Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Entrañable e inseparable de nuestro universo infantil, el juntar figuritas es una experiencia única, fundadora: con ellas se aprenden los números antes que en la primaria, se reconocen los mecanismos de funcionamiento del mundo -la lógica de la oferta y la demanda, la interdependencia del trueque, la compulsión del consumo- se saborea el vértigo del riesgo en el juego, se envidia y se aprende la jactancia, el orgullo de llenar un álbum, de conseguir “la única que me falta”. Se acostumbra a perder, también.
Escuela de educación social, los pibes aprenden -aprendimos- las diferencias de clase por el poder adquisitivo de figuritas antes que por otra cosa: siempre hay alguno en el barrio que “se compró una caja” y llenó el álbum en dos días.
Entre el cartón escenográfico del fútbol-espectáculo y el otro cartón, el de la tapa de “El Gráfico”, el futbolista de carne y hueso no dudará en el momento del balance: ni la una ni la otra. El privilegio de ser un símbolo, casi una estampita entre los dedos sucios de uñas comidas en un destino insuperable. Como lo he sabido de un oscuro volante que pasó por Lanús alguna vez y que nunca fue reportaje o nota a color. Cierta vez me apuntó con el dedo señalándome el pecho, el lugar donde yo debería guardar la sin duda valiosa confesión y me dijo:

 –Yo, pibe... en el ’56 fui figurita difícil.  Luego de las últimas batallas válidas para el corazón del hombre -contra sí mismo, contra el olvido, por amor, por la esperanza- un rostro borroneado en un redondel de cartón es la medalla mayor que ningún coronel puede ostentar, pero sí cualquier penoso insider acosado por un retiro efectivo sin cargos ni galones. Porque los caminos de la gloria son insondables como las gambetas de Rojitas o el bolsillo más profundo y lleno de pelusas de la infancia donde guardábamos las figuritas Starosta.

Juan Sasturain. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top