Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Shakhtar Donetsk (Equipo ucraniano, goleado, contratante de brasileños); Barras (Termos violentos, interminables); Matías Almeyda (Entrenador de Banfield, cultor del fútbol sin arcos, amante del tiki tiki impotente, Cappista)

Abajo: Santiago Silva (Ex jugador de Lanús, Demente, irascible); Néstor Apuzzo (Entrenador de Huracán, desubicado, leña del periodismo); Periodismo (Manada de sátrapas)

Selección
Y el periodismo deportivo como todas las semana se comportó como una adolescente en celo por el manojo de hormonas. Empezó con Almeyda, la siguió con Osvaldo y la termino con Apuzzo. Matías Almeyda es como un coche fúnebre, acompaña pero no entierra. Muchas veces recurrimos siempre al mismo ejemplo: el de un pibe lindo, macanudo y educado que se quiere levantar a una chica en un boliche. La llena de cumplidos con un chamuyo encantador, todo un caballero. Le promete salir a cenar, cine y una noche romántica pero a eso de las cuatro de la mañana viene otro chico, le dice un par de guarangadas a la muchacha en cuestión y se la lleva para el Telo. Bien eso no es ninguna novedad y casi siempre se aparece en este antiequipo por lo mismo. Sin embargo la mayoría dirigentes del conjunto del taladro lo bancan y mucha gente también y es aquí que entra a jugar el periodismo. A principios de semana varios periodistas salieron a decir que Almeyda estaría por renunciar, lo cual precipito que el “pelado” salga a decir que era todo mentira y que “los que escriben en las redes sociales son todos cobardes”, otro de los rumores que se instalo es que Almeyda se iría luego de dos partidos y en Banfield asumiría la conducción técnica Gabriel Milito. Si, una serie de hechos bochornosos que incluyen a Almeyda, Castillo, Closs, Spinosa, Milito, los periodistas partidarios, los dirigentes. Por suerte, nadie le cree a nadie en esta orgia de desinformación.

Segundo round del periodismo. ¿Hay algo más histérico y desbordante de hormonas que una fan de Justin Bieber? Si, el periodismo con Daniel Osvaldo. De golpe y porrazo todos los periodistas se volvieron “Osvaliebers”. El delantero de Boca en el partido contra el Zamora se erró goles hechos pero hizo dos, nada nuevo en el mundo de los delanteros. Pero el temita es que al periodismo deportivo ni le importo el rendimiento, ni los dos goles. Los periodistas casi provocan una inundación de tanto que se mojaron con la famosísima foto que subió Osvaldo con el festejo del gol. Unos tildaron a la foto de de "selfie", otros de foto a secas y algunos de obra de arte inconmensurable, Eran todos fanáticos de Wanda pero en lugar de tener ese nombre en la vincha tenían el del ex delantero de la Juve. Ni hablar de Niembro, quien parecía una garrapata succionando el amargo néctar de las medias de Osvaldo. A Osvaldo le gusta la cámara más que a Niembro tirar chivos y lobby y el periodismo gustoso se la da.

Y llegamos al último y tercer round del periodismo y sus histeriqueos. Néstor Apuzzo tuvo la mala idea de tirar una frase de dudoso gusto en la conferencia de prensa que dio antes del clásico contra San Lorenzo. "Ojalá que compremos las ofertas que nos dé San Lorenzo. "Ojalá que compremos todas las ofertas, que miremos bien los precios y no le erremos al comprar"", si uno no conociese a Apuzzo todo lo que sufrió y todas las que pasó, lo podría tildar de mala leche o de ser un terrible termo. Sin ánimo de defenderlo, lo dijo con tintes del folclore futbolero perooooo hoy en día decir una cosa así, con la parafernalia del futbol en la que se vive queda más desubicado que Jacobo Winograd en una marcha del silencio. Y ahora es cuando otra vez ingresa el periodismo… Parafraseando a Favita: ¿Nadie dice nada del periodista que le pregunto si Huracán iba a aprovechar las “ofertas”? Porque el que prendió la mecha fue un periodista partidario del Globo. Si, Apuzzo se enganchó boludamente, pidió disculpas y todo como correspondía pero el incendio ya estaba desatado. Claro después vino la faena, la mayoría del periodismo se indignó como si todos fuesen la reencarnación de  Mahatma Gandhi o la Madre Teresa de Calcuta.  Sobre todo cierto diario que la viene termeando con “de todo” desde 1996…

Otra vez los alemanes goleando y haciendo siete, esta vez fue el turno del Bayern Münich y la víctima fue el Shakhtar Donetsk ucraniano y otra vez el tema del morbo porque la mayoría de los jugadores del conjunto de Ucrania son brasileños… Los alemanes, adictos al siete como el peladito de Brazzers, había empatado en cero en condición de visitante. Uno esperaba que el partido iba a ser un poco más duro para los teutones pero hicieron un monologo. Borraron de la cancha a un Shakhtar que a pesar de todo busco algún que otro gol que nunca llego. Lo del Bayern es escalofriante: 70% de posesión. 25 remates al arco. 69 jugadas de ataque y 632 pases correctos… Igualmente nada se compara a pasar de ronda ganando en el último minuto, con un gol de carambola, eso es emoción carajo. Acá en esta goleada, al cuarto gol, Fritz deja de ver el partido y se pone a conversar con Helmut de cómo está la bolsa de valores de Frankfurt.

A Santiago Silva lo fueron de Lanús. El pelado con más caras que Jim Carrey en “la Máscara”, rescindió contrato con el club Lanús.  Al día de hoy hay más versiones de su partida que sobre el caso Nisman. Qué se agarró a piñas con el preparador físico. Qué se puteo con Gustavo. Qué lo encontraron tomando cerveza y se puteo con Guillermo. Qué no le cedió el asiento a una veja en el bondi. Qué se tiro un pedo sordo en un ascensor. Todos dimes y diretes, pero hoy el pelado salió a decir que el problema fue con Gustavo. Lo cierto es que antes del comienzo del campeonato Racing estaba como Viky Xipolitakis: Interesado en el pelado. La cosa es que Lanús a falta de delanteros lo cotizo bastante alto y ahora, a cuatro fechas de iniciado el certamen se va por la puerta de atrás…

Otra vez dos facciones de una misma barra intento solucionar sus conflictos de forma completamente diplomática a los tiros. Todo sucedió el sábado pasado en el buffet del club de Liniers. En cualquier momento algún cerebro brillante de la AFA podría tirar alguna idea como la prohibición de público local y visitan a los bufetes de los clubes. Por lo pronto Gámez dijo que no iba a haber más entradas para los violentos y prometió que les va a hacer una guerra, A Cantero le gusta esto.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top