Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por Jota Erre (*)

Buenas tardes queridos oyentes de esta página. Estamos aquí en esta gran noche para repasar todas las acciones del desarrollo futbolerirl que circundaron en los estadios de esta maravillosa República Argentina. Una fecha a todas luces brillante, donde naturalmente los wines y los insais fueron de la talla que uno espera en tales acontecimientos. Pero así como llega el torneo, también llega el Gran DT, un juego donde uno juega a ser un jugador de futbol. Hay que sentarse frente a la pantalla y allí mediante una consola de mandos elegir a los jugadores que uno quiere. Yo suelo elegir a Sportivo Alsina, un equipo que es una promesa. En el arco Roma, una función no muy noble la del arquero pero función al fin. Marante, Pescia y Giudice; abajo. Corbatta, Pizzuti, Sivorí y Gómez; por el medio. Arriba: Pedernera y Zorrilla. Un equipazo señores.


Partidazo en el sur de la provincia de Buenos Aires. El gasolero se enfrentaba a independencia de Avellaneda. Naturalmente las pretensiones autárquicas de cada mediocampo menguaban en sus acciones técnico tácticas en el afán de sucumbir errores a los rivales en este duelo de balompié. Mancu, Mancuso puso el primer gol de los colorados de Avellaneda. Formidable definición, una definición digna de un jugador de su talla. Naturalmente el conjunto de la cervecería pondría el empate a través de Rodrigo López, un gran jugador con un futuro avasallante. Los demonios colorados no se iba a quedar quietos, no señores, para nada por eso llegaron al 2-1, el gol esta vez fue marcado, naturalmente, por Alberto Tengo, un chico al que compraron hace poquito. Una gran incorporación que hicieron los dirigentes de Independiente, mis felicitaciones para su presidente Arístides Langone. Un señor con todas las letras.

Se enfrentaron los dos santos. Pero no fue un partido para vestir santos, no señor porque hubo goles, y si hubo goles es porque hubo un ganador, pero cuidado, porque si hubo goles también pudo haber sido un empate. Claro está que para que ello sea así ambos teams debería haber realizado la misma cantidad de goles y eso naturalmente acá no sucedió porque se hicieron tres goles. Un dos a uno, porque también podría haber sido un tres a cero. Los goles: Sebastián Bueno abrió la cuenta para el santo tucumano. Empato Roberto Letto para los santos cordobeses y Luciano Figueroa puso el gol de la victoria para el santo catamarqueño. Gano Banfield señores.

Se jugó el clásico de la ciudad de La Plata. Estudiantil contra Gimnasia. Un match con todos los condimentos que hacen a un partido de tamaña envergadura, disputándose muy fuerte la pelota en pos de poder vencer la valla contraria, naturalmente con ánimo de infringir una anotación. El primer tanto lo hizo Yunque, un mazazo a la autoestima del equipo dirigido tácticamente por Carlos Timoteo Griguol. Gimnasia que iba a tener mayormente la posesión del balón, no podía doblegar a la última línea pinche. En el segundo tiempo Viggo Carrizo podría el dos a cero parcial, parcial porque naturalmente Gimnasia descontaría por intermedio de Vegetal. Pero hubo más y Gabriela Cerrutti pondría el dos cero final, para que los de Zubeldía festejen.

Y bien señores, nos encontramos en este estentóreo partido para ver como los planteos esparcidos por ambos directores técnicos ante el ulular de las tribunas manifiestas esperando el grito de gol. Un partido donde las ocasiones de peligro no estuvieron a flor de piel. Buen Partido de Juan Ramón Riquelme, quien esta cambiado físicamente y aparentemente también se ha cambiado de nacionalidad puesto que algunos lo llamaron el uruguayo. Pero bien mis amigos, el gol llego por intermedio de Agustín Calleri, el chico que quería ser tenista. Un penal a priori dudoso, para mi Sensini no lo toca a Völler, pero el árbitro cobro penal y otra vez gano Alemania.

Rapidito vino el gol de Racing, lo hizo el torito Acuña, un muy lindo gol y que joven esta esté talentoso que salió del Paraguay. Realmente en muy buena forma a pesar de su edad. Uno a cero ganaba Racing al conjunto naftero.  Pero la cosa no se iba a quedar así, porque Bou, el príncipe Bou, ese jugador distinto que volvió del Inter para sacar campeón a Racing esta afiladísimo y puso el tres a cero. En el segundo tiempo Racing no pudo contra un rival que se le venía y fue Grtggcct un golazo impresionante. Paso sofocones pero Racing sigue ganando.

(*) No es el Jota Erre que todos conocemos, naturalmente es una parodia.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top