Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Otra vez había terminado el partido de los miércoles. El equipo de troncos del cual forme parte había perdido por la módica suma de 17 a 8. Lo más cercano a alcanzarlos en el resultado fue cuando estábamos perdiendo uno a cero. Porque nosotros teníamos es particularidad de armar equipos desparejos. No porque fuéramos boludos, sino que era por orden de llegada y muchas veces nosotros los rústicos nos tómanos un partido cómo algo serio y estamos ahí temprano. Todos transpirados nos fuimos acomodando en la mesa cercana a la salida, lejos del bullicio que suelen hacer los jubilados en sus partidos de truco. En más de una oportunidad tuvimos que separar a estos vejestorios cuando se querían ir a las manos cuando alguno se carteaba o mentía más de la cuenta, y eso que jugaban por  porotos, que en cualquier momento les germinaban en la mesa, dado que nunca los cambiaban.

El primero en llegar a la mesa fui yo, segundos después el rana quien se desplomo sobre la silla. Después vino el rengo. Los más pulcros se habían ido a bañar y antes de comer los teníamos que esperar y obviamente llegaban con la charla empezada.

—Estos hijos de puta no deben tener baño en la casa —dijo el rana mientras ya iba como por su cuarto cigarrillo post partido.

—Les gustan estar en bolas con otros tipos —dijo Miguel mientras se sentaba luego de volver de la barra con una cerveza.

—Son cómo las leonas, gordo acá a sacarle una foto que la vendemos a alguna revista de animales o a la National Geografic

—No boludo deja, mi celular es inteligente, llega a ver eso queda traumado y tengo que llevarlo a terapia— respondió el gordo.

— ¿Pidieron manices? —pregunto Gorriti mientras se sentaba.

—Se dicen maníes, pedazo de bestia— dijo Horacio, que era profesor.

—Por qué no te vas a corregir a los alumnos, que así también está la educación del país — le espeto Gorriti. Lo llamábamos así porque nunca se sacaba la gorra, ni siquiera para la fiesta de 15 de su hija.

—Llegó Cristiano Ronaldo —dije ante la llegada de Martín. Martín Pérez era un terrible jugador. A todos nosotros nos llevaba cuerpos de ventaja. Cabeceaba como los dioses, iba al frente, podía regular en velocidad, jugaba y hacia jugar. Sin embargo no le decíamos Cristiano por su forma de jugar. Lo llamábamos así porque era facherito, carilindo y nunca tenía olor a chivo. Nunca iba a bañarse después de los partidos, pero aun así con esa camiseta blanca marcada por el sudor podía asistir a un cumpleaños de 15 y quedar como un duque. Corría cómo un hijo de puta pero parecía que sudaba perfume. Tenía más levante que un levantador de pesas olímpico, siempre venía con una novia diferente y no cualquier bagarto, minas con todas las letras.

—Y lo trajiste a Messi —dije mirando a Rubén. Este amigo nuestro era lo más lejano a Lio Messi que pudiese existir. Torpe, no podía eludir ni a la responsabilidad. Era alto y encima jugaba abajo. Nada que ver con el astro rosarino. Su apodo comparativo con el 10 del Barcelona se debía a que tres veces vomitó antes de salir a la cancha o incluso estando en pleno partido. No lo hacía por nervios, ni porque anduviese jodido. Lo hacía porque era un terrible borracho. Este paria futbolístico se venía una o dos horas antes solamente para chupar en soledad, porque la mujer en la casa lo tenía cortito y no lo dejaba tomar ni una gota.
—Mira el lujo que tenemos, dos balones de oro jugando acá —aporto Gorriti.

—Déjame de joder, los balones de oro son una mentira che — dijo recién llegado el rengo con una toalla al cuello.

—Mentira sos vos rengo, que hasta el gordo te gana un pique —comente.

—Yo lo digo en serio —dijo mientras se servía enérgicamente una cerveza— el balón de oro siempre va para equipos podridos en guita. Con guita cualquiera hermano…

—Rengo, esos son los equipos que tienen la guita para mantener esos monstruos— advirtió Horacio.

—Vos no sabes las  de pibes que vi que juegan mejor que cualquier superestrella de Europa, pichones de Cristianos, de Messi, de todos viejo, de todos.

El rengo sabía de lo que hablaba. Era contador y en sus ratos libres —generalmente casi siempre, porque menos clientes que un cabaret en el Vaticano— era entrenador y representante de juveniles en el club del barrio. El rengo era un pan de Dios, por eso la mayoría de los pibes se le iban con otros representantes que les prometían de todo a los pendejos. Miguel —ese era su nombre, pero le decíamos "el rengo" por su adicción a lesionarse en los partidos y jugarlos rengueando, además ya teníamos un Miguel y no vamos a andar diferenciando un Miguel del otro usando el apellido o la profesión, este era el Rengo y punto.

Lo que tenía de buenazo, lo tenía de soñador. Él quería que sus representados jueguen en el club de barrio hasta los 16 o 17 años y después pegue el salto a algún club de por acá, cómo El Porvenir, Independiente, Racing, Lanús o Banfield. Así se le fueron cómo 10 pibes. Venia un representante ya ducho en el tema, les ofrecía plata grande a los padres y con el tema de la patria potestad se lo llevaban a Europa. Un caso resonante fue el del pibe Leopoldo Sosa, que ahora juega en el Napoli. Era una de las grandes fichas que tenía el rengo, pero se la soplaron.

El rengo no era pobre, tampoco rico pero se estaba arruinando de a poco por la escasez de clientes y por cómo le afanaban pibes. Nosotros le decíamos que se dejará de hinchar las bolas con su sueño de barrio y que ofreciera algún que otro talento a un club grande. Ni siquiera a Europa, a un River o Boca. Pero el rengo que era medio zurdo nunca nos daba pelota y así solo le quedaban juveniles que eran de madera y terminaban sus sueños futboleros jugando en algún intercountry o en algún torneo amateur, donde obviamente no se necesitaba de un representante. El jugador que más lejos llegó fue el mono Molina, un aguerrido marcado central que se desempeñó en Deportivo Paraguayo, quien tampoco necesito representante.

— ¿Vos pretendes que los de la FIFA o de la revista france football vengan hasta acá a ver a alguno de los proyectos de paquetes que representas? —ataco fuerte el rana.

—No pelotudo, no te digo que vayan a ver torneos de acá, pero nunca un balón de oro de la Argentina.

— ¿Y Messi que es? ¿Uruguayo?

—No infeliz, de algún equipo argentino, no te pido una sociedad de fomento. TE digo nunca un jugador de River o Boca tampoco hermano.

—Riquelme hubiese ganado cómo cinco —acoto Raúl y nadie le dio bola.

Acá eligen siempre a jugadores del Barcelona, del Real, del Manchester —prosiguió el rengo— todos equipos con guita, es un premio capitalista. Más que Balón de oro es un premio a la guita viejo. Necesitamos un balón de oro socialista, hermano.

—Y si los mejores del mundo están allá, boludo —dijo el mudo mientras levantaba su chopp y lo detenía en el aire— ellos tienen la guita y compran, los clubes de acá no pueden mantener ni la mirada.

— ¿Cuando los gringos quieren bailar y escuchar el mejor tango a dónde van? Acá vienen papá —se respondió a sí mismo el rengo— los japoneses bailan y hacen tango pero es una poronga hermano. El fútbol es lo mismo viejo, acá está el mejor fútbol y nunca hubo un puto balón de oro con un jugador que jugará en el país...

—Hay un diario de Uruguay que elige a los mejores de acá, de Sudamérica —atiné a decir.

—Pero nadie le da bola, están todos boludos con lo de la FIFA y la revista esa choronga de Francia, pero claro nosotros somos los boludos que preferimos siempre lo de afuera —dijo el rengo mientras manoteaba maníes—, te puedo asegurar que si Messi o Cristiano Ronaldo jugaban en River o Boca o en Riestra, no los elegían en su puta vida como mejores jugadores del mundo.

—Pasa que acá los pibes se van muy jóvenes y explotan allá, recién cuando ya   están rotos o demasiados viejos vuelven para acá —dijo Rubén, mejor conocido como el falso Messi.

—Por eso yo quiero que mis pibes, se queden acá —dijo expresivo el Rengo— yo conozco un montón de pendejos que son diez veces más que Messi.

—Y yo conozco un montón de representante que son más rápidos que vos —toreó el mudo.

—Eso es porque hoy todos se mueven por la guita, mudo —acuso el golpe bajo el rengo— pero tengo un pibe que estoy seguro que la va a romper acá y no se va a ir a ningún lado.

— ¿Otro más? —dijo Horacio—, se va a quedar hasta que venga un representante de verdad, no como vos que todavía vive en el mundo ideal de aladdin.

—Yo lo conozco y sé que este me va a salir bueno —suspiro el rengo con la batalla casi pérdida— es de familia humilde pero no se va a dejar engatusar con la guita, ya lo tengo hablado...

—Vos seguí hablando, tenes que darle una moneda para que se quede —arremetió Raúl— todo muy lindo pero al primer mango que le ponga otro lo perdes, como perdiste a todos.

—Ustedes solo piensan en la plata carajo— exhalo el rengo y quedo ensimismado. Lo cual me produjo mucha pena porque será medio boludo y soñador pero sus intenciones siempre fueron las mejores.

— ¿Y cómo se llama este pibe? ¿Es del barrio? ¿De que juega? —intente correr el eje de la conversación para salvar a mi amigo.

—Enganche, es el mejor que tengo —dijo mientras se le iluminaban los ojos, como si estuviese hablando de un ser querido— no sabes como la mueve el pendejo, doce años tiene pero es un infierno. Es el hijo de Cambarelli, el electricista de la avenida.

Jorge Cambarelli era electricista de autos, un garca de aquellos. Le llevabas el auto por un problema en el alternador y te salía más caro que un choque de frente contra un scania. Siempre encontraba algo más cómo para arrancarle la cabeza a uno. Por eso cuando nos dijo que este pibe era el hijo, yo ya sabía el desenlace. A Cambarelli le gustaba muchísimo la guita. Estaba todo dicho.

— ¿Vos decís que Cambarelli no se va a dejar tentar por un representante? —se alarmó Horacio.

—Por supuesto que sí, pero la mujer lo tiene cortito y ella no quiere saber nada de que el chico se le vaya —defendió el rengo.

—Pero pelotudo, ese tipo tiene más minas que un jeque, le va a chupar un huevo lo que le diga la gorda —seguía indignándose Horacio.

—Yo te digo que no es así.

— ¿Pero escúchame, juega bien? —volví a insistir con el tema futbolístico.

—Es una locura ese pendejo —giro hacia mí el rengo— no sabes lo que hace con la pelota. Antes lo llevaba a jugar por guita a torneos de juveniles y la rompía, la rompía. Ese pibe va a ganar un balón de oro en varios años. Pero acá jugando en un club de acá.

—La que la va a romper va a ser mi señora, pero mis bolas, mira la hora que es che —dijo Miguel mientras se levantaba— ¿arreglamos los números?

—Paga el rengo, cuando venda a ese pibe va a tener plata —acoto Horacio, el rengo lo fulminaba con la mirada.

—Si es que no se lo soplan antes, va a venir un representante más vivo y hasta a vos te va a llevar rengo— cargo el mudo

—Bueno che, yo me rajo —dijo tirando un billete de 100 sobre la mesa.

—El vuelto lo dejamos para el representante que se va a llevar al pibe —dije.

—Ustedes son unos boludos, ya van a ver —dijo el rengo mientras Miguel saludaba desde la puerta y nadie le daba bola.

—Te jodemos renguito, no te calentes —puso paños fríos el mudo.

—Jodanlo al alemán que hoy vino porque la jermu está de viaje sino no lo dejan. —dijo el rengo cambiando su ofensiva hacia mí.

—Yo vengo siempre, ¿qué decís? Si no vengo es porque estoy complicado en la oficina o el nene esta hinchándome las bolas en casa —expliqué un poco irritado por la actitud de mi amigo.

—Che yo también me voy ¿alguno me puede llevar? —solicito el profe Horacio.

—Yo te llevó arriba de esta, pero pasas los cambios con la boca —arremetió Gorriti, callado hasta ahí.

—Siempre los mismos inadaptados ustedes —dijo el Profe.

— ¿Cuánto hay que pagar? —inquirió el Rengo.

Empezamos a juntar la plata,  a hacer las siempre dificultosas divisiones  de cuántos somos, de cuánto es el total, de cuánto es lo que tiene que poner cada uno, de que nos olvidamos de contar a tal amigo... Como pasa generalmente, sobra o falta plata. Esta vez sobró y dejamos ese vuelto para señar la cancha del próximo miércoles.

A mí, sinceramente, me había agarrado curiosidad por el pibe este. El hijo del electricista. Yo lo conocí cuando tenía 6 años —cuando todavía le llevaba el auto a su padre y antes de que me cobrará $100 por cargarme la batería—, era un gordito de esos con anteojos gruesos que seguramente siempre era objeto de burlas de sus compañeros o bullying como se dice ahora. No podía creer que ese nene en tan poco tiempo haya cambiado tanto. La cosa me quedó rebotando en la cabeza y aproveché el viernes, que es cuando llevó a mi pibe a la escuelita de fútbol, lugar donde dirige el Rengo.

Le voy a sincero: mi pibe es un queso cuartirolo jugando al fútbol, lo heredó de mí el pobre, no tiene la culpa criaturita de Dios. Pero uno lo ve corriendo y disfrutando tanto, que lo lleva con ganas. Franco —así es cómo se llama— es un mini Mauro Laspada. Rustico, golpeador, patadura y muy pero muy bestia. Tal es así que un día el padre de uno de los chicos que va a esta escuelita, vino a increparme porque Franco le había bajado de una patada tres dientes de leche. A pesar de todo esto, Franquito insiste en que quiere ser delantero y uno a los chicos los deja soñar libremente. Yo por ejemplo soñaba con ser futbolista y lo más cerca que estuve de un campo de juego profesional fue cuando hubo una invasión de cancha al irnos a la B. Franco estaba en el mismo club donde el Rengo estaba a cargo de la categoría 2002. Por eso aproveché y me quedé haciendo tiempo viendo cómo mi nene derriba uno por uno todos los conitos, a pesar de que la consigna era gambetearlos. Ni bien terminaba la escuelita, venía el rengo a dirigir a su categoría. Tenía dos horas por delante para ver como mi nene hacia todo lo que no tenía que hacer en el fútbol. Mientras veía cómo mi nene se divertía, una lágrima de emoción rodó por mi cara, que lindo era ver como con su inocencia se cagaba en 120 años de evolución de este lindo deporte. Fue cuando alguien me toco el hombro y me saco de mi tragicómica reflexión.

— ¡Alemán querido! Hace como mil que no te veo ¿Cómo estás? —me saludaba Gambarelli con la mano todavía apoyada en mi hombro.

—Bien, acá lo traje a mi pibe a la escuelita y me quede viéndolo, ¿vos? —respondí con cierto fastidio.

—Yo vine a hablar con el Rengo por lo de mi pibe.

—Si, me dijo que jugaba...

—No juega, la descose el nene, así chiquita la deja, es un avión, viejo.

—Tiene el futuro asegurado acá, entonces, ¿Pero no lo trajiste? Hace un montón que no lo veo.

—Viene después, es temprano, total estamos acá a la vuelta, vos hace mil que no te venís al taller, ¿no lo estarás llevando a otro lado al auto? —dijo eso y rio falsamente.

—Nooo —reí falsamente también— pasa que yo lo llevó al mecánico de la concesionaria, sino no me cubre el seguro— mentí.

—Con eso te engrampan hermano, el seguro es gratis por un tiempo pero te rompen el culo con sus mecánicos.

—Y si, escúchame ¿de que juega tu pibe? —traté de volver al tema del hijo.

—Enganche y en cualquier lado, hasta en otro país puede jugar —volvió a reír—  de eso vine a hablar con el rengo —poniéndose serio al decir esto último y yo ya intuía la cuestión.

— ¿Lo querés llevar a otro lado? —dije muy inocentemente.

—Si, a Italia, se lo quieren llevar ya, los tanos —respondió mientras se frotaba las manos. Un sudor frío me recorrió la espalda y empecé a sentirme triste por mi amigo. Otro crack que se le iba, esto seguramente lo iba a derrumbar.

—Si tenés un tiempito nos tomamos un feca acá en el buffet y te cuento bien —me dijo afanosamente. Yo me quería ir a la mierda, la noticia de que otro pibe se le escapaba a mi amigo me había puesto de mal humor. Di cómo excusa que tenía que ir a buscar a mi señora al supermercado y me fui.

Me fui  a un bar de la avenida, como para hacer tiempo y pensar en lo mal que estaba el fútbol. El sueño que tenía mi amigo era muy lindo. El futbol era lindo, pero la cagaron con la guita hermano. Donde nosotros vemos a un chico corriendo feliz con la bocha pegada al pie, estos hijos de putas ven un negocio millonario. Cuando nosotros escuchamos la risa de un nene feliz con una pelota, estos mercenarios escuchan el ruido como el de monedas al caerse en el piso. Me quede divagando como media hora, faltaba un rato largo todavía para ir a buscar a Franco. Fue entonces cuando me decidí ir a buscar al Rengo a la casa, todavía era temprano y debía estar en la casa por salir al club, donde seguramente lo estaba esperando Cambarelli fanfarroneando en el buffet. Tenía que saber lo que le iba a hacer este garca.

—Rengo, tengo que hablar de algo urgente con vos —dije cuando me atendió por el portero eléctrico, subí por las escaleras hasta el segundo piso y el rengo ya me esperaba en la puerta de su departamento. Estaba vestido con un equipo de Gimnasia bastante raído y un silbato de metal colgaba de su cuello.

— ¿Qué pasó, hermano? — preguntó sorprendido el Rengo.

—Vengo recién del club, lo lleve a Franquito  a la escuelita y me encontré con Cambarelli. Te quieren cagar Rengo, te quieren cagar hermano.

— ¿Qué te dijo?

—Que al pibe lo quieren desde Italia —comprobé que al decir esto, la cara de mi amigo se tornaba de un color blanco.

— ¡Que hijo de mil putas! Vení, pasá y hablamos mejor.

Entré al departamento del Rengo, que era un coctel de aromas. Iban desde el humo del cigarrillo hasta el tuco, pasando por el olor a humedad y hasta pólvora.

— ¿Te acordás que te dije que necesitábamos un Balón de Oro socialista? —dijo mientras se prendía un cigarrillo.

—Si recuerdo, es tu filosofía de vida esa.

—Decime una cosa ¿Vos que preferís? ¿Qué un espectáculo sea para todos o para unos pocos?

—Y… que todos podamos verlo… —respondí pensando que mi amigo había enloquecido.

—Todos opinamos lo mismo. Si vos tenés un pajarito encerrado te va a cantar a vos solo. Si lo soltas va a cantarle al mundo.

—Sí… —atiné a balbucear, comprendiendo que a mi amigo el golpe de perder una nueva promesa lo había hecho enloquecer.

—Al pibe lo tenemos vendido al Inter en un millón de euros.

— ¿Lo tenemos? ¿Vos también…?

—Sí, me llego la oferta y no dude como su representante.

— ¿Pero vos no hablabas de un Balón de Oro socialista, un balón de oro de acá y todas esas boludeces que siempre nos quisiste hacer creer? — me indigné— Pero hermano, tu filosofía de vida siempre fue la de tener un jugador que la descosa jugando en un club de acá. Que les diga a los clubes europeos “métanse la guita en el orto, yo me muero jugando acá”. Que la FIFA tenga un grano en el culo al tener que elegir un balón de oro de un tipo que juega acá ¿Cómo te convencieron rengo?

— ¿Sabes una cosa alemán? —dijo mientras se sentaba en un sillón—A vos te podrá parecer todo medio capitalista eso de vender pibes al exterior, de sacarlos de acá.  Pero cuando juegan en el Barcelona o el Real Madrid lo ven todos y que mejor que eso, que socializar al jugador, que todos lo vean y lo disfruten. Aparte no le podes decir que no a 20 lucas en euros.

La verdad, hubiese preferido que le soplaran otro juvenil.


T. Schweinheim 
Obra Publicada, expediente Nº 510614. Dirección Nacional del Derecho de Autor

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top