dio Klusener. Gano Olimpo y está en el Olimpo de los dioses que han sabido ganar en este campeonato, después de 12 fechas pero lo han logrado. Tengo hambre nene.

(*) No nene, no. No es el Apo posta, no tengas miedo es una parodia.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top