Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Hace algunos días el diario Marca (en su edición de revista Marca Plus) público un pormenorizado e interesantísimo análisis de la firma del astro rosarino, Lionel Messi. En el cual una grafóloga examinaba los trazos de Messi en su firma, en la cual hablaba de signos de su personalidad en su estampa personal.  Aquí la reproducción de ello:

Análisis de Marca.
Sin embargo y como el verano aprieta en cuestión de contenido, este medio se contactó con otros expertos a fin de que puedan interpretar nuevos aspectos del  jugador del Barcelona y estrella Mundial.

Lars Marcial Uwe Wendensmoken, es un afamado lector de borras de café. “Así como uno va a una biblioteca a leer, yo me interno en una cafetería a leer, una vez en un Starbucks me leí un best seller en uno de esos vasos que parecen una cubeta”, se presenta este especialista en leer la borra del café y en colocar zócalos.

“Cuando lo fuimos a ver a Messi se complicó un poco que bebiera café, puesto que Lio solo toma Gatorade o alguna bebida de la que forma parte” nos comenta Lars. “Luego de un rato pudimos convencer  entre tres tipos a que bebiese una taza de café, claro eso nos costó unos cuantos millones de euros y un contrato de exclusividad por seis años” detalla Wendensmoken. “En lo que respecta a su borra de café nos hemos encontrado con un Messi autentico, algo que desconocíamos de él”. A continuación Lars nos explica el contenido gramatical del café terminado.
Wendensmoken nos canta la posta.
“Tal como se ve en la gráfica, podemos observar que Lio Messi es una máquina de generar ingresos, se nota en la ‘€’ dibujada con los sobrantes del café. Además la taza siempre permanece en su lugar. Cuando el mozo vino a cobrarnos quiso llevarse el pocillo y Messi automáticamente puso cara de culo y lo miro desafiante. Esto es claro, a Messi no le gustan los cambios, el chiquito quería que su taza se quedase en su lugar”, grafica Wendensmoken. “Otra cosa que nos sorprendió bastante que al comenzar a beber su café corto, arranco con una especie de arcada. Indudablemente ese gesto nos lleva a decir que Messi es un tipo muy agradecido, que devuelve todo”.

“La verdad que luego de leerle al borra del Café a Lio, me voy muy conforme sobre todo porque quedamos en que yo vaya a su casa de Barcelona para ver si podemos cambiarle los zócalos del quincho”, finaliza Wendensmoken, mientras se va y nos deja a cargo la cuenta de lo consumido.

Este medio decidió no quedarse solo con lo de la borra del café y fuimos en busca de una lectura algo más alternativa: la de los bóxeres usados. Jean Claude Chantún, es un especialista francés dedicado a la lectura de ropa interior usada. “Comencé con esta tarea de leer la ropa interior cuando era empleado de un 5asec, descubrí un montón de cosas de nuestros clientes, también me pegue alguna que otra peste” nos describe sus comienzos Chantún.  “Con Messi se nos complicaba obtener alguna prenda íntima, pero por suerte el tío de un amigo de mi primo segundo conoce al utilero del Valladolid, que a su vez tiene un vecino que le dio un toque a un  amigo de Facebook del utilero aprendiz del Barcelona y pudimos conseguir la prenda en cuestión” se emociona Jean Claude. “A simple vista un los calzones con frenadas de todo el mundo no tienen diferencias, pero hay que saber leerlos, porque cada bóxer o slip sucio lleva consigo una marca única e irrepetible del que lo usa, es como una huella dactilar”.

El especialista Chantún lee marcas en los bóxeres
“Tal como podemos observar en la imagen, el bóxer de Messi no difiere de otro, pero si ahondamos un poco más tenemos algunas muestras únicas de él. Como por ejemplo las ‘palomitas’ sobre el final de la prenda. Esto nos indica que Messi tiene una personalidad que lo lleva a arrugar en las finales” nos explica Chantún. “Algo que nos deja en claro la humildad de Messi es que este bóxer no es original, fue comprado en la salada. Además tiene una leyenda con dedicatoria, lo cual nos confirma el desparpajo cuando esta entre amigos. Por último se observa unas gotas secas amarillas, un claro indicio de la bohemia y de lo vago que es Lio, porque si no lo te la sacudís al menos  tres o cuatro veces es por vagancia” puntualiza Jean Claude Chantún antes de poner a subastar la prenda por internet. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top